Sputnik
Arjánguelsk, una región rusa más grande que España que yace en las puertas del Ártico
por Denis Lukyanov

Monasterio Solovetski
Foto: © Sputnik / Vasily Batanov
La región rusa de Arjánguelsk es un lugar donde el rico legado histórico se encuentra con las bellezas naturales. Este territorio antes sirvió como la puerta rusa a Europa, pero hoy es la puerta del Estado ruso al Ártico. En esta región, cuya superficie en muchas zonas está cubierta de permafrost, vive gente muy amable que siempre da una cálida bienvenida a los turistas rusos y extranjeros.

En este proyecto, Sputnik relata lo más destacable de esta región extraordinaria del norte ruso.
Mapa de la región de Arjánguelsk sin el distrito autónomo de Nenetsia
Ubicación
Paisaje en la región de Arjánguelsk
© Sputnik / Yuly Akhromeev
La región de Arjánguelsk está ubicada en el norte de la parte europea de la Federación de Rusia. Administrativamente, forma parte del Distrito Federal del Noroeste. El distrito autónomo de Nenetsia forma parte de la región de Arjánguelsk, pero al mismo tiempo constituye un sujeto federal de Rusia que cuenta con su propia representación en organismos de la Federación.

En mayo de 2020 se anunció que Nenetsia pasará a formar parte integral de la región matriz.

Además, la región de Arjánguelsk incluye varios archipiélagos. Entre los más grandes, se encuentran la Tierra de Francisco José, Nueva Zembla y las islas Solovetski. La Tierra de Francisco José alberga el punto más septentrional de Rusia, Europa y Eurasia, mientras la isla septentrional de Nueva Zembla alberga el punto más oriental del Viejo Continente.
La región limita con siete sujetos federales rusos. Por tierra, con dos repúblicas rusas: Carelia y Komi y con las regiones de Vólogda y de Kírov. Por mar, con las de regiones de Múrmansk, de Krasnoyarsk y con el distrito autónomo de Yamalia-Nenetsia —que forma parte de la región de Tiumén; no confundir con el distrito de Nenetsia—.

El río principal de la región es el Dviná Septentrional que atraviesa su territorio y lo divide en dos. El área que ocupa la región es una llanura grande. Las alturas máximas son de 450 metros y están ubicadas en el este de la región.
Superficie
Una isla del archipiélago Tierra de Francisco José
© Sputnik / Pavel Lvov
El área que ocupa la región de Arjánguelsk es verdaderamente enorme y junto con el distrito de Nenetsia y todos los archipiélagos que forman parte de ella es superior a algunos países europeos como España o Francia.

La superficie de la región de Arjánguelsk alcanza casi 590.000 kilómetros cuadrados. Pero en comparación con España, tiene una población minúscula, solo de 1.135.000 personas. De esta manera, la densidad se cifra en menos de 2 habitantes por km2.

La mayor parte del territorio de la región de Arjánguelsk pertenece al Extremo Norte ruso. El clima difiere según la zona. En una parte considerable de la región prevalece el clima continental, mientras que en algunas zonas el tipo de clima es subártico. En el archipiélago de la Tierra de Francisco José y en Nueva Zembla el tipo de clima es ártico.
El territorio de la región de Arjánguelsk está bañado por tres mares: Blanco, de Barents y de Kara. Geográficamente, la región está cerca de la zona ártica —una parte de ella está justo dentro de dicha zona: la Tierra de Francisco José—. Al mismo tiempo, está lejos de la Corriente del Golfo, lo que influye mucho sobre el clima de la región.

La región de Arjánguelsk dispone de yacimientos considerables de hidrocarburos —petróleo y gas; sobre todo, encontrados en el distrito de Nenetsia— y de diamantes. De hecho, la región contiene el 20% de las reservas de diamantes de toda Rusia.
Tiempos pretéritos
'Labirintos' creados por los pueblos finoúgrios en las islas Solovetski
© Sputnik / Vladimir Trefilov
Antes del siglo X de la era común, los territorios que actualmente pertenecen a la región de Arjánguelsk fueron poblados por los pueblos finoúgrios. Sin embargo, pronto las primeras tribus eslavas empiezan a llegar a esta zona y crear sus asentamientos.
Public Domain
La ciudad de Arjánguelsk
El proceso del asentamiento de los eslavos en esta zona fue pacífico y las tribus que vinieron a estas tierras coexistían bastante bien con los pueblos autóctonos.

Las olas de los eslavos que llegaban a esta zona aumentaron a mediados del siglo XIII a causa de la invasión mongola de la Rus de Kiev. Cuando la mayor parte de las tierras rusas cayó bajo el yugo mongol, una cantidad grande de personas desplazadas se dirigió al extremo norte.

En aquella época, estas tierras pertenecieron a la República de Nóvgorod, pero después de una serie de conflictos con el Principado de Moscú en el siglo XV el territorio de la actual región de Arjánguelsk pasó a formar parte del naciente Estado ruso con el centro en Moscú. Justo en aquellos tiempos, dicho territorio empezó a jugar un papel importante en la economía y la política de las tierras rusas.

A finales del mismo siglo, el Principado de Moscú envió a los mercados europeos el primer lote de trigo y lo hizo a través del puerto Jolmogori, ubicado en dicho territorio.
En 1553, un buque inglés llegó a las costas que hoy pertenecen a la región de Arjánguelsk. La misión inglesa buscó un camino corto a China y la India, pero llegó al Zarato ruso. El resultado de esta coincidencia fue el establecimiento de las relaciones diplomáticas y comerciales entre Inglaterra y el Estado moscovita.
La grandeza y el ocaso de Arjánguelsk
Tanque inglés que fue usado durante la guerra civil rusa
© Sputnik / Rudolf Kucherov
Para finales del siglo XVII, la ciudad de Novo-Jolmogori, que luego pasó a ser conocida como Arjánguelsk, se convirtió en el principal puerto del Estado ruso. La ciudad representaba entre 60% y 80% del comercio exterior del país eslavo. A través de esta localidad, Rusia exportaba pan, madera, piel, resina y otros productos.
Pedro el Grande
© Sputnik / Pavel Lvov
La importancia de la región de Arjánguelsk alcanzó su pico durante el reinado del primer emperador ruso, Pedro el Grande. En 1693, el zar llegó a la ciudad para fundar un astillero donde pronto arrancó la construcción de las dos primeras naves.

Sin embargo, con la fundación de San Petersburgo en mayo de 1703, Arjánguelsk empieza a perder su importancia porque la nueva urbe en el mar Báltico rápidamente se convirtió en el centro del comercio exterior de Rusia.
En la época de la guerra civil rusa, el territorio de la actual región de Arjánguelsk entre 1918 y 1920 estuvo bajo el control de las fuerzas de la Triple Entente y el movimiento blanco —las fuerzas antibolcheviques— y perteneció a la llamada Administración Suprema de la Región Norte, también conocida como Rusia del Norte. Después de la guerra, este territorio fue incorporado a la Rusia socialista.
Fuerzas intervencionistas en el norte de Rusia
© Sputnik
En 1919 los bolcheviques crearon el primer campo de prisioneros —parecido a lo que es más conocido como gulag— en el territorio de la actual región de Arjánguelsk, conocido como campo Solovkí para propósitos especiales.

Estaba ubicado en las islas Solovetski. En julio de 1929 fue creado el Distrito Nacional de Nenetsia, que con el paso de tiempo sería renombrado como Distrito Autónomo de Nenetsia.
En septiembre de 1954, en el archipiélago de Nueva Zembla, se inauguró el polígono nuclear. En los años siguientes, allí se llevarían a cabo numerosas pruebas atómicas.

En mayo de 2020 se ha propuesto unir el Distrito Autónomo de Nenetsia con la región de Arjánguelsk por completo. Se ha firmado un memorándum entre los dos sujetos federales y está previsto que en el futuro se celebre un referéndum en el que la población de las dos regiones decidirá si se fundirán.
Población y cultura
Un hombre pomor
© Sputnik / Vladimir Vyatkin
La mayoría de los 1.135.000 habitantes de la región de Arjánguelsk son rusos. Este grupo étnico representa el 93% de la población de este territorio. Otros grupos étnicos importantes son los ucranianos y los nénets. Estos últimos cuentan con su propio sujeto dentro de la Federación, pero como ha sido mencionado arriba este, al mismo tiempo, forma parte de la región de Arjánguelsk.

Los nénets dentro del Distrito Autónomo de Nenetsia representan solo el 18% de la población, mientras la mayoría pertenece a los rusos, con el 63%. Otro grupo importante en Nenetsia son los komi-zirianos que representan el 9% de la población del distrito autónomo. La población entera de Nenetsia se cifra solo en un poco más de 44.000 habitantes.
Dentro de la población rusa de la región de Arjánguelsk, se destaca un subgrupo étnico conocido como los pomores. Estos son los descendientes de los colonos rusos más antiguos que se asentaron a lo largo de la costa del mar Blanco. Una parte considerable de su zona de asentamiento se encuentra dentro de las fronteras de la región de Arjánguelsk. Genéticamente, los pomores representan una mezcla de los eslavos con los pueblos finoúgrios —autóctonos de la región—.

El principal idioma de los habitantes de toda la región de Arjánguelsk es el ruso. Los nénets hablan en su propio idioma, aunque la mayoría también habla el ruso. El dialecto de los pomores es una de las curiosidades de esta región rusa. Si bien lingüísticamente es considerado parte del idioma ruso, algunos rusoparlantes que no han sido expuestos previamente a este dialecto pueden tener dificultades para entender lo que dice un hablante del dialecto pomor.

Los habitantes de la región en su mayoría son cristianos ortodoxos o ateos. Una parte de los pomores pertenece a la Iglesia ortodoxa de Rusia, mientras la otra, a la Iglesia vieja ortodoxa de los pomores. Los habitantes de la etnia nénets practican chamanismo y animismo.
Lugares de interés
El Monasterio Solovetski
© Sputnik / Vladimir Trefilov
Una de las principales atracciones turísticas de la región de Arjánguelsk son las islas Solovetski, en el mar Blanco, donde se encuentra el monasterio Solovetski. Fue creado entre 1429 y 1430 y durante mucho tiempo sirvió no solo como un monasterio, sino también como una prisión para los enemigos del zar. Durante la guerra de Crimea fue atacado por los buques ingleses. En los tiempos soviéticos, el monasterio y las islas en general sirvieron como un campo de prisioneros.

Después de la disolución de la URSS, el monasterio fue restaurado. En 1992 la reserva-museo de las islas Solovetski fue incluida por la Unesco en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Otro lugar importante ubicado en la región es el cosmódromo de Plesetsk, ubicado a 300 kilómetros al sur de la ciudad de Arjánguelsk. Desde este cosmódromo se lanzan cohetes espaciales que pertenecen tanto al Ministerio de Defensa ruso como a Roscosmos, es decir, de uso militar y civil.
En los años 1970 y 1980 en Plesetsk se realizaron hasta el 40% de todos los lanzamientos de cohetes espaciales. El número total de lanzamientos alcanza 1.600. La cantidad de aparatos espaciales lanzados alcanza 1.950.

Nueva Zembla es un archipiélago en el océano Glacial Ártico, entre los mares de Barents y de Kara. Durante años, en este archipiélago se realizaron pruebas de armas atómicas. Entre 1955 y 1990, se realizaron 132 explosiones atómicas: 87 en la atmósfera sobre el archipiélago, tres bajo el agua y 42 bajo la tierra. En los años 1990, cuando concluyó la Guerra Fría, las pruebas fueron suspendidas y hoy los militares rusos se ocupan solo de las investigaciones en el ámbito de sistemas de armamento nucleares.

La Tierra de Francisco José, el archipiélago ubicado en el extremo norte de la región de Arjánguelsk, juega un papel muy importante en el fortalecimiento de las posiciones rusas en el Ártico. Actualmente el país euroasiático cuenta con un base de gran envergadura: Trébol Ártico. En general, todo el territorio de la región sirve como una plataforma para el aumento de la presencia rusa en la región ártica. Es de esperar que con el paso del tiempo la importancia de este sujeto federal crezca.
Para ver todos los proyectos interactivos de Sputnik
© 2020 Sputnik. Todos los derechos reservados

Fotos: Sputnik, Wikimedia Commons
Texto y diseño: Denis Lukyanov