03:41 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Protestan contra el uso de pesticidas por la transnacional Monsanto, 25 de Mayo de 2015, Asunción, Paraguay

    Pueblos tóxicos: industrias que envenenan a los lugareños

    © AFP 2019 / NORBERTO DUARTE
    Salud
    URL corto
    112
    Síguenos en

    Cuando los intereses económicos de algunas empresas se ponen por encima del bienestar de las personas, pueden producirse daños irreversibles. Sputnik les ofrece algunos ejemplos paradigmáticos.

    La soja transgénica y el glifosato

    "En 1996 apareció la primera semilla de soja transgénica y, con ello, entró también el glifosato. Le agregan un gen para que la planta sea resistente a determinado tipo de veneno. Cuando la rocían, esta no se ve afectada, pero sí matan todo lo de alrededor. No mejoran la semilla, sino que la modifican de acuerdo a los intereses del mercado", explicó a Sputnik Adriana Arach, coordinadora de la campaña 'No transgénicos, no agrotóxicos' de la ONG Conciencia Solidaria, fundada en 2008. Dicha organización no gubernamental vela por el cuidado del medio ambiente y los derechos humanos.

    Cerca del 50% del área agrícola argentina está destinada al cultivo de soja. El país produce unos 48 millones de toneladas y los exporta a China y la India. Según datos oficiales, se requieren unos 200 millones de litros de glifosato por año para pulverizar los campos. Las compañías extranjeras tienen un peso importante en el campo del cultivo de soja, como Monsanto, que aglutina una importante capa de mercado.

    "Estos venenos afectan el aire porque se pulverizan las plantaciones. Con el viento, los tóxicos son llevados hasta las poblaciones aledañas. Poco a poco las personas los absorben. En estos pueblos, la principal enfermedad es el cáncer. Pero, además, tienen tasas altísimas de malformaciones congénitas, intoxicaciones, problemas respiratorios y alergias. Esto ocurre en todo el mundo. Son venenos. Están hechos para matar", denunció Arach.

    Ejemplos de lo señalado suceden alrededor de toda Argentina. Los más conocidos son los de Monte Maíz, una localidad de la provincia de Córdoba, y Basavilbaso, en Entre Ríos. "Pero también ocurren en distintos poblados de Buenos Aires y Santa Fe. El caso de Fabián Tomasi, a quien visitamos hace poco en Basavilbaso, es muy conocido. Este hombre trabajó con estos pesticidas durante años. Hoy padece una polineuropatía tóxica. Es una sentencia de muerte. Es terrible", relató Arach.

    Según estudios de la Universidad Nacional de Córdoba, los 8.500 habitantes de Monte Maíz sufren cinco veces más abortos espontáneos y cáncer que la media de la población mundial. También padecen un 25% más de enfermedades respiratorias. Allí, el 40% de las muertes ocurre por tumores pulmonares.

    Megaminería a cielo abierto

    Para extraer metales, la minería se alió con la química. Para obtener los que se hallan atrapados dentro de las rocas se necesita cianuro, si el metal es oro; y ácido sulfúrico, si es cobre. Ambos en grandes cantidades y mezclados con agua. Estas sustancias producen un efecto imán para los metales que se quieren capturar.

    "Esto resulta letal tanto para el ecosistema como para la salud de los humanos. Los tóxicos son derramados en grandes diques. El problema es que hay ranuras por donde se filtran y van contaminando el suelo y las napas de agua subterráneas. La ingesta de estas sustancias provoca enfermedades letales e irreversibles. No hay control posible sobre los efectos, porque el método que se utiliza es contaminante", reveló a Sputnik Cristina Martín, coordinadora de la campaña contra la megaminería 'Basta ya', de Conciencia Solidaria.

    Uno de los casos más emblemáticos es el del yacimiento minero Bajo de la Alumbrera, en la provincia de Catamarca, a unos 150 km de la localidad de Andalgalá. Es la explotación de oro más grande del país. Produce unas 190.000 toneladas de cobre y 600.000 onzas de oro anuales.

    "Fue la primera mina a cielo abierto del país. Nació en los años 90. Se extrae cobre y oro. Después de unos años la población empezó a desarrollar alergias. Más tarde aparecieron los casos de cáncer. Estas poblaciones aumentaron sus índices de cáncer en hasta un 1800%", dijo Martín.

    La empresa canadiense Barrick Gold es una de las más importantes dedicadas a la megaminería en el país suramericano.

    El principal dilema radica en que, pese a que estas prácticas son nocivas para la salud, acarrean un gran capital político desde el punto de vista del empleo.

    Además:

    Activistas argentinos prevén cancelación definitiva de fábrica de Monsanto
    El virus Zika: ¿otro cuento más?
    Argentina prorroga plan de precios controlados para ciertos productos
    Etiquetas:
    tóxicos, Conciencia Solidaria, Universidad Nacional de Córdoba, Monsanto, Cristina Martín, Adriana Arach, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik