En directo
    Rusia
    URL corto
    0 113
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El Ministerio de Exteriores ruso llamó a YouTube a renunciar a la moderación del contenido políticamente motivado, luego del bloqueo de un documental en el que el periodista ucraniano Andréi Laktiónov investiga el siniestro del Boeing malasio derribado en Donbás en 2014.

    "Llamamos a la administración de YouTube a revisar su decisión y, en general, renunciar a tal moderación políticamente motivada", declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, este 13 de noviembre en una rueda de prensa.

    Indicó que esas acciones violan "el derecho de los espectadores a buscar, recibir y divulgar la información y las ideas con cualquier medio e independientemente de las fronteras estatales".

    YouTube había bloqueado el documental de cara a su estreno, programado para el 12 de noviembre, alegando que "viola los principios y las reglas de la plataforma" pero luego restableció el acceso a la película, según informó el portal Ukraina.ru.

    El documental Suicidio a escala internacional: la verdad desagradable sobre la muerte del MH17 en el cielo sobre Donbás analiza la supuesta implicación de la aviación ucraniana en el accidente del Boeing malasio.

    La redacción de Ukraina.ru recibió la película de los amigos del autor, el periodista Laktiónov, fallecido el 12 de junio de 2020.

    El autor cuestiona la causa de la muerte del piloto ucraniano Vladislav Voloshin, uno de los sospechosos del caso Boeing. Según la versión oficial, murió por suicidio, pero el periodista insiste en que la verdadera causa no se estableció porque el cuerpo del piloto fue incinerado en un plazo corto.

    Entretanto, las autoridades ucranianas cerraron el caso.

    El 17 de julio de 2014, el vuelo MH17 de la compañía Malaysia Airlines, que se dirigía de Ámsterdam a Kuala Lumpur, fue alcanzado por un misil cuando sobrevolaba la provincia de Donetsk, en el este de Ucrania, zona convulsionada por los enfrentamientos entre las tropas ucranianas y las milicias. Los 298 ocupantes de la aeronave, en su mayoría neerlandeses, murieron.

    El Equipo de Investigación Conjunto (JIT, por sus siglas en inglés), formado por expertos de los Países Bajos, Malasia, Australia, Bélgica y Ucrania, afirma que el misil fue disparado desde el territorio controlado por las milicias de Donbás.

    La justicia holandesa responsabiliza del derribo del avión a tres ciudadanos de Rusia y a un ucraniano que, según la Fiscalía, no apretaron el botón para lanzar el misil, pero cooperaron supuestamente para obtener el sistema antiaéreo Buk y llevarlo al lugar desde donde se produjo el disparo.

    Al mismo tiempo, los especialistas del consorcio ruso Almaz-Antey insisten en que el misil se lanzó desde un área controlada por el Ejército ucraniano.

    El presidente ruso, Vladímir Putin, declaró al respecto que Moscú reconocería los resultados de la investigación solo si logra participar plenamente en esta labor.

    Además, recordó que Rusia había propuesto, desde un principio, llevar a cabo una investigación conjunta, pero su iniciativa fue rechazada, mientras se aceptó la participación de Ucrania, que no había cerrado el espacio aéreo sobre la zona de hostilidades.

    La excarcelación de Bogdána Ósipova

    Asimismo, María Zajárova dijó que Moscú saluda la liberación de la rusa Bogdana Ósipova de una cárcel estadounidense y seguirá esforzándose por repatriar a otros ciudadanos rusos detenidos en EEUU.

    "Reaccionamos con satisfacción a las informaciones de que la ciudadana rusa Bogdana Aleksándrovna Ósipova fue liberada de la cárcel estadounidense", expresó.

    La mujer fue liberada bajo fianza, y de momento aguarda la conclusión del juicio que revisa la sentencia sobre extorsión, precisó la diplomática rusa.

    Moscú confía en que a la mujer se le retiren todos los cargos y que le permiten regresar a Rusia y reunirse con su familia.

    "El Ministerio de Relaciones Exteriores sigue poniendo esfuerzos diplomáticos para garantizar la pronta repatriación de Bogdana Ósipova y de todos los ciudadanos que permanecen en el país bajo investigación o condenados a penas de encarcelamiento sin fundamento alguno", agregó.

    Ósipova fue arrestada en septiembre de 2017 al volver a Estados Unidos para regularizar con su exmarido Brian Mobley los asuntos relacionados con la manutención de sus dos hijas, la primera nacida en 2013 y la segunda en 2014.

    En marzo de 2019 un jurado estadounidense declaró culpable a Ósipova del secuestro de sus propios hijos por llevárselos a Rusia en 2014 en pleno proceso de divorcio con Mobley por violencia doméstica.

    La corte condenó en junio de 2019 a la mujer a siete años de cárcel, aunque desestimó el cargo de extorsión del que se le acusaba por solicitar a su exmarido el pago de alimentos para los niños.

    La pena por el secuestro ya fue cumplida (la máxima es de tres años), y a principios de este mes una corte estadounidense de apelaciones ordenó la liberación de Ósipova bajo fianza de 25.000 dólares a condición de estar presente el 8 de enero de 2021 en una audiencia en que se leerá un nuevo dictamen sobre el secuestro.

    El 4 de noviembre, la embajada de Rusia en Washington confirmó que la ciudadana rusa salió de la prisión estadounidense.

     

    Etiquetas:
    censura, YouTube, condena, Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook