08:33 GMT +314 Diciembre 2019
En directo
    Una mujer enojada

    ¡Tómatelo con calma! Estos son los efectos negativos de la ira en tu salud

    © CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    1130
    Síguenos en

    Todos nos enojamos de vez en cuando, pero ¿sabías que la ira puede tener consecuencias graves en tu cuerpo y en tu salud? Sputnik te presenta la lista de los efectos más negativos de este sentimiento.

    Afecta tu corazón y tus nervios

    A nivel físico, el enojo causa la elevación del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, como un infarto o una trombosis. Además de esto, es capaz de producir afecciones en los sistemas digestivo y nervioso.

    Desencadena en ansiedad y miedo

    La ira nos convierte en una amenaza andante para los demás, afectando de este modo nuestros lazos sociales y contaminando las relaciones con nuestros amigos y parientes. Además de esto, los demás comienzan a tener miedo a decirte qué realmente sienten o piensan.

    Afecta la comunicación

    El enojo hace que el cerebro de una persona deje de funcionar de manera plena y 'se desconecte' en busca de un refugio en caso de estrés, minimizando la percepción de que todo lo que está fuera de su 'foco'. De tal modo, la comunicación queda colapsada.

    Empeora tus facultades cognitivas

    Cuando estás enfadado, piensas peor, puesto que comienzas a utilizar la parte más primitiva de tu cerebro, denominada lóbulo frontal, lo que no te permite usar tus habilidades cognitivas al 100%. Esta es la razón por la cual te cuesta escuchar, dialogar y pensar de manera racional cuando entras en cólera.

    La ira genera más ira

    Además de las enfermedades y el miedo, el enojo también puede llevar a una escalada de agresividad, un círculo vicioso del que es muy difícil escapar. 

    ¿Cómo controlar la ira?

    Según recomiendan los médicos, para tomar el control sobre esta emoción poderosa e impredecible, es necesario relajarse con la ayuda de técnicas respiratorias especiales, respirando profundamente y con el diafragma. Además de esto, tienes que repetir una palabra o frase tranquilizadora como, por ejemplo, 'tómalo con calma' o un mantra. Los ejercicios lentos pueden ayudarte a relajar tus músculos. En cuanto a la parte psicológica, siempre tómate un tiempo para responder y no actuar de forma instintiva. Aprende a perdonar y no te olvides de recurrir al sentido del humor cuando estés en una situación tensa.

    Además:

    Científicos rusos desarrollan un sistema para 'ver' el estrés
    Otonamaki: la peculiar técnica de relajación japonesa contra el estrés
    Y tú, ¿ya encontraste tu 'ikigai'?
    Etiquetas:
    emociones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik