En directo
    Rusia
    URL corto
    0 100
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Las armas que Rusia emplaza en su región ártica son defensivas y no pueden preocupar a quien no esté ideando planes agresivos, aseguró en una entrevista con Sputnik el encargado de la cooperación ártica del Ministerio de Exteriores ruso, Nikolái Korchunov.

    "El emplazamiento de armas en un buque de guerra no debería provocar preguntas, sobre todo si estas armas no contradicen los acuerdos internacionales en los que participa nuestro país, como es el caso de los misiles de crucero de emplazamiento marítimo Kalibr", subrayó el diplomático.

    Insistió en que los contenedores con misiles Kalibr o Urаn se emplazan en los rompehielos rusos solo durante un periodo limitado para "reforzar el grupo naval de la Flota del Norte, que controla toda la Ruta del Norte así como la banquisa ártica de Rusia".

    Sin usar la fuerza

    De la misma manera, el despliegue de los sistemas S-400 en las islas árticas rusas representa "un paso lógico que sigue a la creación de un campo de radar sobre el territorio de nuestro país".

    "El sistema S-400 está destinado exclusivamente a la defensa. Su emplazamiento en el lugar que sea no tiene por qué inquietar, a menos que los que expresan esta preocupación estén ideando planes agresivos contra la zona o la instalación protegida por los S-400", recalcó Korchunov.

    El diplomático indicó que, en la región ártica, Rusia "nunca emplazó sus contingentes militares en el territorio de otros países ni concedió su territorio para el despliegue de tropas de otros países, incluidos los que no forman parte de la región".

    "Además Rusia se abstiene de organizar ejercicios militares con países no árticos en la región ya que su actividad militar en altas latitudes solo debilita la seguridad regional, aumenta la conflictividad y las tensiones", aseguró.

    Las autoridades rusas, afirmó, consideran que "el Ártico carece de problemas que requieran el uso de la fuerza" y que "todos los problemas que surgen se deben resolver por vía política, en la mesa de negociaciones".

    "Estamos convencidos de que preservar la paz y la estabilidad en el Extremo Norte, incluido en las cuestiones de la política de seguridad, es posible solo a través de un diálogo constructivo con nuestros vecinos", aclaró.

    El subsecretario del Departamento de Estado de EEUU para Europa y Eurasia, Michael Murphy, había declarado que la creciente presencia militar de Rusia en el Ártico "sobrepasa los límites de defensa" y que el Pentágono y aliados deben responder a ese hecho.

    Murphy mencionó, en particular, el nuevo comando ártico y fuerzas árticas creadas en Rusia, la restauración de los puertos y aeródromos en esa región, la construcción de una nueva infraestructura y los planes de desplegar sistemas S-400 en la península de Kola (noroeste de Rusia).

    Actitud hostil

    Sin embargo, Rusia ve que los países de la OTAN "escudándose en acusaciones de militarizar la región formuladas contra nuestro país, siguieron aumentando su potencial militar, en particular gracias a la incorporación del potencial de los países no árticos, e incrementando la escala de los ejercicios militares que se basan en el escenario de Rusia como amenaza principal", señaló.

    En particular, "la estrategia ártica que el Pentágono presentó al Congreso en junio de 2019 califica como amenazas principales el aumento de la presencia militar rusa y las medidas que adoptó nuestro país para regularizar la navegación por la Ruta Marítima del Norte que se basan en las cláusulas correspondientes de la convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982", relató.

    Los submarinos nucleares de EEUU cumplen sus servicios de combate en los mares de Bárents y de Noruega, además el Pentágono está restableciendo la Segunda Flota que controla el Atlántico Norte y una parte del Océano Ártico, enumeró.

    "Por lo general, la Administración Trump sigue poniendo énfasis en un papel especial de EEUU en los asuntos nórdicos imponiendo sus propios enfoques. A la vez, intenta impedir el incremento de la influencia de sus rivales en la región y espera reforzar sus posiciones en el uso de los recursos, gracias al apoyo de sus aliados", declaró.

    En estas condiciones, realzó Korchunov, "la actividad de Rusia para modernizar sus tropas y realizar ejercicios de preparación de combate y operativa en el Ártico no es excesiva y tiene un carácter defensivo".

    "Corresponde a la situación militar y política y no crea amenazas a la seguridad nacional de los estados árticos ni infringe los acuerdos internacionales y tiene como objetivo, entre otros, garantizar la seguridad medioambiental y las labores de rescate y científicas en el Norte", aseveró.

    Seguridad polar

    El diplomático subrayó que Rusia se esfuerza por garantizar la seguridad del Ártico porque esta región cobra cada vez más importancia.

    Por ejemplo, al Ártico corresponde "más del 10% del PIB y el 20% de las exportaciones" de Rusia.

    "Por eso Rusia está interesada en conservar el Ártico como una región de paz, de cooperación, de pocas tensiones militares y políticas", explicó.

    Korchunov precisó que el enfoque de Rusia consiste en lograr un desarrollo sostenible de la región basado en la cooperación internacional, sobre todo entre los países árticos que tienen en este tema una responsabilidad especial.

    Etiquetas:
    defensa, EEUU, desarrollo sostenible, Ártico
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook