En directo
    Salud
    URL corto
    160
    Síguenos en

    A medida que avanza la medicina y crece la prosperidad de la población mundial, cada vez más personas pueden tener cuerpos perfectos, sonrisas de Hollywood e incluso nuevas caras. Todo eso sería imposible sin nuevos métodos y materiales eficaces para la reconstrucción de huesos en traumatología y ortopedia, cirugía maxilofacial y odontología.

    Cuanto mayor es la persona, más frágiles son sus huesos y aumenta la posibilidad de fracturas. La informatización universal genera problemas de espalda para la mayor parte de la gente. Estos son apenas algunos de los problemas a los que se enfrentan estas áreas de la medicina, que buscan nuevas tecnologías para conseguir sus objetivos.

    Uno de los métodos más comunes es la introducción de implantes metálicos. Y aquí viene la tarea de evitar el rechazo del implante y reducir el período de adaptación al mismo. La solución a este problema la han encontrado los especialistas de la Universidad Politécnica de Tomsk, uno de los principales centros científicos de Rusia, situado en el sur de Siberia.

    "El cuerpo percibe el implante como un objeto extraño y trata de deshacerse de él. Por eso desarrollamos recubrimientos biocompatibles para los implantes metálicos. Son finas películas de fosfato de calcio, del que consiste nuestro hueso. El cuerpo asume este implante como suyo y se adapta rápidamente a él. Luego el revestimiento se disuelve. Además añadimos a estos recubrimientos un poco de plata que a una cierta concentración destruye microbios peligrosos dejando las células viables del cuerpo. Asimismo desarrollamos recubrimientos con silicio que aumentan la bioactividad del implante para las personas con sistemas inmunes débiles", cuenta a Sputnik el director del Centro de Tecnología de la Universidad Politécnica de Tomsk, Román Surmenev.

    Tan solo 15 personas llevan a cabo la investigación con colegas de varias universidades de Alemania. "Los científicos occidentales están muy interesados en nuestras ideas. Los implantes con recubrimientos biocompatibles han sido un éxito en animales. Luego los probaremos en personas y si tienen éxito, dentro de 3 o 4 años nuestro método se puede poner en práctica", dice Surmenev.

    Otro ámbito del trabajo del centro es el desarrollo de polímeros biodegradables que son tejidos artificiales que reproducen la función y estructura de los tejidos vivos por un período limitado de tiempo. El desarrollo de biopolímeros permite crear implantes para el tratamiento de un amplio espectro de fracturas, que no solo pueden mantener y llevar a cabo las funciones del hueso dañado, sino también estimular su crecimiento, recuperación y curación. Los implantes biodegradables tienen todas las ventajas de los implantes tradicionales de metal, con la ventaja adicional de la capacidad de disolverse gradualmente en el cuerpo en componentes no tóxicos y salir del organismo de una manera natural sin reintervención quirúrgica.

    El problema presentado por los biopolímeros es que su superficie no se humedece por fluidos y las nuevas células no crecen lo suficientemente bien. Los científicos siberianos se enfrentan a la tarea de cambiar la superficie del biopolímero para promover la adhesión y proliferación de tejido conectivo en la superficie del material. El nuevo material que están desarrollando imitará la estructura del hueso teniendo propiedades mecánicas similares a las de la zona dañada e imitando la composición química del tejido.

    Además:

    Científicos rusos llevan la gravedad al espacio
    Científicos rusos modernizan la tecnología de fabricación de pantallas de 'smartphones'
    Científicos rusos crean un sistema singular de control de impulsos láser
    Etiquetas:
    científicos, medicina, cirugía, implante, Siberia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik