Widgets Magazine
En directo
    Una báscula

    Descubren la causa principal de la obesidad

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    0 52

    La causa principal de la obesidad es la destrucción de un grupo especial de neuronas en el cerebro, responsables por la sensación de saturación, afirman científicos de la Universidad de Campinas (Brasil).

    Según su estudio, publicado en el portal EurekAlert, es probable que se haya puesto el punto final en las discusiones perennes de los expertos, cuyas posturas al respecto se diferenciaban.

    Algunos de ellos suponían que la obesidad se provoca por los cambios en la flora intestinal. Los estudios realizados entre 2005 y 2007 mostraron que las personas con exceso de peso tienen un cierto conjunto de microorganismos que estimulan la absorción de los nutrientes de la comida. Como resultado, aún una simple manzana es capaz de ser más calórica que para personas delgadas. Sin embargo, los expertos dudaban si la composición del microbioma era la causa o la consecuencia de la obesidad.

    La segunda hipótesis indicaba que la obesidad provoca la destrucción de un grupo de neuronas en el hipotálamo. Una parte de ellas sirve de sensores nutritivos que comunican al organismo que se puede dejar de comer ya que la energía acumulada resulta suficiente.

    "Empezamos a preguntarnos ¿qué es lo que viene primero? (…) Nuestros últimos datos demuestran que los daños del hipotálamo empiezan mucho antes de los cambios en el intestino", cuenta el jefe del grupo, Licio Augusto Velloso.

    Los científicos lograron dar respuesta a su pregunta después de los experimentos con ratones. Los animales estaban en dieta durante cuatro meses y consumían productos ricos en grasas saturadas. En diversas etapas del experimento, los investigadores adormecían a una parte de los ratones para analizar su cerebro y  su intestino.

    Le puede interesar: Dieta 'keto': cómo adelgazar comiendo grasas

    Los cambios en el hipotálamo se registraron ya el primer día de la dieta, mientras que para los cambios del microbioma del intestino se necesitaron unas dos o tres semanas. Según Velloso, es un período relativamente grande, tomando en cuenta que se trata de ratones.

    El mecanismo de la destrucción de las neuronas es el siguiente: las moléculas de las grasas saturadas se absorben por el intestino, pasan al flujo sanguíneo y llegan al cerebro junto con otros nutrientes. En el sistema nervioso central hay células de defensa de la microglía que son macrófagos: digieren las bacterias y otras partículas ajenas.

    Estas células 'entienden' que la grasa en exceso representa una amenaza para las neuronas y empiezan a producir moléculas especiales inflamatorias como si lucharan contra las patogenias. Sin embargo, si la inflamación actúa en las neuronas largo rato, entonces éstas también empiezan a destruirse.

    Ello quiere decir que mientras más tiempo consume una persona comida grasa e insana, más aumenta la probabilidad de que las células del hipotálamo mueran y la barrera defensiva se destruya.

    En caso de que la afición por la comida insana sea episódica, el proceso puede ser reversible. De acuerdo con Velloso, tras haber consumido mucha comida grasa es mejor empezar a comer productos que contengan gran cantidad de fibra alimentaria y verduras. Entonces la inflamación en el hipotálamo se reducirá y las neuronas se recuperarán.

    Lea más: Alerta sanitaria: los quemagrasas pueden ser más peligrosos de lo que crees

    Además:

    Descubren proteína que podría ayudar a adelgazar sin hacer dieta
    Inventan un aparato que quema grasa con el cerebro
    La historia de cómo deshacerse de cinco hábitos y perder 65 kilos (fotos)
    Por qué es ilegal ser obeso en Japón
    Confirmado por la ciencia: comer menos grasas puede ser perjudicial para la salud
    ¡Cuidado con el aceite de coco!
    Etiquetas:
    peso, dieta, salud, investigación, obesidad, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik