En directo
    Una calavera (archivo)

    ¿En qué superaron los incas a los estadounidenses del siglo XIX?

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    290

    Durante miles de años varias civilizaciones practicaron una cirugía que consistía en hacer un agujero en el cráneo de una persona viva, ya sea por perforación, corte o raspado de las capas del hueso con un instrumento afilado, sin anestesia ni antibióticos.

    La trepanación, así como se llama este tipo de práctica, fue una intervención arriesgada dado que en muchas ocasiones los pacientes no conseguían sobrevivir.

    Los incas fueron los más expertos y exitosos a la hora de practicar la trepanación, según un reciente estudio, publicado por la revista especializada World Neurosurgery.

    Así, de acuerdo con una investigación realizada por David Kushner, neurólogo de la Universidad de Miami (Florida) y John Verano, un bioarqueólogo de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, Luisiana, los incas fueron mejores cirujanos del cráneo que los médicos de la Guerra Civil estadounidense que tuvo lugar en los años 60 del siglo XIX. Es decir, mejor que sus "colegas" estadounidenses de unos 400 años después.

    La tasa de mortalidad en este tipo de operaciones en el Imperio inca fue notablemente menor: entre un 17% y un 25%. El éxito de la terapia era de un 80% en comparación con el 50% registrado durante la Guerra Civil en EEUU.

    Para llegar a esta conclusión los científicos analizaron más de 600 cráneos de diferentes épocas: 59 de la costa sur de Perú fechados entre los años 400 y 200 a.C, 421 de las tierras altas centrales del Perú que datan del 1000 hasta el 1400 y 160 encontrados cerca de Cuzco, que datan de su época como capital del Imperio Inca, entre 1400 y 1500.

    ​Los resultados mostraron "más de mil años de refinación de sus métodos" lo que hizo posible hacer orificios más pequeños y menos corte y, como consecuencia, menores posibilidades de muerte.

    Sin embargo, la neurocirujana de la Universidad de Boston Emanuela Binello prestó atención a que algunas de las diferencias en las tasa de supervivencia podrían explicarse por la diferente naturaleza de las lesiones de los pacientes antes de la cirugía.

    "El trauma de los pacientes de una guerra civil moderna es muy diferente del tipo de trauma que podían sufrir en la época de la civilización incaica. Muchos soldados de la Guerra Civil sufrieron heridas de bala y balas de cañón que se trataron sin los recaudos necesarios en campos de batalla abarrotados e insalubres, expuestos a infecciones", explicó.

    En América del Sur la trepanación se realizaba después de una lesión traumática, para las fracturas del cráneo y aliviar la presión sobre el cerebro. Los incas también podrían haber practicado este tipo de cirugía para tratar dolores de cabeza crónicos y enfermedades mentales. Entre los cráneos estudiados hay uno que tiene hasta siete agujeros.

    Tema relacionado: La historia de una pareja rusa que explora a fondo la vida indígena en América Latina

    La mayoría de los cráneos analizados por el equipo científico perteneció a varones jóvenes que, según se supone, fueron lesionados en batallas. Sin embargo, los investigadores también encontraron 19 de mujeres. Todavía los científicos no han conseguido responder con toda certeza por qué operaron a estas féminas. Una de las hipótesis apunta a que la trepanación también podía usarse para curar la epilepsia o infecciones crónicas en el cráneo.

    Etiquetas:
    incas, operación, cráneos, medicina, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik