SPUTNIK
La todopoderosa Tula:
el lugar de donde vienen las armas de Rusia
por Denis Lukyanov

© Sputnik / Alexey Kudenko
La región de Tula es uno de los sujetos federales más destacados de la parte europea de Rusia. Es famosa por sus dulces, por su cultura del té y por las instalaciones donde se producen armas. Desde hace tiempo defiende Moscú desde el sur. Sputnik cuenta lo más importante sobre la región de Tula.
Lo que te puede ofrecer Tula
Uno de los lugares de interés más conocido de Tula es la Fábrica de Armas, la más antigua de Rusia. Se especializa en la producción de armas de fuego. Fundada a principios del siglo XVIII, la fábrica sigue suministrando al Ejército ruso el armamento que necesita. Además, en la ciudad se encuentra el Museo Estatal de Armas, fundado en 1873.
Otro lugar conocido es la ciudadela, el Kremlin. Igual que muchas otras urbes rusas, Tula contó con sus propias líneas defensivas. La más importante fue el corazón de la ciudad, precisamente el Kremlin de Tula. En la última década la ciudadela fue restaurada y hoy luce como uno de los mejores lugares de ocio.
Cerca del Kremlin de Tula se ubican el malecón Kazánskaya y la catedral de la Dormición. El primero se ubica en la orilla del principal río de la ciudad, Upa.

Fue inaugurado en 2018 y hoy es uno de los sitios más populares de la urbe. La catedral de la Dormición fue construida entre 1898 y 1902 y está ubicada cerca de la plaza de Lenin, donde cada 9 de mayo se celebra el Desfile de la Victoria.

© Sputnik / Alexey Kudenko
En las proximidades del Kremlin de Tula y de la plaza de Lenin están ubicados varios monumentos, entre ellos, el monumento al priánik de Tula. En el Museo Priánik de Tula se puede beber té con este tradicional dulce. Tula también alberga una fábrica de priániks, donde este dulce se produce en masa.

El centro de la ciudad está lleno de cafés, restaurantes y varios centros comerciales.
Finca de León Tolstói en Yásnaya Poliana
© Sputnik / Alexander Polyakov
Pero no solo Tula tiene sus lugares de interés. En la ciudad de Yásnaya Poliana, ubicada a 12 kilómetros al suroeste del centro administrativo de la región, se encuentra la finca que una vez perteneció al mítico escritor ruso León Tolstói. El autor nació, vivió, creó sus obras y fue enterrado en Yásnaya Poliana. En esta finca el legendario escritor creó sus dos obras maestras: Guerra y paz y Anna Karénina.
Geografía y naturaleza
La región de Tula es el 70 sujeto federal más grande de la Federación de Rusia. Ocupa un territorio de más de 25.000 kilómetros cuadrados. Es más grande que El Salvador, pero menos que Haití. Para recorrer el territorio de la región de Tula de norte a sur hay que cubrir 200 kilómetros. De oeste a este, unos 190. El huso horario en el territorio de la región es igual que el moscovita, UTC+3.

El clima de la región de Tula es continental moderado y tiene cuatro temporadas distintas. El invierno en este territorio es relativamente templado, especialmente en comparación con otras partes del país, como Siberia. El verano es cálido y sin temperaturas extremas.
Las temperaturas en enero en la ciudad de Tula —el centro de la región— oscilan entre los -10oC y los -6oC. El mes más cálido es julio, con temperaturas entre los 15oC y los 26oC.

Dentro de la región se encuentran numerosas reservas de minerales pertenecientes a la llamada cuenca moscovita, que es uno de los mayores yacimientos de carbón de Rusia. Se estima que estas reservas se cifran en 1.500 millones de toneladas de minerales.
Una mina en la región de Tula en los 90
© Sputnik / Oleg Lastochkin
La mayoría de los ríos de la región de Tula pertenecen a la cuenca del río Oka —que, a su vez, pertenece a la cuenca del río Volga—. El Oka es el más grande, y el único navegable de la región de Tula. Los afluentes principales del Oka son el Upá —que es el principal río de la ciudad de Tula— y el Osiotr.

Desde el punto de vista medioambiental, la región de Tula fue gravemente afectada por la catástrofe en la central atómica de Chernóbil de 1986. A causa de la lluvia radioactiva una parte de los terrenos fue contaminada, así que se hizo imposible dedicarla a la agricultura.

El accidente también afectó a la salud de una parte de los habitantes de la región. Ellos y las personas que participaron en los trabajos para minimizar los efectos de la radiación padecen de diferentes dolencias.
Historia
Las huellas de la presencia humana en el territorio de la actual región de Tula se remontan al décimo milenio antes de Cristo. Para el siglo IV d.C. los pueblos bálticos ya la habían poblado.

A ocupar el lugar de la tribu báltica llegaron los eslavos. Esta tribu eslava fue el pueblo de los viátiches. Con la creación del Estado de la Rus, la relación entre la nueva entidad y aquellos no fue fácil. En el siglo XII empiezan los intentos de convertir a los viátiches al cristianismo. Pero fue difícil convencer a los paganos. Para el siglo XIII, los viátiches desaparecieron como tribu.
La ciudad de Tula fue mencionada por primera vez en las crónicas en 1146. En el siglo XIII el territorio se sometió a la invasión mongola y permaneció bajo su yugo durante más de dos siglos.

En 1380 en la parte sureste de la actual región tuvo lugar la batalla de Kulikovo, en la que participaron al menos 60.000 personas, según las estimaciones modernas. Las fuerzas de la Horda Dorada —uno de los estados sucesores del Imperio mongol— fueron derrotadas.
Construcción de la Gran Línea de Abatís
© CC BY-SA 3.0 / Max presnyakov
Las tierras alrededor de la ciudad de Tula fueron incorporadas al Gran Ducado de Moscú —la base del futuro Estado ruso—. Entre los siglos XVI y XVII las tierras de la actual región de Tula estuvieron dentro de las fronteras del Gran Ducado de Moscú y eran constantemente saqueadas por los tártaros de Crimea desde el sur.

Para proteger al Estado de estas agresiones, Moscú creó en dicha zona la Gran Línea de Abatís: una franja defensiva cuyos restos se pueden encontrar hasta hoy.

El desarrollo industrial de la ciudad de Tula y de las tierras cercanas arrancó en el siglo XVII. En su segunda mitad, se fundó una fábrica de hierro en Tula que marcó un hito en el desarrollo de la industria metalúrgica de la región. En 1712 el emperador Pedro el Grande ordenó la creación de la Fábrica Estatal de Armas en Tula, que durante siglos ha producido armamento de la mayor calidad para el Ejército ruso.
Soldados soviéticos defienden Tula de la ofensiva nazi
Public Domain
En las siguientes décadas la ciudad y la gobernación de Tula fueron el principal centro para la producción de armas en el país euroasiático. La importancia industrial y geográfica de la región de Tula influyó en los planes de la Alemania hitleriana de conquistar la capital de la URSS. Las fuerzas nazis trataron de establecer primero el control sobre Tula, pero fracasaron. En honor a los defensores de la ciudad, Tula recibió el título de la Ciudad Heróica.
Población y cultura
En la región viven casi 1,5 millones de personas, y tiene una densidad de 60 habitantes por kilómetro cuadrado. La población se redujo considerablemente a lo largo del último medio siglo. En 1970 fue de casi dos millones de personas, y, a partir de entonces, ha ido cayendo poco a poco. Pero también hay que tener en cuenta que la población de la región aumenta en verano, cuando mucha gente se va a sus dachas.
© Sputnik / Ramil Sitdikov
Los rusos representan el 95% de la población de la región. Una minoría importante la conforman los ucranianos, los armenios, los tártaros y los bielorrusos.

Más de la mitad son cristianos ortodoxos, mientras que una minoría considerable son ateos.

También hay quienes practican el islam: son en gran medida personas de ascendencia túrquica que llegaron a la región en las últimas décadas.
Los nacidos en esta región hablan un ruso con rasgos que lo acercan en algunos casos al ucraniano. Antiguamente solía ser bastante distinto en comparación con el dialecto moscovita, que es la base para el idioma ruso estándar. Se diferenciaba de este, por ejemplo, en algunas palabras que ya no se usan. Sin embargo, con la introducción de la educación en la URSS acabó casi desapareciendo.

Las dos ciudades más grandes son Tula —de 550.000 habitantes y el centro administrativo de la región— y Novomoskovsk. Otras ciudades grandes son Donskoi, Alexin, Schokino y Uzlovaya.
Tula tiene su propia y rica gastronomía. Por ejemplo, el priánik, que es un dulce hecho a partir de una masa de harina, huevos, mantequilla, miel o azúcar con especias. O la pastila, que también es dulce y un tipo de pâte de fruits, pero al estilo ruso y normalmente hecho de manzana. La región de Tula es famosa por su cultura del té. Y es que aquí se producen samovares.

En general, la región de Tula ofrece muchas posibilidades para ser explorada y está ubicada a escasos 150 kilómetros de Moscú. Es un buen destino para el turista que quiera conocer Rusia en un solo día y ya conozca su capital y San Petersburgo.
Para ver todos los proyectos interactivos de Sputnik
© 2020 Sputnik. Todos los derechos reservados

Fotos: Sputnik, Wikimedia Commons
Texto y diseño: Denis Lukyanov