12:07 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Soldados chechenos prorrusos en Grozni cerca de un colegio electoral, 2004

    Batalla fatídica: cuando los yihadistas trataron de conquistar una ciudad rusa

    © AFP 2019 / Stringer
    Rusia
    URL corto
    71221
    Síguenos en

    Grozni, la capital de la república rusa de Chechenia, pasó de mano en mano durante dos guerras y fue el escenario de varias batallas. Una de las más cruentas tuvo lugar precisamente hace 15 años, el 21 agosto de 2004. Un grupo de 400 terroristas entró en la ciudad dando inicio a un asalto que se cobraría decenas de vidas.

    Chechenia experimentó un verdadero tormento en el año 2004 a causa de un conflicto armado que se prolongaba desde finales de 1999. La Segunda Guerra de Chechenia fue un éxito para las tropas rusas, especialmente en comparación con la primera —que duró de 1994 a 1996 y culminó con la independencia de facto de la república—. El segundo conflicto marcó un cambio drástico en el carácter del conflicto bélico: esta vez el enemigo no luchó por la independencia, sino por la yihad.

    El Ejército ruso consiguió acorralar a los yihadistas en las zonas montañosas, pero sus grupúsculos lograron realizar incursiones de vez en cuando en el territorio controlado por las tropas rusas. Los atentados estaban entonces a la orden del día.

    Uno de estos ataques terroristas tuvo lugar el 9 de mayo de 2004 y se cobró la vida del presidente checheno, Ajmat Kadírov —padre del líder actual de Chechenia, Ramzán Kadírov—. Ajmat Kadírov era prorruso, si bien luchó contra Moscú en la primera guerra. Después cambió de bando para combatir contra los terroristas chechenos.

    Como consecuencia de su muerte, Chechenia celebraría elecciones presidenciales el 24 de agosto de 2004. Los yihadistas querían aprovechar el momento para protagonizar una incursión a gran escala.

    Comienza la batalla

    Los militares rusos empezaron a prepararse para las posibles incursiones con antelación, porque sabían que los comicios abrían un periodo donde existía un peligro mayor de atentados. Tras descubrir a principios de agosto de 2004 los planes de los yihadistas, que pretendían asediar Grozni, el Ejército ruso llevó a cabo ataques contra las posiciones terroristas. Esto no ayudó, no obstante, a disuadirlos del asalto a la ciudad.

    En la madrugada del 21 de agosto, los yihadistas empezaron a concentrarse a las afueras de la urbe. La mañana del mismo día, el grupo liderado por el terrorista Doku Umárov constaba de entre 300 y 400 hombres armados. A lo largo del 21 de agosto se infiltraron en Grozni de manera clandestina, divididos en pequeños grupúsculos de entre cinco y siete personas.

    Entre las 17:00 y las 18:00, una serie de explosiones sacudió Grozni. A las 19:00, las principales fuerzas yihadistas penetraron en la ciudad. El asalto alcanzó su mayor virulencia en las partes noroccidental y suroriental de la urbe. Armados con fusiles automáticos y lanzagranadas, los terroristas se desplazaban por las calles en automóviles.

    La capital de Chechenia, Grozni, en 2004
    © AP Photo / Musa Sadulayev
    La capital de Chechenia, Grozni, en 2004

    Asaltaron entonces varios puestos de control, comisarías de policía y colegios electorales. Las fuerzas de seguridad rusas les devolvieron el fuego. Los atacantes instalaron sus propios puestos de control y comenzaron a inspeccionar los documentos de los ciudadanos: cuando encontraban a efectivos de las fuerzas de seguridad, los mataban.

    Asalto descarnado

    Los terroristas prestaron mucha atención a las escuelas que iban a desempeñar la función de colegios electorales. En una escuela asesinaron a un policía y un civil. Cuando tres blindados de transporte acudieron al lugar, los yihadistas lograron hacerlos explotar y, de esta manera, mataron a cinco militares rusos. También asesinaron a balazos a un policía en otra escuela, donde había mujeres con niños.

    Además, capturaron la Casa de la Cultura de Grozni y le prendieron fuego. En la parte suroriental, los terroristas atacaron un puesto de control. Dieron así inicio a un tiroteo que se prolongó por espacio de una hora. Varios individuos del campo de refugiados que estaba cerca del lugar del incidente resultaron heridos por metralla y balas.

    Los atacantes actuaron de manera descarnada y sin miramientos: instalaron uno de sus puestos de control en una bifurcación a solo un kilómetro de la principal base militar rusa en Chechenia: Jankalá. Nada más ver uniformes de camuflaje, disparaban a matar. En ese mismo lugar lograron destruir un vehículo blindado de transporte de personal.

    © AP Photo / Musa Sadulayev
    Soldados rusos cerca de un colegio electoral en Chechenia, 2004

    Consiguieron tomar desprevenidos a los militares rusos, pero pronto las fuerzas rusas lanzaron una contraofensiva en toda la ciudad para restablecer el orden. A las 23:00, los grupos armados de yihadistas abandonaron Grozni tras haber capturado unas furgonetas. Se vistieron de civiles y se marcharon. No todos tuvieron la suerte de salir intactos de la batalla. Aproximadamente una quinta parte de la banda yihadista murió o resultó capturada.

    Triste balance

    Como resultado del ataque contra Grozni, 64 efectivos de las fuerzas de seguridad perdieron sus vidas. Hubo 13 civiles muertos y otros 19 heridos. Los terroristas perdieron más de 50 cómplices. El Ejército ruso empezó de inmediato la caza de los yihadistas que lograron sobrevivir al asedio de Grozni del 21 de agosto.

    Tres días después, de madrugada, las fuerzas rusas hallaron a dos grupos que habían participado en el asalto. Los helicópteros y la artillería atacaron a los terroristas, matando a 12. Otros tres fueron capturados.

    A principios de octubre, las fuerzas rusas eliminaron a otros tres participantes en el asalto. En los meses siguientes acabaron con algunos de los líderes de las bandas. El ideólogo del asedio, el presidente de la separatista república chechena de Ichkeria, Aslán Masjádov, fue asesinado el 8 de marzo de 2005 durante una operación especial del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB). En abril del 2014, las fuerzas rusas acabaron con el último cabecilla, Doku Umárov.

    © Sputnik / Igor Mikhalev
    Aslán Masjádov, el presidente de la separatista república chechena de Ichkeria (1997-2005)

    La ofensiva de los yihadistas chechenos contra Grozni fue su última operación en el Cáucaso Norte, pero no llegaron a apoderarse de la localidad. Sin embargo, las acciones terroristas continuaron. En menos de dos semanas, los yihadistas llevarían a cabo un atentado en la ciudad rusa de Beslán, en Osetia del Norte, después de tomar rehenes en una escuela local.

    Etiquetas:
    Grozni, Rusia, Chechenia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik