Widgets Magazine
En directo
    Un hombre y dos mujeres (imágen referencial)

    Una verdad incómoda: solo los hombres llevan el gen de la infidelidad

    CC BY 2.0 / kedai lelaki / 42-17843858
    Salud
    URL corto
    362

    De acuerdo con varios estudios, las mujeres entre los 40 y 45 años y los hombres entre 55 y 65 son los más propensos a engañar a sus parejas, según un artículo publicado por Daily Mail.

    En general, un cuarto de las personas casadas son infieles, declaró al medio la antropóloga e investigadora del comportamiento humano de la Universidad Rutgers, Helen Fisher. La experta subrayó que en las civilizaciones antiguas, los hombres eran castigados brutalmente por traicionar a sus mujeres. Por ejemplo, un hombre infiel en el antiguo Japón tenía que cometer suicidio, y un hombre en la India, era obligado a cortar su propio pene en caso de adulterio. En lo que respecta a las mujeres casadas, podrían ser mutiladas o incluso ejecutadas. 

    Pero, ¿cuál es la razón de esta tendencia? La científica explica que, a pesar de que la mayoría de las personas no  engaña a su pareja, esto es bastante normal para los otros mamíferos, puesto que los machos tienen por objeto fertilizar el mayor número de hembras posible. En cuanto a las hembras, un mayor número de padres aumenta la posibilidad de que sus hijos sobrevivan.

    También te puede interesar: Los países con más infieles de América Latina

    La experta agregó que algunas personas engañan a sus parejas como una excusa para dejarlas. Otras quieren sentirse "más especiales, deseadas, masculinas o femeninas, así como más atractivas". Algunas, solo se sienten aburridas. Subrayó que la infidelidad depende de la condición social de una persona. Así, según el Informe Kinsey, un conocido estudio sobre la vida sexual realizado entre 1948 y 1953, los hombres de clase obrera suelen cometer menos adulterio con el paso del tiempo, mientras que las personas más educadas aumentan el número de engaños a un adulterio por semana para la edad de 50.

    En cuanto a las diferencias de género, la intensidad y la frecuencia de los adulterios dependen del nivel de satisfacción de una mujer con su esposo. En lo que respecta a los hombres, en un estudio de 1985, la mayoría —el 56%— de los hombres que engañaron a sus parejas, calificaron sus relaciones familiares de "felices" o "muy felices", en comparación con el 34% de las mujeres.  

    Al examinar el comportamiento de los topillos de la pradera, que se caracterizan por ser los únicos roedores monógamos, los científicos descubrieron que la mayoría de estos animales no tienen un gen particular que influye en la hormona antidiurética. Por su parte, esta hormona supuestamente influye en el comportamiento social, la motivación sexual así como en la unión de parejas. 

    Más: Descubren cuál es el día de la semana 'perfecto' para ser infiel

    Sin embargo, de acuerdo con una investigación llevada a cabo por biólogos suecos, los hombres que llevan este gen, revelaron tener menor atracción a su pareja, así que experimentaron más crisis maritales durante el año. En cuanto a los "no portadores" de este gen, resultaron ser los más fieles. Así, cabe afirmar que algunos hombres "están programados" biológicamente para ser infieles. 

    Según otro estudio, algunos genes relacionados con la dopamina —neurotransmisor producido en una amplia variedad de animales, incluidos tanto vertebrados como invertebrados— también están vinculados con la infidelidad. 

    La experta sostuvo que el adulterio —en la mayoría de los casos, el de la mujer— es la causa más común de divorcio. Actualmente, las mujeres ya no dependen financieramente de sus esposos, lo que incrementa el número de divorcios.

    En lo que respecta a la llamada 'comezón del séptimo año', no existe, aseguró la experta. No obstante, la 'comezón del cuarto año' sí existe, de acuerdo con los datos de divorcios obtenidos por Fisher en más de 60 países. De acuerdo con la antropóloga, de hecho, se trata de un fenómeno biológico. Así, la mayoría de los divorcios —el 43%— ocurren en las parejas sin hijos, para que así tengan la oportunidad de tener hijos con alguien más. Si solo tienen un hijo, se van a divorciar con una probabilidad de un 29%, mientras que los que tienen 3 hijos o más, solo corren un riesgo de un 5%. En lo que respecta a las parejas de mediana edad, tienen menos probabilidades de traicionar a su 'media naranja'. 

    Además:

    Pillados in fraganti: los países más adúlteros de Europa
    Venganza salvaje: le corta el pene al amante de su mujer
    Un estudio demuestra qué profesionales son los más infieles
    Crean en España un colchón que detecta la “actividad sospechosa” en la cama
    Etiquetas:
    infidelidad, sexo, relaciones, Helen Fisher
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik