En directo
    Rusia
    URL corto
    0 718
    Síguenos en

    El alcalde de Moscú, Serguéi Sobiánin, firmó una ley sobre la introducción de multas por matorrales del perejil Sosnovski en terrenos. Es una planta muy peligrosa para los humanos.

    Anteriormente, en 2018, medidas similares habían sido tomadas por el Gobierno de la región de Moscú. La primera en ser multada fue la empresa Junior que tuvo que pagar 400.000 rublos —algo de 5.600 dólares— por tener esta planta en sus terrenos.

    El perejil Sosnovski es una planta fototóxica, su jugo bajo la luz solar puede causar quemaduras graves.

    En 2015, el perejil Sosnovski fue reconocido oficialmente en Rusia como una hierba mala. Sin embargo, antes de eso, se consideraba un cultivo agrícola valioso. ¿Cómo pasó esto?

    El perejil Sosnovski (Heracléum sosnówskyi) de la familia Umbelliferae (apiáceas) es una gran planta herbácea del Cáucaso de más de un metro de altura. Le prestaron atención después de la Segunda Guerra Mundial, a fines de la década de 1940, cuando fue necesario restaurar la agricultura tras el conflicto bélico. 

    El científico Piotr Vavílov (¡no debe confundirse con el genetista ruso Nikolái Vavílov!) logró convencer al liderazgo de la Academia de Ciencias Agrícolas de la URSS de que el uso de Heracléum sosnówskyi para ensilado ayudaría a salvar al pueblo soviético del hambre.

    Gracias al trabajo del equipo de Vavílov, el perejil Sosnovski fue llevado al norte de la URSS, donde la planta comenzó a crecer bien en un clima frío. ¡Su rendimiento en la región de Leningrado alcanzó 1.528 quintales por hectárea!

    La planta se llamaba popularmente hierba de Stalin, pero los historiadores no saben con certeza si el líder de la URSS tomaba decisiones personales sobre el Heracléum sosnówskyi.

    Como planta forrajera también se introdujo en Letonia, Estonia, Lituania, Bielorrusia, Ucrania y la antigua República Democrática Alemana. Hasta la década de 1970, se plantó a lo largo de las carreteras para evitar la entrada de animales agrícolas y salvajes.

    Los problemas llegaron después cuando los médicos y los botánicos se dieron cuenta de lo peligroso que puede ser la planta para los humanos por contener furanocumarinas. Ya era demasiado tarde: la gigantesca hierba se había extendido hasta Escandinavia, formando unos verdaderos bosques en la parte central de Rusia.

    Aunque a los niños durante ya décadas se les explica lo peligrosa que es esta planta, cada año, millones de personas acuden a los hospitales con quemaduras graves causadas por el Heracléum sosnówskyi. Es tan tóxico que hasta puede provocar deformidades congénitas en animales y ceguera en niños que juegan con tallos huecos de plantas como con telescopios.

    Etiquetas:
    plantas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook