En directo
    Rusia
    URL corto
    Investigación del caso Navalni (115)
    0 230
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Los servicios especiales siempre vigilan a los que están en contacto con los servicios de inteligencia extranjeros e instan a un cambio violento del poder, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, comentando las declaraciones del líder ruso, Vladímir Putin, sobre el opositor Alexéi Navalni.

    La víspera, el presidente ruso declaró en su rueda de prensa anual que los materiales utilizados en la reciente investigación periodística sobre el caso de Navalni dan muestras de que el opositor ruso cuenta con el apoyo de los servicios secretos de EEUU y "si es correcto, los servicios especiales (rusos) deben vigilarle".

    "Vladímir Putin dijo que los servicios especiales vigilan a los que están en contacto con los servicios de inteligencia de otros estados, y (...) a los que llaman a un cambio violento del poder etc., que puede interpretarse como una violación de la legislación vigente", dijo Peskov a la prensa.

    ​El 14 de diciembre Navalni, el canal estadounidense CNN, la revista alemana Spiegel y el portal de investigaciones periodísticas Bellingcat publicaron materiales en los que se exponen los nombres de ocho supuestos agentes rusos del servicio de seguridad FSB que habrían intentado envenenar al opositor en varias ocasiones.

    Según Navalni, los agentes de seguridad lo han seguido por las regiones rusas, incluyendo la ciudad de Tomsk desde la que partió en agosto rumbo a Moscú pero no llegó al destino porque el avión tuvo que aterrizar de emergencia en Omsk después de que el activista se sintiera mal durante el vuelo.

    Serguéi Lavrov, canciller de Rusia
    © Sputnik / Servicio de prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia
    El activista anticorrupción y las autoridades de Alemania, adonde fue trasladado a bordo de un avión medicalizado desde Rusia, afirman que lo envenenaron con una sustancia militar tóxica.

    Al mismo tiempo los materiales publicados el lunes carecen de pruebas que confirmen que las ocho personas mencionadas participasen en el supuesto envenenamiento.

    La versión de que esas personas estuviesen detrás del atentado contra Navalni se basa en sus pasajes aéreos y los datos de llamadas telefónicas a los que es imposible acceder de manera legal.

    Navalni también insiste en que los médicos rusos que le atendieron hicieron declaraciones falsas sobre el diagnóstico en el hospital donde fue ingresado en Omsk.

    Los autores de la investigación periodística tampoco tienen pruebas de que alguno de los ocho hombres mencionados en la publicación estuviese en Omsk en el periodo en el que el activista estaba hospitalizado.

    Un laboratorio militar de Alemania y, posteriormente, laboratorios de Suecia y Francia, determinaron que el opositor ruso había sido envenenado con un agente tóxico del grupo Novichok, mientras que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas declaró que en el organismo de Navalni fue hallada una sustancia similar por sus características a ese agente letal.

    Aunque el activista recibió atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos, después de su hospitalización en Omsk, los médicos rusos afirmaron que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un "trastorno metabólico".

    Moscú califica de infundada la versión alemana sobre lo sucedido con Navalni y espera respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín.

    El hospital Charité de Berlín, adonde había sido ingresado el activista ruso, informó el 23 de septiembre que Navalni fue dado de alta en estado satisfactorio y que los médicos que lo trataron no excluyen su plena recuperación.

    Tema:
    Investigación del caso Navalni (115)
    Etiquetas:
    Vladímir Putin, Alexéi Navalni
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook