10:44 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    Rusia
    URL corto
    Por
    11170
    Síguenos en

    Un día como hoy, 5 de agosto, pero de 1905, nació el diseñador de aeronaves Artiom Mikoyán. Su enorme trabajo resultó en la creación de unos de los mejores aviones militares del mundo. Su oficina de diseño ha provisto a la URSS y Rusia con aviones de alta calidad. Sputnik recuerda el camino que cubrió el mítico ingeniero soviético.

    El nombre de los aviones de la marca MiG es conocido en todo el planeta. La primera parte de este acrónimo representa el apellido Mikoyán. Su trabajo como diseñador pasó a formar una parte integral de la historia mundial de la construcción de aeronaves. Muchos aviones de Artiom Mikoyán se consideraban los mejores de su tipo y algunos de ellos todavía están en servicio en muchos países.

    El futuro diseñador de aeronaves Artiom Mikoyán nació en el norte de la actual Armenia, en la aldea Sanahin. Sin embargo, Artiom no fue el nombre que los padres le dieron: en realidad al nacer lo llamaron Anushaván. Recibiría el nombre ruso Artiom mucho más tarde.

    Estudió en la escuela primaria de la aldea solo durante 2 años. Cuando tenía 13 años murió su padre, de ahí que su madre decidió enviarlo a los parientes que vivían en la ciudad de Tiflis —capital de la actual Georgia— donde continuó sus estudios en una escuela armenia. En 1921, Mikoyán creó una célula de Komsomol —la Unión Comunista de la Juventud— en su aldea natal.

    Artiom Mikoyán, diseñador de aeronaves soviético
    © Sputnik / David Sholomovich
    Artiom Mikoyán, diseñador de aeronaves soviético

    Con la ayuda de su hermano mayor, Anastás Mikoyán, que para aquel entonces ya se había convertido en un destacado miembro del Partido Comunista, Artiom se mudó en 1923 a la ciudad de Rostov del Don —en el sur de la Rusia actual— donde empezó a trabajar en una fábrica. Simultáneamente prosiguió con sus estudios, esa vez en la escuela de la fábrica. 

    Dos años después, en 1925, se mudó a la capital del país, Moscú, donde empezó a trabajar en una de las principales fábricas de la urbe. Aquel año, el futuro diseñador de aviones ingresa en el Partido Comunista de la Unión Soviética. En 1928 ingresó en el Ejército Rojo, donde sirvió en la Infantería. 

    Después de que dejara de formar parte del Ejército, Mikoyán ingresó en la Academia de la Ingeniería de la Aeronáutica Militar de Zhukovski. Durante sus estudios en una oficina de diseño en la ciudad de Járkov —actualmente en Ucrania— Mikoyán junto con otros estudiantes diseñó un avión ligero llamado Oktiabrionok. Este recibió elogios del Aeroclub Central del país.

    Los tiempos de guerra

    Tras graduarse, Mikoyán fue designado como el representante militar de la Primera Fábrica Estatal de Aviones, donde ejerció el control sobre la producción en masa de los cazas I-15 diseñados por el famoso ingeniero soviético y especialista en aeronáutica Nikolái Polikárpov. Durante su trabajo en el establecimiento, se destacó por su trabajo excepcional. 

    En diciembre de 1939, en la fábrica, se creó un departamento de diseño de aeronaves que pasó a estar compuesto por los mejores diseñadores de la instalación. Mikoyán se convirtió en el jefe del departamento. El segundo al mando del departamento fue Mijaíl Gurévich. Juntos trabajaron en el desarrollo del caza I-200 que pasó a ser conocido como MiG-1, llamado en nombre de los dos diseñadores.

    En abril de 1940, el caza MiG-1 despegó por primera vez. Entretanto, Mikoyán se convirtió en el diseñador principal de la Primera Fábrica Estatal de Aviones. Como resultado de un arduo trabajo y tras introducir serias modificaciones en el primer caza de Mikoyán y Gurévich, se creó el avión MiG-3 que jugó un papel importantísimo en las batallas aéreas de la Gran Guerra Patria —nombre dado en la URSS y Rusia al Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial—.

    Los aviones diseñados por Artiom Mikoyán y Mijaíl Gurévich desde los primeros días de la guerra pasaron a tomar parte en los combates aéreos contra los invasores nazis. En la fase inicial de la guerra, los aviones de la marca MiG constituían hasta el 90% de todos los cazas. Además, la escala de producción de los nuevos MiG fue enorme: solo en los primeros dos años de la Gran Guerra Patria —1941 y 1942— la fábrica produjo más de 3.000 cazas de esta marca.

    En 1942 se fundó la oficina de diseño 155. Mikoyán se convirtió en el director y diseñador principal del establecimiento. Este con el paso de tiempo pasaría a ser conocido como la empresa MiG. Después de la guerra empezó la nueva etapa en la carrera profesional del diseñador: empezó a desarrollar aviones de reacción que ayudaron a la oficina de diseño a ganar popularidad mundial.

    El apogeo del trabajo de Mikoyán

    Ya durante la fase final de la Gran Guerra Patria, varias oficinas de diseño soviéticas empezaron a competir entre sí para crear el mejor avión de reacción. En particular, Mikoyán compitió con Pável Sukhoi y Alexandr Yákovlev. 

    Inicialmente, la oficina de diseño dirigida por Mikoyan trabajó en el caza I-290 con dos motores bajo el ala. Luego, este modelo fue modernizado y se convirtió en el caza I-300 y más tarde pasó a ser bautizado como MiG-9. Precisamente este modelo se convirtió en el primer caza de reacción soviético que logró despegar. 

    La salud de Mikoyán se deterioró tanto hasta sufrir un infarto. Pero su dedicación hizo que no estuviera inactivo durante mucho tiempo y muy pronto regresó para continuar su trabajo en la oficina de diseño.

    El Gobierno de la URSS solicitó que la oficina de diseño dirigida por Mikoyán creara para finales de 1947 un nuevo caza. Como resultado de ese trabajo se creó el MiG-15 que se convirtió en el avión de reacción más producido en masa de todo el planeta. El número total de cazas fabricados de este modelo superó las 17.000 unidades. Estos aviones estuvieron en servicio en 40 países. La creación del MiG-15 fue uno de los principales triunfos de la oficina de diseño de Artiom Mikoyán.

    El primer avión militar supersónico desarrollado por su oficina de diseño fue el MiG-19. Otro modelo destacado es el MiG-21, el avión de tercera generación que también fue capaz de volar a velocidades supersónicas. Este fue producido en la Unión Soviética durante 30 años. La velocidad de vuelo del MiG-21 era el doble de la velocidad del sonido.

    Artiom Mikoyán también creó MiG-23, el primer avión soviético con un ala de geometría variable en la Fuerza Aérea de la URSS. Otro ejemplo del arduo trabajo de Artiom Mikoyán es el MiG-25, cuya velocidad fue tres veces mayor que la velocidad del sonido.

    Estas dos aeronaves fueron los últimos trabajos del diseñador: murió el 9 de diciembre de 1970 a los 65 años. El año siguiente, la oficina de diseño donde trabajó oficialmente recibió su nombre.

    Etiquetas:
    avión de caza, Rusia, MiG
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook