En directo
    Rusia
    URL corto
    El 75 aniversario de la victoria sobre el nazismo (117)
    5536
    Síguenos en

    El Holocausto fue, sin duda, una de las mayores tragedias del siglo XX. Pero incluso hoy día, a 75 años del fin del exterminio judío, la cuestión de la complicidad en aquella catástrofe sigue dividiendo a países.

    Este 23 de enero, la fundación World Holocaust Forum y el Instituto Yad Vashem —la institución oficial israelí constituida en memoria de las víctimas del Holocausto— celebran el aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en la actual Polonia.

    El presidente polaco, Andrzej Duda, no viajará a Israel porque los organizadores del evento en Israel se negaron a darle la palabra. En Varsovia celebrarán su propio evento el 27 de enero, por lo que están haciendo todo lo posible para restarle importancia a las festividades israelíes.

    Sin embargo, los líderes de Estados, incluyendo el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, el presidente francés, Emmanuel Macron, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, el presidente italiano, Sergio Mattarella, y el presidente ruso, Vladímir Putin, viajarán a Jerusalén y no a Varsovia.

    La historia de Europa del Este en blanco y negro

    A finales de diciembre, Putin hizo una serie de declaraciones críticas sobre la política polaca en el período entre las dos guerras mundiales (1918-1939) y la posición de Europa respecto a las causas de la Segunda Guerra Mundial.

    El mandatario ruso se refirió a una resolución del Parlamento Europeo, en la que se afirma que la Segunda Guerra Mundial comenzó "directamente como resultado de la firma" del pacto de no agresión entre la URSS y la Alemania nazi en 1939, conocido también como el pacto Ribbentrop-Mólotov

    Putin citó una nota de 1938 del embajador polaco en Berlín, Józef Lipski, al ministro de exteriores de Polonia, Józef Beck: "A él (Hitler) le llamó la atención la idea de resolver el problema judío mediante su emigración a las colonias de manera consensuada con Polonia, Hungría y posiblemente Rumanía (aquí le respondí que si se resuelve [el problema judío], le erigiremos un hermoso monumento en Varsovia)".

    "En Polonia, las palabras de Moscú provocaron un aluvión de declaraciones al más alto nivel. Sin embargo, al comparar el contenido de estos comentarios con lo que Putin dijo en realidad, se llega a la conclusión de que el tema de discusión no es lo que Putin dijo, sino lo que los polacos creen que dijo", explica el columnista de Sputnik y analista político Alexander Kwasniewski.

    Polonia y el antisemitismo

    Por supuesto, es posible expresar indignación y explicar que el entusiasmo mostrado por el embajador Lipski no es más que una parte de los juegos diplomáticos, como insiste su biógrafo Marek Kornat. Este considera que es su deber justificar a Lipski y añade que durante la Segunda Guerra Mundial luchó contra los alemanes como si esto pudiera expiar sus opiniones antisemitas, continúa el politólogo.

    "El presidente ruso no ha dicho nada que no sepan los historiadores y los que saben algo de la historia. El hecho es que para algunos, los hechos históricos adquieren un significado especial cuando es Putin quien habla", destaca Kwasniewski.

    Nadie se indignó cuando el historiador alemán Rolf-Dieter Mueller en su libro El enemigo está en el Este. Los planes de Hitler para la guerra contra la URSS en 1939 escribió que los polacos buscaban el favor de Adolf Hitler, planeaban una campaña contra la URSS juntos y la solución final de la cuestión judía.

    Putin ni siquiera mencionó el maltrato que la minoría judía sufrió en Polonia durante el período entre guerras. No dijo nada sobre la medida discriminatoria que asignaba asientos especiales en el colegio para las minorías nacionales, incluyendo a los judíos, o sobre la práctica de restringir el número de judíos en las universidades polacas.

    Putin no mencionó las circunstancias de la muerte a manos de un nacionalista polaco de Gabriel Narutowicz, el primer presidente de Polonia, que fue apoyado por izquierdistas y minorías nacionales y por lo tanto se ganó el apodo de presidente de los judíos. Putin no recordó la expedición polaca a Madagascar para encontrar un lugar para el reasentamiento de los judíos, solo dijo que el embajador polaco Józef Lipski expresó su creencia de que los planes de Hitler para librar a Europa de los judíos serían bien aceptados en Polonia.

    Mujeres y niños hebreos llegan al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en Polonia
    Mujeres y niños hebreos llegan al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en Polonia

    "Si alguien está indignado por las acusaciones de antisemitismo de los polacos, que hurgue en la historia antes de expresar su indignación, y conocerán la tolerancia polaca en todo su esplendor", cree el analista.

    Una protesta contra 'la agresión del Kremlin'

    Putin no está de acuerdo con la tesis propuesta por los polacos y los bálticos de que el pacto Ribbentrop-Mólotov fue el desencadenante de la Segunda Guerra Mundial. Por su lado, llamó la atención hacia la llamada política de apaciguamiento de Hitler que culminó con la división de Checoslovaquia en Múnich en 1938, donde Polonia fue uno de los beneficiarios. Política de apaciguamiento es el término que los historiadores le dieron a los intentos del primer ministro de Reino Unido, Neville Chamberlain, de prevenir una guerra con la Alemania de Adolf Hitler antes de la Segunda Guerra Mundial.

    Los políticos polacos se indignaron por las palabras de Putin. Como resultado, el Sejm —la Cámara Baja del Parlamento polaco— aprobó una resolución que condena la "manipulación y la falsificación de la historia" por parte de Moscú.

    A los políticos les ayudaron algunos historiadores, entre los que destaca el ya mencionado Marek Kornat. En una entrevista con el portal wPolityce dijo que "los rusos, por supuesto, liberaron al campo de Auschwitz, pero no a Polonia". 

    A su juicio, "el criminal imperio totalitario de la esclavitud no puede llevar la libertad a otras naciones", aunque sí puede liberar campos de concentración. "La libertad solo se trae por aquellos que la poseen", dijo Kornat. No obstante, "en el caso de los judíos encarcelados en los campos de concentración (así como de los prisioneros de otras nacionalidades) fue una verdadera liberación".

    Parece que el investigador quiere decir que como los polacos no fueron liberados de verdad, no hacía falta liberarlos, ironiza Kwasniewski.

    Qué dirán Putin y Duda en sus correspondientes ceremonias

    Los políticos polacos no aceptan la ceremonia del aniversario de la liberación de Auschwitz que se celebrará en Jerusalén el 23 de enero, y tratan de disminuir su importancia de todas las maneras posibles y contraponerle su propio evento.

    ¿De qué hablará Putin en Jerusalén? Kwasniewski cree que de los intentos de disminuir la responsabilidad nazi en la Segunda Guerra Mundial pueden promover el resurgimiento del nazismo en Europa y llevar a más tragedias. Lo escucharán los representantes de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Alemania.

    Putin recordará el gran y sacrificio de sangre de los soldados soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial que no puede ser olvidado, a pesar de que sus tumbas están siendo destruidas y se está haciendo todo lo posible para eliminar de la memoria pública toda evidencia del papel de la Unión Soviética en la derrota de la Alemania de Hitler.

    No obstante, es muy poco probable que el presidente ruso ataque a Polonia directamente ya que no es su estilo, advierte Kwasniewski.

    Mientras tanto, el presidente Duda está planeando las celebraciones como el comienzo de su campaña electoral, cree el analista, y se centrará más bien en los ataques a Rusia, cuyo representante, con el rango de embajador, no le podrá responder.

    El presidente polaco, estimulado por el apoyo de la embajadora de EEUU en Varsovia, Georgette Mosbacher, quien tuiteó que Hitler y Stalin "habían acordado iniciar la Segunda Guerra Mundial", no se abstendrá de expresar su propia visión de la historia, opina el columnista a Sputnik.

    "Es de esperar que durante su discurso mencione el tema del comunismo, que no era menos amenazador que el fascismo. Será una sustitución de las nociones, pero encajará en la interpretación polaca de la historia. La única interpretación correcta, desde la perspectiva de Varsovia", concluye.

    Tema:
    El 75 aniversario de la victoria sobre el nazismo (117)
    Etiquetas:
    Rusia, Polonia, judíos, Holocausto, nazismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook