04:43 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Rusia
    URL corto
    21013
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — En las condiciones de la lucha contra el coronavirus no se puede paralizar la economía y el funcionamiento de las empresas de importancia sistémica, declaró el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en una videoconferencia con los gobernadores de las regiones del pais.

    "Por supuesto, no se puede paralizar la economía, suspender el transporte de mercancías y de pasajeros entre las regiones, limitar masivamente el trabajo de las empresas independientemente de la situación real, incluso cuando hay casos aislados de infección en la región. Debemos entender qué daño y qué consecuencias devastadoras esto podría causar", dijo Putin.

    Agregó que "en cada región de la federación se formará una lista regional de empresas que tienen un papel importante y sistémico para la economía de la región".

    "Una vez más, pido a los jefes de las regiones que tomen en consideración los problemas de cada empresa, para ayudar a garantizar su sostenibilidad, preservar los empleos y buscar soluciones puntuales", dijo el jefe del Estado.

    Subrayó que es extremadamente importante "minimizar los efectos de la crisis, aliviar el golpe contra los negocios que sufren grandes pérdidas".

    El mandatario ordenó al Gobierno y el Banco Central de Rusia que elaboren en un plazo de cinco días un programa de apoyo adicional a los negocios, que "debería permitir a las empresas mantener el empleo y los ingresos del personal"

    Putin también llamó a crear condiciones para que todas las compañías puedan volver a su funcionamiento normal.

    "Como una ayuda adicional urgente, propongo extender a todas las pequeñas y medianas empresas afectadas un aplazamiento del pago de las contribuciones del seguro a los fondos sociales por un período de seis meses, como ya lo hemos hecho para las microempresas", dijo.

    Al mismo tiempo agregó que la deuda de las pequeñas y medianas empresas debe reestructurarse y pagarse en partes. 

    El presidente también dijo que Rusia tiene experiencia en superar crisis.

    "Nuestra situación macroeconómica es estable, nuestra deuda estatal es mínima y tenemos un colchón financiero de seguridad", declaró Putin.

    Además, Putin afirmó que las próximas 2 o 3 semanas serán decisivas en la lucha contra el COVID-19.

    El mandatario destacó que se han enfrentado a la amenaza de coronavirus "muestra que las más complicadas, las más difíciles son las primeras cuatro o cinco semanas desde el inicio de la epidemia".

    "Para el desarrollo de nuestra situación serán decisivas las próximas dos o tres semanas", dijo Putin. 

    Durante ese período, según el líder ruso, se necesitarán "la máxima concentración de todos los recursos y el cumplimiento más estricto de las recomendaciones de los médicos, así como de las medidas de prevención que se están tomando en cada región".

    Además, el presidente resaltó la necesidad de "luchar por la vida de cada persona en cada región".

    Putin indicó que a pesar de que es imposible decir con el 100% de certeza cómo se desarrollará la situación en los sectores sanitario y económico, en el país y en todo el mundo en general, se debe trabajar en las "posibles opciones de desarrollo de la situación" y elaborar "un plan de acciones para cada una de ellas".

    Capacidad de centros médicos

    Asimismo, agregó que la tarea principal de todas las regiones de Rusia consiste en mantener en estado de alerta todos los centros médicos y aumentar su capacidad de recibir pacientes.

    "Empezaré por una tarea impostergable, común para todas las regiones. Se trata del estado de alerta de todos los centros médicos, así como del aumento considerable de sus recursos y capacidades, ahora es algo prioritario", dijo.

    El presidente subrayó que el financiamiento ya fue asignado y llegó a las regiones, "incluidos los más de 33.000 millones de rublos (unos 435 millones de dólares) destinados al despliegue de camas adicionales especializadas y totalmente equipadas en hospitales y unidades de enfermedades infecciosas", dijo Putin.

    Putin señaló que otros 13.000 millones de rublos (unos 170 millones de dólares) fueron destinados a la adquisición de equipos médicos, incluidos los ventiladores pulmonares y las ambulancias, que comenzarán a llegar a las regiones este mes.

    El líder ruso llamó además al Gobierno a utilizar todas las posibilidades de los centros médicos federales en la lucha contra el coronavirus, pero instó al mismo tiempo a tomar en cuenta su especialización.

    "Entiendo muy bien que tienen su especialización, pero ahora debemos utilizar todos nuestros recursos", advirtió.

    Por otra parte, el mandatario aseguró que todas las regiones no deben actuar de acuerdo a un mismo guion, pues eso resultaría poco eficaz.

    Además, declaró que las autoridades rusas deben establecer para los médicos que trabajan con los pacientes enfermos de COVID-19 los mismos seguros que para los militares.

    "Será correcto tomar una decisión más, en particular establecer para ellos (los médicos que luchan contra el coronavirus) los seguros del presupuesto federal, los mismos que tiene el personal de las Fuerzas Armadas de Rusia", dijo en una teleconferencia con los jefes de las regiones rusas sobre la lucha contra el COVID-19 en el país.

    Putin afirmó que el Gobierno ruso establecerá "pagos adicionales a los médicos, las enfermeras y el personal sanitario por las condiciones de trabajo especiales y la carga elevada".

    "Ya se asignaron más de 10.000 millones de rublos [unos 132 millones de dólares] del presupuesto federal para estos objetivos, que pronto serán destinados a las regiones", apuntó.

    El presidente ruso precisó que a partir de este mes y hasta junio los médicos que trabajan con los pacientes contagiados por el SARS-CoV-2 recibirán una remuneración adicional de 80.000 rublos mensuales (unos 1.000 dólares); los enfermeros, asistentes médicos y médicos de ambulancias, 50.000 rublos mensuales (unos 660 dólares); y los paramédicos, 25.000 rublos mensuales (unos 330 dólares).

    Putin no ve alternativas a la cuarentena

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se dirigió también a los ciudadanos para decirles que comprende su cansancio por estar encerrado en casa pero reconoció que por ahora no queda más remedio.

    "Quisiera dirigirme a todos los ciudadanos de Rusia. Comprendo que ya se han acumulado el cansancio y el peso de los problemas financieros y otros de la vida cotidiana. Se ha roto el habitual ritmo de vida. Para la mayoría resulta fastidioso estar entre cuatro paredes, pero actualmente no hay otra opción", dijo.

    El presidente instó a soportar el régimen de aislamiento domiciliario, señalando que de la disciplina y el sentido de responsabilidad de cada uno depende el logro del punto de inflexión en la lucha contra el COVID-19.

    Cada día que pasa confirma que la sociedad rusa se ha cohesionado, muchas personas actúan con entrega total, millones de personas se ayudan unas a otras, constató Putin y destacó especialmente la proeza diaria del personal médico.

    "Quizás por primera vez en los últimos decenios hemos sentido con tanta fuerza la importancia y el carácter insustituible de su trabajo", reveló.

    También dijo que se amplía el movimiento de voluntarios, al que se incorporan personas de diversas profesiones, incluidos deportistas, actores y periodistas.

    "En esta nueva realidad ha surgido mucha demanda de las mejores cualidades de cada uno de nosotros", subrayó. 

    Actualmente en Rusia hay 8.672 casos confirmados de la enfermedad COVID-19, mientras 63 pacientes fallecieron. 

    Etiquetas:
    economía, Rusia, Vladímir Putin
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook