Widgets Magazine
07:36 GMT +316 Septiembre 2019
En directo
    La Embajada de EEUU en Moscú

    El día que un enfermo mental casi hizo volar la Embajada de EEUU en Moscú

    © Sputnik / Natalia Seliverstova
    Rusia
    URL corto
    4440
    Síguenos en

    El general Guennadi Záitsev, comandante jubilado del Grupo Alfa de las Fuerzas Especiales de Rusia contó a Sputnik los detalles del día en el que un enfermo mental invadió el edificio de la Embajada de Estados Unidos en Moscú e hizo explotar un artefacto explosivo.

    En vísperas de su 85 cumpleaños, celebrado el 11 de septiembre, Záitsev habló con Sputnik sobre su más de una década de servicio al mando del Grupo A, la legendaria unidad de operaciones especiales dedicada al combate antiterrorista, conocida extraoficialmente como Grupo Alfa.

    Záitsev fue nombrado comandante del grupo de élite en noviembre de 1977, tres años después de su creación. La primera operación de combate real del grupo tuvo lugar el 28 de marzo de 1979, cuando un hombre desconocido logró entrar a la misión diplomática norteamericana en la capital soviética y exigió que le enviaran a Estados Unidos en un avión particular, donde tenía la intención de recibir educación superior, ya que no había sido aprobado en los exámenes de ingreso a la Universidad Estatal de Moscú.

    "En caso de no cumplirse sus exigencias, presentó un ultimátum a los estadounidenses de que se vería obligado a poner en acción un dispositivo explosivo que llevaba consigo. Se lo mostró a los estadounidenses. Naturalmente, ellos acudieron de inmediato a nuestras autoridades competentes para resolver el problema con este hombre bomba", cuenta Záitsev.

    El general Guennadi Záitsev, comandante jubilado del Grupo Alfa de las Fuerzas Especiales de Rusia
    © Sputnik / Ramil Sitdikov
    El general Guennadi Záitsev, comandante jubilado del Grupo Alfa de las Fuerzas Especiales de Rusia

    Al llegar a la Embajada, los miembros del grupo Alfa discutieron todos los detalles de la operación con los representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores de la URSS y de la Embajada de Estados Unidos. Aunque no excluyeron la posibilidad de usar armas en la operación, se decidió, primero, negociar con el hombre, una tarea que quedó a cargo de Záitsev.

    "Cuando llegué a las instalaciones donde estaba el terrorista, el primer secretario de la Embajada estadounidense le estaba hablando. Pero luego se fue y nos quedamos solos. El terrorista inmediatamente exigió que yo dijera quién era. Le dije lo primero que me vino a la mente, dije que era el segundo secretario del Departamento Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores de la URSS. Él exigió ver mis documentos, pero le respondí que estaba en territorio ajeno y, por lo tanto, había dejado todos mis documentos en mi tierra", recuerda el comandante jubilado.

    Záitsev detalló que el hombre le hizo quitarse la chaqueta y mostrar el interior de los bolsillos de los pantalones para asegurarse de que no llevaba armas. Luego, el hombre le ordenó que se quedara a una distancia de un metro y amenazó con hacer volar el explosivo, si el comandante se acercaba. Záitsev se acuerda que el hombre mantuvo su dedo en el detonador del artefacto durante todo el tiempo

    "Yo, entonces, le dije: 'Tendré que dejar el edificio de la Embajada, porque necesito comunicarme con mi liderazgo y averiguar cómo se pueden preparar sus documentos para la salida del país, nadie lo dejará salir sin documentos, tenga en cuenta", detalló el oficial.

    Záitsev recuerda que la conversación con el terrorista fue "muy aburrida", pero logró descubrir detalles sobre él. Se llamaba Yuri Mijáilovich Vlasenko, tenía 26 años y era un antiguo marinero de la flota mercante.

    "En el curso de la conversación siguiente tuve una fuerte sensación de que estábamos tratando con una persona con problemas mentales, lo que posteriormente se confirmó", apuntó el general.

    No fue posible obligar a Vlasenko a desistir de sus planes. Así que se dio la orden de inmovilizarlo con disparos en el hombro y el antebrazo derechos. El objetivo era hacer que se quitara la mano del detonador, lo que posibilitaría su neutralización, explicó Záitsev. Sin embargo, los disparos no tuvieron éxito, ya que Vlasenko corrió y se metió en una de las oficinas de la Embajada, donde hizo volar el dispositivo explosivo de fabricación casera.

    Soldados de los grupos 'Alfa' y 'Vimpel' durante una operación en 1993
    © Sputnik / Vladimir Vyatkin
    Soldados de los grupos 'Alfa' y 'Vimpel' durante una operación en 1993

    "Se produjo un incendio. Vlasenko fue llevado a una ambulancia, pero murió debido a las heridas fatales recibidas en la explosión", recordó el comandante.

    Posteriormente, una comisión técnica-operativa especialmente creada concluyó que el dispositivo explosivo estaba compuesto de tres secciones y que, afortunadamente, no había sido completamente activado.

    "En la primera sección había una carga de pólvora, en la segunda sección había una carga de TNT, y en la tercera sección, algo de mayor poder destructivo: medio litro de ácido pícrico. Se concluyó que si el tercer compartimento hubiera sido activado, el edificio de la Embajada estadounidense podría haber sido destruido parcialmente", contó Záitsev.

    La investigación descubrió que Vlasenko había guardado el ácido durante un mes y medio en el interior de un árbol hueco en un bosque cerca de Moscú, antes de montar la bomba casera. El explosivo absorbió la humedad, lo que terminó imposibilitando su detonación.

    Guennadi Záitsev comandó el Grupo A entre 1977 y 1988 y, nuevamente, entre 1992 y 1995. Lideró una serie de operaciones para neutralizar a terroristas que tomaron rehenes, incluidos niños. En 1986, Záitsev recibió el título honorífico de Héroe de la Unión Soviética "por sus grandes logros en garantizar la seguridad del Estado de la URSS y por el coraje y la valentía demostrado en la neutralización de los delincuentes especialmente peligrosos".

    El Grupo Alfa existe hasta el día de hoy y tiene la labor sigilosa de resguardar diariamente el bienestar de los ciudadanos rusos del terror que quieren inspirarle sus enemigos.

    Etiquetas:
    Embajada de EEUU en Rusia, URSS, Rusia, Fuerzas Especiales de Rusia, fuerzas especiales, Grupo Alfa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik