En directo
    Rusia
    URL corto
    1450
    Síguenos en

    El Su-35 tiene un pasado complicado, pero un futuro prometedor. Tanto es así que este caza polivalente, pensado solo para mantener la superioridad aérea de Rusia hasta que llegue su sucesor de quinta generación, el Su-57, ahora se perfila como vehículo de combate aéreo de primer orden y que nada tiene que envidiar a sus homólogos de otros países.

    La andadura del que hoy conocemos como Su-35 empieza en la época soviética. La industria aeronáutica de la URSS optó por mejorar su Su-27 con características aerodinámicas y motores actualizados y ya en 1988 el Su-27M, como llamaron al primer ancestro del Su-35, realizó su primer vuelo.

    La historia del nuevo caza se detuvo por unos años a causa de la falta de financiación que provocó la caída de la Unión Soviética. Y es que, más allá de las tres unidades que se completaron a mediados de la década de 1990, el proyecto no pudo continuar por unos años y no fue hasta 2000 que se retomó. De hecho, a pesar de que fuera llamado Su-35, aquel caza se diferencia en muchos aspectos del Su-35S que vuela actualmente.

    El proyecto inicial del Su-27M quedó descartado y se empezó a trabajar en lo que hoy se conoce como Su-35S: la nave que emplea hoy la Fuerza Aérea Rusa y que fue concebida con la idea de reducir la brecha técnica que empezaba a emerger con respecto a otros cazas occidentales de cuarta generación.

    El nuevo Su-35S se presentó en 2007. Entre sus características destacaron sus motores Saturn AL-41F1S con empuje vectorial; su sistema fly-by-wire, que reemplaza los controles de vuelo manuales con una interfaz electrónica, el sistema de radar de antenas en fase ruso IRBIS-E, un sistema de búsqueda y seguimiento por infrarrojos y otras mejoras.

    También hay que señalar el conjunto de contramedidas electrónicas (ECM, por sus siglas en inglés) ofensivas que pueden interferir con misiles aire-aire AIM-120 AMRAAM estadounidenses y con otros misiles similares, destaca el columnista de The National Interest Mark Episkopos.

    El Su-35 sorprende por su capacidad de carga útil y su versatilidad, gracias a su misil aire-aire de corto alcance R-74 (que constituye la evolución del R-73) y al R-77, de medio alcance. El primero de ellos tiene la posibilidad de ser lanzado en modo off-boresight: usando la mira montada en el casco del piloto sin necesidad de que la aeronave apunte en dirección de su objetivo.

    Una de las cosas que distingue al Su-35 de su modelo anterior y de muchos cazas de superioridad aérea de rango similar es su capacidad de atacar objetivos en tierra.

    Todas estas mejoras permiten que Rusia no pierda superioridad aérea a la espera de su próximo Su-57, pero lo cierto es que se espera que la diferencia de rendimiento inicial entre los dos modelos sea relativamente pequeña, especialmente hasta que el primero comience a navegar con sus nuevos motores Izdelie 30, destaca el columnista.

    Rusia no es el único país en emplear estos cazas de la generación 4++: China y Egipto se han convertido en los primeros países en usarlos también. Mientras tanto, el país euroasiático tiene actualmente una flota de unas 115 unidades del Su-35S. 

    El rendimiento, la rentabilidad y la versatilidad de este caza son tales que Episkopos ve "poco probable" que Moscú intente eliminar de golpe el Su-35S, incluso cuando decenas de Su-57 fabricados en serie entren en servicio en los años por venir.

    Etiquetas:
    Su-35, Su-27, Su-57, avión de caza
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook