En directo
    Rusia
    URL corto
    Investigación del caso Navalni (105)
    1420
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Las personas que sacaron de Rusia una botella de agua con los restos del agente tóxico supuestamente utilizado contra el opositor Alexéi Navalni podrían enfrentar penas de prisión, opina el abogado Alexandr Gribakov, jefe del bufete Gribakov, Poliak y Asociados.

    El 17 de septiembre se supo que los allegados a Navalni, nada más enterarse de que sufrió un colapso en el vuelo de Tomsk a Moscú, llamaron a un abogado, subieron a la habitación del hotel en que se había alojado y recogieron todos los objetos sospechosos, entre ellos una botella abierta de agua mineral que fue enviada a Alemania y en la que expertos habrían encontrado luego los restos de un agente neuroparalizante del grupo Novichok.

    "Los allegados a Navalni podrían enfrentar hasta siete años de prisión por el contrabando de agentes químicos, si sabían que había restos de una sustancia tóxica en la botella, de conformidad con el artículo 226.1 del Código Penal de Rusia", dijo Gribakov a Sputnik.

    Al mismo tiempo, el abogado matizó que "es temprano para hablar de sanciones porque no se ha incoado una investigación penal". Gribakov calificó de "rara" la situación en que una prueba tan importante es sacada fuera del país.

    El 20 de agosto, Navalni repentinamente se sintió mal durante un vuelo de la ciudad de Tomsk a Moscú, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk. El opositor fue ingresado en el hospital de esa ciudad donde los médicos lograron salvarle la vida.

    El suceso generó una ola de especulaciones sobre un presunto envenenamiento. Tras los análisis realizados los médicos descartaron esos rumores y diagnosticaron al hombre un trastorno metabólico provocado por una fuerte caída del nivel de azúcar en la sangre.

    Después de que los médicos rusos lograran estabilizar el estado de Navalni, el paciente fue trasladado a Alemania el 22 de agosto en un avión sanitario.

    El Gobierno alemán aseguró el 2 de septiembre que su laboratorio militar había establecido que el hombre fue envenenado con un agente tóxico altamente letal, aunque no presentó ninguna evidencia concreta.

    Lo cierto es que ni los pasajeros del avión ni las personas del entorno de Navalni que le acompañaban en todo momento, presentaron síntomas del presunto envenenamiento.

    Desde Moscú tildaron de infundadas las afirmaciones alemanas y solicitaron colaboración para investigar lo que realmente sucedió, en particular, pidieron a Berlín que envíe datos concretos relativos al paciente.

    ​Hasta la fecha Alemania se rehúsa a colaborar con Rusia.

    El 14 de septiembre, 25 días después del supuesto envenenamiento con una sustancia altamente letal, Navalni fue desconectado de la ventilación mecánica. Al día siguiente el activista publicó en las redes sociales una foto rodeado de su familia en el hospital.

    Tema:
    Investigación del caso Navalni (105)
    Etiquetas:
    envenenamiento, Alexéi Navalni
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook