Widgets Magazine
19:17 GMT +315 Septiembre 2019
En directo
    Una pareja en la cocina

    Explican cómo prolongar y mejorar la calidad de vida sin dietas

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Podemos prolongar y mejorar la calidad de nuestras vidas con ayuda de la comida, afirman los autores de un reciente estudio sobre los efectos del ritmo circadiano sobre el metabolismo.

    Los investigadores destacan que no se trata de una dieta, ya que lo importante es la hora a la que se consumen los alimentos, no la comida en sí. Según el estudio, publicado en Science Daily, muchos de los problemas de salud que padecemos se deben a distorsiones de nuestros ritmos de descanso y de actividad y que esto se puede corregir.

    Tema relacionado: Ni dieta ni ejercicios: los científicos descubren un eficiente método de adelgazar

    De acuerdo con el autor principal del estudio, Satchidananda Panda, restringir el consumo de comida a una 'ventana' de diez horas cada día puede llevar a un mejor estado de salud aunque comamos la misma comida de siempre.

    Ello se debe al hecho de que las células de los mamíferos funcionan en ciclos de 24 horas, lo que se conoce como el ritmo circadiano. Estos ciclos determinan la actividad de los genes que pueden contribuir más a la digestión de comida al principio del día o a la reparación celular que ocurre por la noche.   

    En un estudio previo de los mismos investigadores, a unos ratones se les proporcionó una dieta alta en grasa, tras lo cual los roedores engordaron y desarrollaron distintas enfermedades. No obstante, luego de hacer que comieran la misma comida en el transcurso de diez horas, la salud de los ratones mejoró drásticamente.

    Sin embargo, para determinar si eran los ritmos circadianos o la 'ventana' de diez horas la responsable de la mejora, en el nuevo estudio los científicos desactivaron los genes responsables de controlar el reloj biológico de los ratones.

    Más: Un estudio encuentra el beneficio inesperado de comer azúcar

    A pesar de ello, los resultados fueron similares y los ratones que comían la misma comida solamente durante diez horas al día gozaban de un mejor estado de salud. Por lo cual, los investigadores concluyeron que los resultados del estudio previo no se debían únicamente a una mayor actividad de los genes responsables por la digestión.

    "Nuestro estudio demuestra que al controlar los ciclos de alimentación y ayunos de los animales nuestro sistema de programación externo puede prevalecer sobre la falta de uno interno", comentó Panda.

    Los autores del estudio llegaron a la conclusión de que la función principal de los ritmos circadianos podría ser la de informar al animal cuando se debe y no se debe consumir comida.

    Así, este reloj circadiano puede sufrir interferencias en humanos debido a turnos de trabajo o defectos genéticos, lo cual afecta al balance entre la nutrición y el rejuvenecimiento. Es entonces cuando aparecen las enfermedades, de acuerdo con el estudio.

    Según los investigadores, este descubrimiento tiene una gran importancia, puesto que con la edad nuestros relojes circadianos se debilitan y este deterioro aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y demencia.

    También: Come este producto durante el desayuno y olvídate del estrés

    No obstante, un estilo de vida tan simple como el comer solamente durante diez horas cada día puede restablecer el balance, evitar las enfermedades metabólicas y mantener nuestra salud.

    "Muchos de nosotros tienen uno o más genes defectuosos que causan enfermedades que nos hacen sentir destinados a padecerlas. El hallazgo de que un buen estilo de vida puede paliar los malignos efectos de los genes defectuosos da una nueva esperanza a mantenerse sano", concluyó Panda.

    En un futuro planean determinar si esta nueva aproximación puede prevenir enfermedades relacionadas a la edad y si los hallazgos se pueden extrapolar a los humanos.

    Relacionado: ¡Ojo! Este alimento cotidiano causa más enfermedades que ningún otro

    Etiquetas:
    estudio, comida, calidad de vida, dieta, salud
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik