En directo
    Puesta de sol vista desde el avión (imagen referencial)

    Una cruzada contra el 'jet lag' liderada por Australia

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    0 10

    Los viajes en avión nos permiten trasladarnos a cualquier lugar de la Tierra. No obstante, estos vuelos resultan a veces agotadores para el organismo y provocan una notable descompensación horaria. Los científicos pretenden encontrar la manera de evitar las consecuencias negativas para el reloj interno.

    La compañía aérea australiana Qantas recurrió a la ciencia para revelar cómo se puede reducir el daño para el reloj biológico causado por los vuelos prolongados.

    Para facilitar la vida de los pasajeros, la compañía tratará de hacer que el color y las luces de la cabina imiten el amanecer y el atardecer naturales. La temperatura del ambiente y la alimentación será elegida con el fin de ayudar que los pasajeros se duerman o permanezcan despiertos en dependencia de la hora en el destino del viaje.

    El reloj biológico humano es altamente sensible a los cambios de luminosidad, según explicó Steve Simpson, uno de los científicos encargados del proyecto, citado por Bloomberg. El investigador destacó la necesidad de calcular escrupulosamente las dosis de luz y otros factores, ya que la abundancia de luz solar o la comida inadecuada pueden causar un desequilibrio aún mayor en el organismo.

    Vea más: La macabra implicación del último Premio Nobel de Medicina

    Por desgracia, no existe una manera de evitar el 'jet lag' por completo, según explicaron los investigadores. No obstante, la demanda de los vuelos de largo recorrido va creciendo, y varias compañías aéreas pretenden que sus clientes los toleren mejor.

    En el futuro próximo la compañía aérea espera estudiar más detalladamente cómo reacciona el cuerpo humano a la descompensación horaria viajando en avión. Con este fin, Qantas prevé utilizar dispositivos de muñeca para monitorear el estado físico de unos 20 pasajeros del vuelo de Londres a Perth, que dura unas 17 horas.

    Durante este vuelo los organizadores utilizarán luces azules, que tienen un efecto vigorizante, y amarillas, que provocan sueño.

    "Para imitar una luz natural a bordo de la aeronave que se encuentra a una altura de varios kilómetros, hacen falta muchos cálculos, admite el representante de Qantas, Phil Capps.

    Lea también: 'Fiebre' supersónica: nuevo proyecto británico busca retomar la gloria de los Concorde

    Además:

    El legendario Tu-160... ¿de 'cisne blanco' a business-jet?
    Made in Russia: arrancan las labores sobre un avión de pasajeros supersónico
    La 'batalla por los aires' abierta entre las aerolíneas de EEUU y los países del golfo
    ¿Te gustaría fumar, beber y quedarte prendado de las azafatas en un avión? ¡Pues los 1960 son para ti!
    Etiquetas:
    salud, vuelos, compañías aéreas, aviones, Australia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik