En directo
    Obesidad (imagen referencial)

    Encuentran un método innovador para perder peso

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    291

    Un equipo de científicos de la Universidad de Emory (EEUU) ha logrado reducir el apetito en personas obesas congelando el nervio responsable de avisar al cerebro de que el estómago está vacío. Los resultados del estudio se han presentado en la conferencia científica que la Sociedad de Radiología Intervencionista celebra cada año en el país.

    El método consiste en, literalmente, congelar el hambre, del que es responsable el tronco vagal posterior. El director del estudio, el doctor David Prologo, y su equipo lo hicieron en un grupo reducido de personas: 10 hombres y mujeres que sufrían obesidad moderada y leve. Una condición que se cumple cuando el índice de masa corporal (IMC) oscila entre 30 y 37 y que no es suficiente, a pesar de su gravedad, para someterse a técnicas más invasivas como la cirugía gástrica.

    Primero los sedan y luego les insertan una aguja por la espalda utilizando un catéter percutáneo que dirige la aguja hasta el tronco vagal posterior. La técnica inyecta en el nervio un gas que lo congela y que destruye la parte del nervio conectada con el cerebro. La misma que avisa de que el estómago está vacío. La intervención dura unos 30 minutos y es totalmente indolora, asegura Prologo.

    Los resultados son prometedores. El 53% de los pacientes asegura que, tras la intervención, pasó a tener "muchísima menos hambre"; el 30%, "mucha menos hambre" y, el 17%, "menos hambre". El objetivo permite a las personas obesas continuar perdiendo peso. Hasta un 3,6% del peso inicial fue el porcentaje que perdieron quienes se sometieron al tratamiento, cuya duración es de 12 meses. El mismo tiempo que tarda 'el nervio del hambre' en regenerarse por completo.

    La operación ya se utilizaba con otras enfermedades para paliar el dolor crónico, según explica Prologo a la revista Time. También asegura que no existe riesgo alguno de que la sensación de hambre se elimine por completo para siempre. "El cuerpo tiene otros sistemas de respaldo", señala.

    Lea más: La obesidad, ¿una enfermedad contagiosa?

    Se trata de una primera prueba piloto cuyo único objetivo era el de determinar la seguridad y la fiabilidad de un procedimiento de esta índole. Prologo subraya que serán necesarias muchas más pruebas de este tipo con muchos más pacientes.

    Además:

    No creas todo lo que te digan: Cómo comer grasas ayuda a combatir el sobrepeso
    Más de la mitad de los latinoamericanos sufre sobrepeso
    Etiquetas:
    enfermedades cardiovasculares, obesidad, cirugía, sobrepeso, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik