En directo
    Salud
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    En plenas fiestas navideñas, el portal Food News publicó un artículo que advierte sobre el peligro de algunos dulces y refrescos populares que contienen organismos modificados genéticamente (OMG) que podrían causar cáncer. Sputnik consultó a un experto en biología para averiguar si los OMG son capaces de provocar el desarrollo de tumores malignos.

    Según el autor del artículo, S. D. Wells, el jarabe de maíz modificado genéticamente que forma parte de muchos caramelos y refrescos "causa el cáncer".

    "Casi todos los refrescos populares están mezclados con jarabe de maíz de alta fructosa modificado genéticamente, ácido fosfórico y edulcorantes artificiales que causan el cáncer", asegura el artículo.

    Desgraciadamente, el autor no hace referencia a ningún estudio científico que lo compruebe.

    El candidato a doctor en ciencias biológicas, empleado principal del Instituto de Problemas de Transmisión de Información, Alexandr Panchin, consultado por Sputnik, subrayó que ante todo, hay que separar el daño que provoca el consumo de los dulces del tema del maíz modificado genéticamente, así como la posibilidad de obtener un jarabe especial de este cultivo.

    "En cuanto a los dulces, sí hay estudios que confirman que comer muchos dulces hace daño a la salud por múltiples razones. Y si hablamos del maíz modificado genéticamente, pues no tiene ninguna diferencia del maíz común desde el punto de vista de su influencia en la salud de la gente", aclaró el biólogo.

    Según Panchin, no hay investigaciones que confirmen algún tipo de daño causado por el maíz modificado genéticamente. Solo hubo un estudio en la historia de la ciencia que afirmaba que había conexión entre los OMG y las enfermedades oncológicas: el artículo del investigador francés Gilles-Eric Seralini, publicado en la revista Food and Chemical Toxicology.

    Además: La pirámide nutricional de la OMS miente

    "Al final este artículo fue retirado de la revista científica porque contenía una gran cantidad de errores, no incluía análisis estadístico. Cuando lo llevaron a cabo, resultó que no había ninguna diferencia entre las ratas que comían el maíz modificado genéticamente y las que comían el maíz no modificado", dijo el interlocutor de la agencia.

    El biólogo aseguró que no hay diferencias importantes entre un jarabe obtenido del maíz modificado genéticamente y uno sacado del maíz ordinario.

    "Las cualidades buenas y malas para la salud, las calorías de estos dos jarabes serán totalmente iguales".

    El artículo publicado en Food News, también señala que las "populares mezclas para cocinar el pastel 'brownie' contienen azúcar genéticamente modificada, harina blanqueada que causan cáncer y aceites genéticamente modificados".

    Tema relacionado: La creciente población se alimentará con biorreactores gracias a estos nuevos avances

    "Para empezar, el azúcar no puede ser genéticamente modificado. El OMG es un organismo modificado genéticamente. El azúcar y el jarabe no son organismos. En el mercado hay maíz modificado genéticamente, soja, papas".

    "La aparición de cualquier nueva variedad de una planta está relacionada con un cambio en sus genes. Por lo tanto, desde el punto de vista de biología, cualquier organismo está modificado genéticamente porque es diferente a sus 'antepasados' desde el punto de vista de la secuencia de su ADN", explicó.

    Asimismo, S. D. Wells advierte sobre el peligro para la salud de los edulcorantes artificiales que están presentes en algunos dulces.

    "Siempre hay que hablar de algunas sustancias en concreto. Existe una enorme cantidad de colorantes y edulcorantes artificiales. Es muy raro generalizar", comentó Panchin.

    A la hora de hacer la compra, muchas personas tratan de evitar que los alimentes contengan colorantes, edulcorantes y conservantes, denominados con la letra 'E', en el contenido. No obstante, Panchin aseguró que una simple manzana natural orgánica contiene docenas o incluso cientos de tales sustancias.

    "La manzana tiene color porque contiene algunas sustancias que le dan color. Nada nos impide utilizar las mismas sustancias para dar color a algún otro alimento. Todos estamos hechos de sustancias químicas. Pero hay que estudiar individualmente las cualidades de cada sustancia química".

    El biólogo observó que en la actualidad, distintas organizaciones controlan escrupulosamente que los alimentos no contengan sustancias tóxicas y malas para la salud, y regulan la cantidad máxima admisible de la concentración de ciertas sustancias.

    "Nunca en la historia de la humanidad, la alimentación de la gente ha sido tan abundante y tan segura como ahora. Nunca ha habido un nivel tan bajo de mortalidad a causa de intoxicaciones alimentarias ni una esperanza de vida de la gente tan alta como hoy. En general, no hay que tener miedo a la comida", concluyó Alexandr Panchin.

    Etiquetas:
    organismo, modificaciones genéticas, daños, conservante, alimentación, cáncer, ciencia, salud
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik