En directo
    Rusia
    URL corto
    2991
    Síguenos en

    Hace 30 años el avión de transporte militar pesado soviético An-124 Ruslan dio una vuelta al mundo. En tres días, la aeronave cubrió una distancia de más de 50.000 kilómetros con tres escalas y estableció 7 récords mundiales.

    El viaje a través de dos polos del Ruslan soviético tenía como objetivo confirmar su velocidad y capacidad de carga, y demostrar también su navegación única y alta fiabilidad. 

    Sin embargo, surgió el problema de la financiación: la mayor parte de la ruta pasaba fuera de la URSS e involucraba aeródromos extranjeros, por lo que se necesitaban unos 170.000 dólares para pagar los servicios. 

    Entonces, el comandante de vuelo, general teniente Lev Kozlov, logró solucionar el problema financiero al despertar el interés de un empresario australiano, Victor D'Jamirze, respecto al proyecto. Como resultado, Melbourne se convirtió en el punto de partida y de llegada por insistencia del patrocinador, puesto que D'Jamirze quería mostrar las capacidades del avión soviético a otros representantes del círculo empresarial australiano.

    En la noche del 1 de diciembre de 1990, el An-124 despegó de Melbourne y se dirigió a la Antártida. Había dos tripulaciones en el avión que se turnaban cada ocho horas, y 24 pasajeros: hijos de los patrocinadores, representantes de las plantas de fabricación, generales.

    "El vuelo pasaba lejos de las rutas internacionales, había pocas instalaciones de comunicación y rescate, y casi no había aeródromos para aterrizajes de emergencia", contó Alla Strélnikova, participante del vuelo récord, a la revista Aviatsia y Vremia.

    Más del 90% de la ruta pasó por los cuatro océanos, donde no hay puntos de referencia, y también el avión sobrevoló la casi desierta Antártida.

    Después de ocho horas de vuelo, el An-124 alcanzó el Polo Sur, donde giró y se dirigió a Brasil. Después de repostar en Río de Janeiro, Ruslan despegó hacia África. 

    "En Marruecos, llenamos los depósitos con combustible: 220 toneladas en lugar de las 200 habituales, porque pensábamos que Petropavlovsk-Kamchatski no podría recibirnos por unas duras condiciones meteorológicas. Y eso fue justo lo que pasó", continuó Strélnikova.

    Al acercarse al Polo Norte, la tripulación recibió una notificación sobre una tormenta de nieve en Kamchatka. La pista de Petropavlovsk-Kamchatski no podía recibir el avión. El único lugar que aceptó la llegada de Ruslan fue el aeródromo Vozdvizhenka en Primorie. Los empleados lograron limpiar su pista de una capa de nieve de un metro y medio y el An-124 aterrizó allí.

    Una vez repostado, el avión volvió a despegar y se dirigió a Melbourne. En el camino, el Ruslan sobrevoló la línea cero del ecuador. Y al evitar un tifón sobre el Océano Pacífico, aterrizó a salvo en Australia. La tripulación pasó las últimas 24 horas del vuelo en el lado nocturno de la Tierra, navegando solo con instrumentos.

    El vuelo ingresó al Libro Guinness de los Récords como el más largo y de mayor duración: en 72 horas y 16 minutos el An-125 cubrió 50.005 kilómetros

    Además, el vuelo estableció 5 récords mundiales de velocidad, uno de ellos en el tramo del Polo Sur al ecuador: 681 km/h.

    El An-124 Ruslan demostró la fiabilidad de todos los componentes en condiciones meteorológicas y geofísicas adversas y cambiantes. 

    Etiquetas:
    récord de velocidad, Récords Guinness, récord mundial, Rusia, An-124
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook