Widgets Magazine
22:05 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    La zona de Paliánovskaya del yacimiento de Krasnoleninski, en la región de Janti-Manski, donde se quiere extraer el crudo que contiene la formación Bazhénov.

    El tesoro escondido de Siberia, un océano de petróleo en manos de Rusia

    CC0 / Gazprom Neft
    Rusia
    URL corto
    117210
    Síguenos en

    Gazprom Neft planea invertir 384 millones de dólares en la extracción de petróleo de esquisto en Siberia occidental. Pero extraerlo de ahí no es nada fácil. La cuenca sedimentaria siberiana que contiene el crudo está a mucha profundidad y no está claro cómo buscar los yacimientos y hacer que las extracciones salgan rentables.

    El crudo se forma bajo tierra mediante la descomposición de organismos vivos durante millones de años. Con el tiempo, estos organismos descompuestos se entremezclan entre las grietas y los poros de las formaciones rocosas de esquisto, formando finalmente las reservas petroleras que posteriormente se extraen. Es así como se formó la mayoría de los yacimientos de crudo más grandes del planeta, incluidos los de Siberia occidental.

    Se cree que la mayor parte de crudo siberiano se encuentra presente en la conocida como Formación de Bazhenov: un estrato de la cuenca siberiana occidental que se originó a partir de los sedimentos depositados hace millones de años. En aquel momento se depositaron en el fondo del mar esquistos silicios ricos en compuestos orgánicos, que actualmente se encuentran a unos dos o tres kilómetros de profundidad.

    Se cree que es en esta capa de entre unos 20 o 60 metros de altura donde la roca contiene entre unos 18.000 y 170.000 millones de toneladas de crudo. La pregunta vuelve a ser la misma: cómo sacarlos de ahí. Normalmente es suficiente con perforar el pozo petrolífero y esperar a que, por acción de la presión contenida en el subsuelo, el crudo ascienda a la superficie. Pero en el caso del petróleo de esquisto se hace necesario empujarlo artificialmente hacia arriba mecánica y químicamente.

    Siberia occidental
    Siberia occidental

    El geólogo soviético Fabian Gurari fue el primero en describir, en 1959, la formación de Bazhenov. En aquel momento ya supuso que la cuenca podía contener una gran cantidad de hidrocarburos. Sus sospechas se confirmaron en 1969, cuando de los pozos petroleros del yacimiento siberiano de Salímskoye, en la propia cuenca, comenzaron a extraer el oro negro. Pero no existe a día de hoy una manera de saber a ciencia cierta si este o aquel pozo logrará extraer crudo. Dos pozos situados cerca el uno del otro pueden no dar el mismo resultado: uno puede acabar extrayendo petróleo y el otro no.

    Mapa del petróleo de formaciones compactas de la formación de Bazhénov
    Mapa del petróleo de formaciones compactas de la formación de Bazhénov

    La formación de Bazhenov no tiene yacimientos convencionales —entendidos estos como grandes cavidades de petróleo separados de la roca y, por tanto, fácil de extraer—. En ella los hidrocarburos están dentro de la roca, muy permeable, en forma de pequeñas capas o contenido en querógeno.

    ¿Y cómo se originaron estas formaciones? Los geólogos pueden ahora dibujar una imagen más o menos clara de lo que habría pasado. Hace unos 200 millones de años, al final del Jurásico, cuando el supercontinente Pangea se desintegró, aquella parte de tierra donde todavía había corteza terrestre se llenó de agua. En el caso de la vasta extensión que ocupa Siberia occidental, se llenó de agua caliente. Y se fueron acumulando con ella durante miles de millones de años principalmente microorganismos muertos: plancton y plantas terrestres. De su descomposición surgió el petróleo que ahora está contenido en la roca.

    Hay reservas de petróleo de esquisto en Estados Unidos, Canadá, Venezuela, Argelia y Asia Central. Pero en Siberia Occidental estas ocupan un área colosal y continua de 1,2 millones de kilómetros cuadrados.

    Las tecnologías de extracción de petróleo de yacimientos no convencionales comenzaron a tomar forma en Estados Unidos a partir de la década de 1990. Primero se excava verticalmente el pozo hasta el nivel subterráneo en el que se encuentra la mayor cantidad de petróleo y luego se sigue excavando horizontalmente. Una vez dentro de la roca que contiene petróleo, se insuflan químicos en forma de líquido para fracturarla y extraer de ella el crudo.

    Otra manera de hacer que la roca desprenda petróleo es inyectar aire en el pozo y dejar que el querógeno se oxide e incluso se incendie. Los experimentos han demostrado que de esta manera es posible aumentar significativamente la cantidad de crudo extraída.

    Se han perforado ya unos 200 pozos petrolíferos en la formación Bazhenov. A lo largo de los años, se han obtenido de ellos unas 10 millones de toneladas de petróleo. La práctica de fracturar la roca, también conocida como 'fracking', es cada vez más popular ante las voces que advierten de que las reservas tradicionales de petróleo en Siberia se están agotando.

    Te puede interesar: Científicos de Siberia descubren cómo aumentar la producción de petróleo

    Etiquetas:
    petróleo, Siberia, petróleo de esquisto
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik