En directo
    Salud
    URL corto
    0 62
    Síguenos en

    Un estudio reveló que las nanopartículas de hierro, creadas como cura para la anemia, contribuyen además a que el sistema inmunológico del cuerpo humano destruya las células cancerosas.

    "Nos quedamos muy sorprendidos de que estas nanopartículas obligan a que los macrófagos ataquen a las células cancerosas en el cuerpo de un ratón. Por lo tanto, pensamos que la misma técnica podría funcionar en el tratamiento de tumores en los humanos", afirmó uno de los investigadores de la Universidad de Stanford, en EEUU, Heike Daldrup-Link.

    Además, añadió que en la comunidad científica existe la opinión de que "las nanopartículas son solo un medio de entrega de los medicamentos". No obstante, indicó que "son capaces de causar efectos interesantes una vez examinadas con más atención".

    El descubrimiento publicado en la revista Nature Nanotechnology llegó por error —los investigadores estaban desarrollando un remedio basado en las nanopartículas, el cual pudiera ayudar a las personas con anemia a aumentar el nivel de hemoglobina—. Este medicamento —el ferumoxytol— había sido aprobado por las autoridades sanitarias de EEUU, y los científicos tuvieron que determinar si tenía algunos efectos colaterales.

    Así, observando los efectos que producen las nanopartículas sobre las células de ratones, los investigadores se dieron cuenta de cómo influyen en el comportamiento de los macrófagos —unas de las células más importantes para el cuerpo, responsables de limpiarlo de los residuos biológicos, bacterias y células cancerosas—.

    De esta manera, los científicos presupusieron que las nanopartículas de hierro podrían ser utilizadas en la lucha contra el cáncer. Para comprobar su idea, implantaron tumores malignos, cultivados en tubos de ensayo, en los cuerpos de tres grupos de ratones. A los roedores del primer grupo se les inyectaron las nanopartículas de hierro llenas de un medicamente contra el cáncer. Los animales del segundo grupo recibieron las nanopartículas vacías. El tercer grupo sirvió de control.

    El experimento mostró que tanto las nanopartículas cargadas como las vacías habían podido inhibir exitosamente el crecimiento de tumores, obligando a los macrófagos a que los destruyeran. De la misma manera, las nanopartículas de hierro impidieron la aparición de metástasis en los pulmones, el hígado y otros órganos en los cuerpos de los ratones.

    Según creen los científicos, este efecto beneficioso de las nanopartículas se debe a que los macrófagos cambian las propiedades eléctricas de las membranas de las células del sistema inmunológico. Así las células de inmunidad adquieren la capacidad de detectar las células cancerosas.

    Cáncer
    © East News / Science Photo Library
    El medicamento se considera seguro para la salud humana, por lo que los científicos proponen comenzar los ensayos clínicos en pacientes con cáncer en un futuro próximo. Además, apunta Daldrup-Link, cualquier paciente que padece alguna forma de cáncer puede unirse al experimento al comprar el ferumoxytol, que se vende sin receta en la farmacia.

    No es la primera vez que las nanopartículas se convierten en un medicamento prometedor. Anteriormente, un equipo de biólogos rusos (de la Universidad Estatal de Moscú) y alemanes creó nanopartículas de silicio capaces de penetrar las células cancerosas y destruirlas sin hacer ningún daño al resto del cuerpo.

    Además:

    Vídeo: 400 alumnos sorprenden a su profesor enfermo de cáncer con una canción
    La inteligencia artificial salva la vida de un paciente con una rara forma de cáncer
    Cáncer en Monte Maíz: un pueblo fumigado por la muerte
    Etiquetas:
    célula, Medicaid, cáncer, ciencia, medicina, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook