Widgets Magazine
05:57 GMT +317 Septiembre 2019
En directo
    Cartel sobre el Zika en Honduras

    Estas son las 10 amenazas que pondrán en riesgo la salud pública este 2019

    © REUTERS / Jorge Cabrera
    Salud
    URL corto
    130
    Síguenos en

    Los brotes de enfermedades prevenibles, el aumento de patógenos resistentes, la obesidad y los efectos en la salud de la contaminación ambiental y el cambio climático, junto a las múltiples crisis humanitarias, son algunos de los principales retos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce para este 2019.

    Un informe publicado por la OMS explica en qué consiste el nuevo plan estratégico de la organización que tiene previsto destinar 3.000 millones de dólares a garantizar que este año otros 1.000 millones de personas se beneficien del acceso a la cobertura de salud universal. Para ello, enunció cuáles son las amenazas más acuciantes.

    Contaminación del aire y cambio climático

    Según reveló el documento, nueve de cada diez personas respiran aire contaminado todos los días. En 2019, la OMS considera que la contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud, ya que estos contaminantes microscópicos pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro.

    Unos 7 millones de personas mueren prematuramente cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares.

    También la quema de combustibles fósiles, que es la principal causa de contaminación del aire, contribuye de manera importante al cambio climático. Por esto se calcula que entre 2030 y 2050, esta afectación ocasione unas 250.000 muertes por año, como consecuencia de la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

    Enfermedades no transmisibles

    La OMS consideró que las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, son responsables de más del 70% de todas las muertes del mundo, entre ellos unas 15 millones de personas que mueren prematuramente (entre 30 y 69 años).

    El aumento de estas enfermedades se debe a cinco factores de riesgo principales: el consumo de tabaco, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire.

    Pandemia global de influenza

    Los especialistas de la OMS aseguran que este 2019 el mundo se enfrentará a otra pandemia de influenza, lo único que no sabemos cuándo llegará ni cuán grave será.

    Por ello cada año 153 instituciones y 114 países supervisan la circulación de los virus de la influenza para detectar posibles cepas pandémicas. Así cada año se recomienda qué cepas deben incluirse en la vacuna contra la gripe para proteger a las personas.

    Entornos frágiles y vulnerables.

    El documento también indicó cómo el 22% de la población mundial vive en lugares donde las crisis prolongadas como la sequía, el hambre, los conflictos y el desplazamiento de la población, hacen que los servicios de salud sean débiles sin acceso a atención básica.

    Estos entornos frágiles existen en casi todas las regiones del mundo, y aquí es donde la mitad de los objetivos clave en los objetivos de desarrollo sostenible, incluida la salud infantil y materna, sigue sin cumplirse.

    Resistencia antimicrobiana

    El desarrollo de antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los mayores éxitos de la medicina moderna. Ahora, el tiempo con estos medicamentos se está acabando. La resistencia a los antimicrobianos (la capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir estos medicamentos) amenaza con enviarnos a un momento en que no pudimos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis.

    En 2017, alrededor de 600. 000 casos de tuberculosis fueron resistentes a la rifampicina, el fármaco de primera línea más eficaz, y el 82% de estas personas tenía tuberculosis multirresistente.

    Ébola y otros patógenos

    En 2018, la República Democrática del Congo vio dos brotes distintos de ébola, que se propagaron a ciudades de más de 1 millón de personas. Esto demuestra que el contexto en el que estalla una epidemia de un patógeno de alta amenaza como el Ébola es crítico, asegura el informe.

    Otros patógenos importantes están en una lista de seguimiento para investigación y desarrollo prioritarios que incluye varias fiebres hemorrágicas, Zika, Nipah, coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y la enfermedad X, que representa la necesidad de prepararse para un patógeno desconocido.

    Atención primaria de salud débil

    La atención primaria de salud suele ser el primer punto de contacto que tienen las personas con su sistema de atención médica, y lo ideal es que brinden una atención integral, asequible y basada en la comunidad durante toda la vida.

    Te sugerimos: Rusia desarrolla una vacuna contra el ébola en forma de polvo

    Sin embargo, muchos países no cuentan con instalaciones adecuadas de atención primaria de salud. Esta negligencia puede ser por la falta de recursos en países de ingresos bajos o medianos, pero posiblemente también se centre en los últimos decenios en programas de enfermedades únicas.

    Rechazo a vacunarse

    La vacilación de la vacuna, como se conoce al rechazo a vacunarse, amenaza con revertir la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación. La vacunación previene de 2 a 3 millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si mejorase la cobertura mundial de vacunas.

    Las razones por las cuales las personas eligen no vacunarse son complejas. Un grupo asesor de vacunas de la OMS identificó la complacencia, las molestias en el acceso a las vacunas y la falta de confianza, entre las razones claves de la vacilación.

    En 2019, se espera eliminar el cáncer cervical en todo el mundo con el aumento de la cobertura de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (VPH). Este año también puede ser el último de la transmisión del poliovirus salvaje en Afganistán y Pakistán.

    Dengue

    El dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos que causa síntomas similares a la gripe y puede ser letal. Esta enfermedad ha sido una amenaza creciente durante décadas, afectando zonas tropicales durante las estaciones lluviosas.

    En países como Bangladesh y la India las temporadas de lluvias se ha ido alargando debido al cambio climático, lo que hace que la población esté más expuesta. En 2018, hubo registros de que la enfermedad se propagó a países menos tropicales y más templados, como Nepal, que nunca antes había registrado esta la enfermedad.

    VIH/ SIDA

    El avance en el control del VIH ha sido uno de los mayores logros de la medicina moderna. Hoy día unos 22 millones de personas siguen tratamiento con retrovirales en el mundo y tienen acceso a medidas preventivas, como una profilaxis previa a la exposición, que es cuando las personas en riesgo de VIH toman antirretrovirales para prevenir la infección.

    Te podría interesar: Un británico, condenado a cadena perpetua por transmitir el VIH a sus amantes

    Sin embargo, la epidemia sigue causando estragos, ya que casi un millón de personas mueren cada año a causa del VIH / SIDA. Hoy día, alrededor de 37 millones en todo el mundo viven con el VIH.

    Etiquetas:
    2019, amenazas, riesgos, salud pública, Ébola, influenza, contaminación, cambio climático, dengue, VIH, enfermedades no transmisibles, informe, Organización Mundial de Salud (OMS), América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik