SputniK
Crimea, la península que entró en una nueva era junto a Rusia


Nido de golondrina
Foto: © Sputnik / Konstantin Mikhalchevsky

Crimea siempre ha sido un lugar de gran interés para muchos pueblos, pues goza de una gran diversidad étnica y religiosa. Esto explica bien por qué la península tiene una historia tan rica. Su importante posición geoestratégica fue la razón por la que a menudo se convertía en el escenario de sangrientas batallas.

Sin embargo, la península destaca no solo por su historia, sino también por la enorme belleza de su naturaleza. Ahora Crimea está abriendo nuevos horizontes gracias a que forma parte de la Federación de Rusia.
Mapa de Crimea en Rusia
CC BY-SA 3.0 / B1mbo
Superficie
27.000 km2
Habitantes
2.284.400
Densidad
84 hab/km2
Huso horario
UTC+3
La geografía de la península
Montes de Crimea
© Sputnik / Mikhail Patlis

La península de Crimea está ubicada en la parte sur de Europa del Este y está bañada por las aguas del mar Negro y del mar de Azov. Al norte limita con Ucrania, mientras que al este está conectada por puente con la región rusa de Krasnodar. De acuerdo con la división administrativa de la Federación de Rusia, la península está dividida en dos regiones: la república de Crimea y la ciudad federal de Sebastopol.

La superficie de la península es de 27.000 kilómetros cuadrados, que es aproximadamente comparable con la superficie de Haití. La geografía es muy diversa, a pesar de que ocupa un espacio relativamente minúsculo.

Se divide en tres zonas: la estepa, los Montes de Crimea y la costa sur. Estas tres zonas determinan también su diversidad climática. La parte norte de Crimea tiene un clima continental, mientras que el sur es de clima subtropical.
El clima de la capital de Crimea, Simferópol:

en enero se sitúa entre -2,9ºC y 3,9ºC
en junio entre 13,9ºC y 25,7ºC
Primavera en Crimea
© Sputnik / Sergey Malgavko

Los montes de Crimea separan la estepa de la costa sur y sirven como una barrera natural que divide la península en dos. El punto más alto de la región se encuentra a 1.545 metros de altura y lleva el nombre de Román Kosh. El río más largo es el Salguir, que atraviesa la ciudad de Simferópol. En la península de vez en cuando suceden terremotos, pero en la mayoría de los casos sin consecuencias desastrosas.

Crimea tiene, entre otras cosas, varios yacimientos importantes de recursos minerales, como petróleo, hierro y peloides termales —barros terapéuticos—. Estos últimos son una de las razones que impulsan el turismo.

Muchos turistas en general vienen a la península para curarse, y los crimeos tienen mucho que ofrecer a los demás habitantes de Rusia: un clima cálido y numerosos balnearios ubicados en diferentes partes de la costa sur.
Tiempos pretéritos
Catedral de Volodimiro en Sebastopol
© Sputnik / Vasily Batanov

Unos de los habitantes más antiguos de Crimea eran los tauros, que vivían en la parte montañosa de la península y en la costa sur, mientras que la parte norte estaba dominada por los pueblos escitas. Hacia el siglo VIII a.C. los colonos griegos empezaron a poblar la península. Su dominio ha dejado una profunda huella en su cultura y en su historia. Los griegos fundaron numerosas ciudades y ciudadelas.

En el siglo I a.C. Crimea pasó a formar parte del Imperio romano, y fue así hasta el siglo IV. Entretanto, en el siglo III una parte significativa fue conquistada por los godos, quienes jugarían un papel importante en el destino de la península durante los siglos venideros. Los godos se mezclarían más tarde con los griegos, aunque el idioma gótico se hablaría en Crimea hasta finales del siglo XVII.
A partir del siglo IV la península sufrió numerosas invasiones de diferentes pueblos nómadas, entre ellos los hunos y los jázaros. En el siglo VIII una parte de Crimea pasó a ser dominada por príncipes eslavos hasta finales del siglo XI. Precisamente en Crimea fue bautizado el príncipe Vladimiro, quien luego bautizaría a toda la Rus de Kiev. En el siglo XIV aparecen y entran en juego el Principado de Teodoro —godo-griego— y las colonias genovesas.

En 1441 se forma el Kanato de Crimea independiente en las partes central y norte de la península. Pero su soberanía no duró mucho, pues en 1475 las fuerzas otomanas conquistaron el Principado de Teodoro y las colonias genovesas y el Kanato se convirtió en vasallo de Estambul. El dominio otomano en la península duró tres siglos, durante los cuales casi todos los pueblos de la península pasaron a llamarse tártaros de Crimea, el pueblo que hoy es considerado autóctono de la península.
El inicio de la era rusa en Crimea
Banderas de Rusia cerca de la estación ferroviaria en Simferópol
© Sputnik / Mikhail Mokrushin

En 1774 terminó la guerra ruso-turca y el Kanato de Crimea se independizó del Imperio otomano. La emperatriz Catalina II de Rusia planteó la posibilidad de incorporar la península al Imperio ruso a causa de su enorme importancia estratégica, y lo hizo en 1783. Aquel año también se fundó la ciudad de Sebastopol.

Entre 1853 y 1856 la península estuvo sumida en la guerra de Crimea. Entonces la coalición compuesta por los imperios otomano, británico y francés desembarcó en las costas crimeas y tomaron el control sobre una importante parte del territorio. El conflicto terminó con la pérdida del Imperio ruso, pero San Petersburgo retuvo el control sobre Crimea.
Los primeros años del siglo XX estuvieron marcados por varios eventos catastróficos para la península. Entre 1917 y 1920, Crimea se vio azotada por la guerra civil rusa. Luego vino la hambruna, que duró hasta 1923. Las décadas que siguieron tampoco fueron fáciles.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupada por la Alemania nazi. El territorio de Crimea fue definitivamente liberado en 1944. Aquel año también tuvo lugar la deportación de los tártaros de Crimea, orquestada por Iósif Stalin.

En febrero de 1945 se celebró la Conferencia de Yalta entre los líderes de EEUU, el Reino Unido y la URSS, en la que se discutió el destino del mundo después de la guerra. La región de Crimea pasó a formar parte de la Ucrania socialista por el decreto del entonces líder de la Unión Soviética, Nikita Jruschov. Por fin, en 1987 los tártaros de Crimea empezaron a regresar a la península.
Después de la disolución de la URSS, Crimea siguió formando parte de Ucrania, ahora independiente. Pero todo cambió en 2014. Después del golpe de Estado en Ucrania, los habitantes de esta región expresaron su deseo de reunificarse con la Federación de Rusia que fue lógico teniendo en cuenta que la mayoría de los habitantes de la península son rusos. En marzo de 2014 se celebró un referéndum en el que la mayoría absoluta votó por el ingreso de la península como parte de Rusia.
Todo para el pueblo
Puente de Crimea
© Sputnik / Konstantin Mikhalchevsky

Hoy en día los rusos constituyen la mayoría de la población de las dos regiones crimeas. De acuerdo con las estimaciones hechas en 2014, los rusos son el primer grupo étnico (el 65%), mientras que los ucranianos constituyen el 15% y los tártaros de Crimea, el 10%. Los grupos religiosos principales son los cristianos —en su mayoría son los representantes de los pueblos eslavos— y los musulmanes —en su mayoría son los tártaros de Crimea—.

Con la incorporación de Crimea en la Federación de Rusia, Moscú empezó a prestar mucha atención a las libertades religiosas en la región. En particular, comenzó la construcción de numerosas mezquitas en diferentes partes de la península.

En la capital de la república de Crimea se erige la Gran Mezquita de Simferópol. Además, los tártaros de Crimea gozan de otras libertades. Por ejemplo, Rusia financió el lanzamiento de la cadena Millet que emite una gran parte de sus programas en su idioma.
Las ciudades más grandes de Crimea son Simferópol y Sebastopol. Otras localidades grandes son Eupatoria y Kerch, mientras la mayoría de las grandes ciudades se encuentra en la costa sur, entre ellas, Yalta, Feodosia, Alushta, Sudak y muchas otras.

Con tal de conectar estas ciudades con el resto de Rusia fue construido el puente de Crimea, y se está construyendo la autopista Taurida, que atravesará toda la región. Está previsto que la autopista sea inaugurada en diciembre de 2020.

Sin duda el más importante componente de la economía de la península y del bienestar de la población crimea es el turismo. Es uno de los destinos más populares para los turistas de otras regiones de Rusia. La península tiene un potencial enorme y Rusia aprovecha cada oportunidad para desarrollar la infraestructura en la península. Y es de esperar que en los años venideros Crimea siga avanzando.
Para ver todos los proyectos interactivos de Sputnik
'); if ($('#rec171001956 .t-btn[data-btneffects-first], #rec171001956 .t-submit[data-btneffects-first]').outerWidth() > 230) { $('#rec171001956 .t-btn[data-btneffects-first] .t-btn_wrap-effects, #rec171001956 .t-submit[data-btneffects-first] .t-btn_wrap-effects').addClass('t-btn_wrap-effects_md'); } if ($('#rec171001956 .t-btn[data-btneffects-first], #rec171001956 .t-submit').outerWidth() > 750) { $('#rec171001956 .t-btn[data-btneffects-first] .t-btn_wrap-effects, #rec171001956 .t-submit[data-btneffects-first] .t-btn_wrap-effects').removeClass('t-btn_wrap-effects_md'); $('#rec171001956 .t-btn[data-btneffects-first] .t-btn_wrap-effects, #rec171001956 .t-submit[data-btneffects-first] .t-btn_wrap-effects').addClass('t-btn_wrap-effects_lg'); } });
© 2020 Sputnik. Todos los derechos reservados

Fotos: Sputnik, Wikimedia Commons
Texto: Sputnik
Diseño: Denis Lukyanov