En directo
    Rusia
    URL corto
    Por
    0 191
    Síguenos en

    Los efectos de la pandemia de coronavirus que azota al mundo se dejan sentir en la industria de los helicópteros del mundo y Rusia no es la excepción. El grupo Helicópteros de Rusia, uno de los líderes mundiales del sector, que aglutina a los mayores fabricantes de estas máquinas en el país, desvela sus planes para afrontar la nueva normalidad.

    Andréi Boguinski, director general del grupo industrial, subraya que la pandemia dejó su huella en la cadena logística y los operadores de carga, lo que se tradujo, en particular, en retrasos de los envíos de piezas de recambio al exterior, mantenimiento técnico y servicios postventa.

    "Son asuntos que se están solucionando, pero indudablemente afectan nuestra labor (...) No podemos decir que la pandemia de coronavirus no nos ha afectado, tomamos medidas adicionales para responder a este desafío", apuntó.

    El grupo industrial planea abrir un centro de mantenimiento en Azerbaiyán en noviembre, si el coronavirus no obliga a retrasar el evento hasta el próximo año. Mantiene también negociaciones con Tailandia, un país que cuenta con varias unidades del Mi-17, el modelo más popular de la compañía.

    El sucesor del legendario Ka-27

    Boguinski anunció que la empresa tiene previsto desarrollar en los próximos cinco años el helicóptero naval avanzado Ka-65 Minoga, que sustituirá al Ka-27, una máquina creada hace más de 45 años por los ingenieros de la antigua Unión Soviética. El contrato fue firmado en agosto con el Ministerio de Defensa de Rusia en la feria internacional de defensa Army 2020, que se celebró a las afueras de Moscú.

    De momento se sabe poco del Minoga, bautizado como el asesino de los submarinos. Algunos medios avanzaron que la nueva máquina será más ligera pero más potente y estará dotada de un dispositivo de conectividad que garantiza su total integración con el mando de tropas y de combate.

    El Minoga será el primer helicóptero desarrollado desde cero con tecnologías rusas y no un diseño heredado de la URSS.

    Cooperación internacional

    La pandemia incidió en el proyecto con China para el desarrollo de un helicóptero pesado. Las conversaciones se llevan a cabo de manera telemática de cara a la firma del contrato que se ha dilatado, pese a ello altos funcionarios de China y Rusia confirmaron la intención de completar el proceso para concretar un acuerdo.

    En cuanto a la India, la compañía está pendiente de su decisión para empezar a producir en el territorio indio los helicópteros polivalentes Ka-226T, la variante modernizada del Ka-26.

    Si bien ya se ha definido a las empresas indias que participarán en el proyecto y se ha firmado un memorando de intenciones, el Gobierno de ese país aún no ha dado el visto bueno. La nación asiática planea adquirir 200 helicópteros Ka-226T, 140 de ellos se ensamblarán en su territorio, algo que se ajusta al programa Hecho en India.

    En América Latina, Helicópteros de Rusia y la Agencia para el Transporte Aéreo del país europeo obtuvieron la certificación para el Mi-171A2, un aparato de transporte civil, en Colombia, y en la actualidad dialogan a este respecto con las autoridades de Brasil.

    También se dialoga en México para la certificación del helicóptero ligero multipropósito Ansat que realizó el mes pasado su primer vuelo en el país norteamericano. México espera recibir 27 unidades en cinco años que se usarán como ambulancias aéreas. El Ansat llegó a este país de la mano de la empresa Craft Avia Center.

    ​Helicópteros de Rusia exporta a más de un centenar de países y tiene más de 8.000 máquinas volando por todo el mundo. Pese a la pandemia la empresa, una de las pocas en el mundo con capacidad para diseñar, fabricar, ensayar y dar mantenimiento a helicópteros militares y civiles, se muestra optimista de su avance en el exigente mercado.

    Etiquetas:
    producción, Rusia, Helicópteros de Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook