Widgets Magazine
En directo
    Dewayne Johnson, jardinero que ganó un juicio millonario a Monsanto.

    El jardinero fiel: un hombre dijo que Monsanto le había provocado cáncer y tenía razón

    © AP Photo / Josh Edelson
    Salud
    URL corto
    590

    Un jurado estadounidense falló a favor de un jardinero que culpó a Monsanto de haberle generado el cáncer terminal que padece. El 10 de agosto la Justicia concluyó que la empresa actuó con "malicia" y "negligencia" y no informó de los riesgos de usar glifosato, y que el hombre estaba en lo cierto.

    A Dewayne Johnson le dicen "Lee", tiene 46 años, es padre de tres niños y esposo de una mujer que trabaja 14 horas al día para poder pagar sus tratamientos y medicinas. Johnson fue conserje y jardinero, durante 2012 y 2016 se ocupó del control de plagas en los terrenos de una escuela en la ciudad californiana Benicia.

    En los pastos aplicaba los herbicidas de Monsanto cada 12 días; durante la temporada de fumigación roció al menos 567 litros por día.

    La Justicia determinó que el glifosato que contienen los productos Roundup y el Ranger Pro fue lo que le produjo el linfoma ‘no Hodgkin' que sufre; una enfermedad que ataca los linfocitos y es incurable. Según contó el hombre, se empezó a manifestar a través de un sarpullido que llegó a afectarle casi 80% de su cuerpo. A Johnson le queda muy poco tiempo de vida, quizá sólo hasta 2019.

    Según France 24 el jardinero contó que a pesar de ser cuidadoso al manipular los herbicidas, hubo dos incidentes en los que, al romperse la manguera de suministro del producto, resultó completamente empapado por lo que llamó a la línea de atención al cliente de Monsanto, pero nunca había sido advertido sobre los riesgos.

    "Nunca hubiera rociado el producto alrededor de la escuela o de personas si hubiera sabido que les causaría daño", dijo Johnson durante el juicio.

    "Pensé que, si podía matar malas hierbas, podría matarme a mí también", "me lo tomé en serio. Por eso usé todo lo que pude para protegerme", aseguró. Johnson recibirá casi 290 millones de dólares entre compensaciones e indemnizaciones.

    Esta no es la primera vez que la compañía Monsanto enfrenta este tipo de acusaciones, pero sí se trata del primer caso desarrollado en un juicio en Estados Unidos contra el herbicida Roundup, y el primero en el que un ciudadano desafió a una gigante agroindustrial y farmacéutica (desde junio le pertenece a la alemana Bayer) y ganó.

    La empresa deberá pagarle 39 millones de dólares en compensación y 250 millones de dólares por daños.

    Los abogados de Johnson se basaron en las conclusiones del Centro Internacional de Investigación del Cáncer, un organismo de la Organización Mundial de la Salud, que desde 2015 catalogó al glifosato como "probablemente cancerígeno".

    Además: Indígenas de Ecuador luchan contra ingreso de semillas transgénicas al país

    Brent Wisner, uno de los abogados, sostuvo que los jurados habían visto documentos internos de la compañía "que demostraban que Monsanto sabía desde hacía décadas que el glifosato, y específicamente Roundup, podrían causar cáncer".

    Quizá el fallo sirva para sentar jurisprudencia en los más de 4.000 casos que se estiman se presentarán ante la Justicia por el mismo tema: los daños del glifosato en la salud. Wisner pidió que Monsanto ponga "primero la seguridad del consumidor, sobre las ganancias". De todas formas, Bayer apelará el fallo.

    "La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones científicas, y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, los Institutos Nacionales de Salud de los EEUU y las autoridades reguladoras de todo el mundo, respaldan el hecho de que el glifosato no causa cáncer, y no causa el cáncer del Sr. Johnson", sostuvo Scott Partridge, vicepresidente de Monsanto, en conferencia de prensa.

    Más información: América Latina: la historia de un pueblo fumigado e intoxicado

    El juicio implica un gran golpe para la empresa, que este 13 de agosto bajó 12% en las cotizaciones de las bolsas de valores. Es más, la mayor parte de los 14,6 billones de dólares que gana anualmente provienen de las ventas de sus herbicidas más conocidos: los que utilizaba Johnson.

    Agrotóxicos

    Los pesticidas químicos han estado en uso desde el final de la Segunda Guerra Mundial, al comienzo se promocionaban como perfectamente seguros para la salud, pero poco a poco ha quedado en evidencia que son profundamente dañinos para las aves y las abejas, y para los seres humanos.

    Según Civil Eats el insecticida clorpirifos, por ejemplo, fue primero desarrollado por los nazis como gas neurotóxico, después "se promovió en el período de la posguerra como un plaguicida eficaz para matar cucarachas y otras plagas interiores y para evitar insectos en las tierras de cultivo".

    Recién en el 2000 "la evidencia se acumuló lo suficiente como para mostrar las propiedades perjudiciales para el cerebro de este insecticida", y los defensores presionaron para "superar el cabildeo de la industria" para aprobar una prohibición interna. "Han pasado casi 20 años y todavía estamos peleando por el clorpirifos", se lee en la web.

    Además:

    El crimen de lesa humanidad que EEUU todavía no ha reconocido
    Los frutos del mal que matan niños en Argentina
    Etiquetas:
    agrotóxicos, glifosato, herbicidas, Bayer, Monsanto, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik