En directo
    Rusia
    URL corto
    0 180
    Síguenos en

    Rusia es líder mundial en la industria del átomo pacífico y sus avanzados reactores nucleares ya se convirtieron en su tarjeta de visita en el ámbito de las altas tecnologías. Sin embargo, sus logros en temas de reactores de investigación no reciben el reconocimiento que se merecen.

    Definitivamente, la energía nuclear sería inconcebible sin estos 'hermanos menores' de los reactores que se instalan en las centrales nucleares. Ello se debe al hecho de que estos reactores de investigación se usan para estudiar y poner a prueba nuevos tipos de combustibles, materiales y tecnologías. 

    Además, se usan para llevar a cabo estudios en el ámbito de la física, química, biología, geología, ciencias de los materiales y en la medicina.

    El diseñador jefe de estos reactores en el Instituto NIKIET, subsidiario de la corporación estatal rusa Rosatom, Ígor Tretiakov, habló con Sputnik sobre este sector de la energía nuclear tan poco conocido.

    —¿Por qué cree usted que los reactores de investigación son uno de los índices del avance tecnológico de un país dado?

    — Los reactores de investigación (RI) son unos dispositivos que generan neutrones y radiación gamma. Se emplean para llevar a cabo diferentes estudios científicos y para el avance de nuevas tecnologías.

    Los propios componentes de un RI ya son de por sí un producto de alta tecnología, y lo es más aún su operación y uso. De hecho, la explotación de RI es una actividad que requiere una licencia. Para tener derecho a desempeñar esta actividad se debe disponer de medios modernos de cálculos analíticos (códigos) y saber manejarlos.

    Tema relacionado: Olvídate de los residuos radioactivos: la mayor amenaza para el mundo son las dioxinas

    Para ello hace falta personal con un alto nivel de profesionalismo, puesto que el control y manejo del reactor requiere el uso de sistemas digitales más modernos y medios de control tecnológicos (indicadores).  

    Todo lo relacionado con los RI radica en el ámbito de las altas tecnologías, y precisamente por eso su uso indica lo tecnológicamente avanzado que es un país.

    Rusia es uno de los pocos países desarrollados en el tema de los RI y es el país líder en el número y variedad de los reactores de este tipo que tiene. Por su parte, Rosatom opera la mayoría de ellos.

    Algunos de estos reactores son únicos en el mundo y se permite que los investigadores internacionales hagan uso de sus servicios para llevar a cabo estudios. Además, los RI se pueden usar no solo para investigar, sino también para fabricar determinados productos para la industria médica o electrónica.

    —¿Cuáles son las tendencias actuales en el sector de los reactores nucleares de investigación?

    Actualmente en el mundo hay unos 240 RI en servicio y el hecho de que este número prácticamente no cambie indica que los reactores antiguos son reemplazados por los nuevos. Por lo cual, hay demanda.

    Tema relacionado: ¿Cuál es el futuro nuclear de Argentina?

    No es igual de alta que en la época dorada de los RI, que eran las décadas entre los años 50 y 70, pero la seguridad y posibilidades de investigación de los nuevos reactores son sustancialmente más altas.

    ¿Cómo avanza Rusia en comparación con sus competidores?

    En este tema no se debe hablar de competencia, sino de independencia tecnológica. Hoy en día Rusia es un país completamente independiente en el ámbito de los reactores de investigación, y con la introducción de los nuevos 'reactores rápidos' seguirá siéndolo durante al menos 50 años.

    Otros países desarrollados también están diseñando y construyendo sus propios reactores rápidos. Entre ellos está Francia, Corea del Sur, Argentina, Brasil, EEUU y Bélgica.

    Otro aspecto a tener en cuenta es una colaboración internacional razonable, y es aquí donde emerge la competencia. Al fin y al cabo, ofreciendo los servicios de un RI en programas internacionales se pueden generar no solo ganancias económicas, sino también tecnológicas gracias a los resultados de estos estudios. Además, estos servicios podrían beneficiar a la imagen de Rusia.

    ¿Qué es lo que determina la calidad de un reactor de investigación?

    Entre los criterios objetivos está el precio que se paga para alcanzar el flujo de neutrones de una determinada densidad. También importa la posibilidad de usar el uranio empobrecido, la productividad en función de los materiales, los costes y la seguridad.

    Además: Rusia pone en funcionamiento el reactor más avanzado del mundo

    También existen factores subjetivos, tales como la imagen del suministrador, las exigencias personales del cliente y preferencias políticas.

    ¿Qué reactores de investigación rusos destacaría?

    — Uno de los RI a tener en cuenta es el PIK, puesto que tiene unas impresionantes prestaciones. Así, puede generar una densidad y cantidad de flujo de neutrones inalcanzable para los demás reactores de la actualidad.

    Además, las capacidades experimentales del MBIR, que se inaugurará en 2025, tampoco estarán al alcance de los RI activos. Actualmente se están llevando a cabo trabajos para establecer un Centro de Investigación Internacional sobre la base del reactor MBIR. 

    ¿Cómo ve la colaboración del MBIR con el reactor Jules Horowitz que se está construyendo en Francia?

    Se trata de un reactor que se usará para los estudios de los materiales y de los combustibles. Este RI forma parte de la concepción de reactores de investigación de la Unión Europea, donde el reactor alemán FRM-II se usa ante todo para los estudios de los haces, el Jules Horowitz se usará para estudiar los materiales y el futuro PALLAS en los Países Bajos será el principal fabricante de productos.

    También: Rusia y China forman un nuevo panorama nuclear y dejan a EEUU al margen

    Como puede apreciar, les falta un reactor de investigación rápido, mientras que Rusia 'tiene cubiertos' todos los frentes en este ámbito. Por lo cual, Rusia no necesitará las capacidades del Jules Horowitz, pero los servicios del MBIR sí tendrán demanda, tanto nacional como internacional.

    Con ello recuerdo que EEUU también tiene planeado el lanzamiento de un reactor de investigación rápido en 2025.

    ¿Siendo el diseñador jefe del instituto NIKIET, cómo ve la posición de Rusia en el mercado internacional en el ámbito de reactores de investigación?

    Ya en la era de la URSS nuestro instituto tomó parte activa en la construcción de reactores de investigación en el extranjero, tanto con proyectos como con participación directa. Entre los países clientes estaban Bulgaria, Egipto, Hungría, Corea del Norte, Libia y Vietnam. Muchos de estos reactores siguen funcionando. 

    Hablando de la actualidad, ya en 2011 y 2012 hemos ideado un plan de cooperación internacional y lo hemos presentado en varias conferencias, después de lo cual nuestros colegas extranjeros no pararon de acudir a nosotros.

    Al fin y al cabo, tenemos más de 60 años de experiencia en el diseño de reactores de investigación y de todo lo relacionado con su operación. Por lo cual, puedo decir con certeza que NIKIET es un líder indisputable en el sector del diseño de reactores de investigación para el extranjero.

    ¿Cuáles cree que son los obstáculos principales para Rusia en el mercado internacional de los reactores de investigación?

    Aparte de la calidad de los reactores que he mencionado previamente, también hacen falta 'recomendaciones' de dichos reactores. La calidad de nuestros reactores es muy alta, pero nuestros puntos fuertes también nos hacen débiles.

    Relacionado: Proyectos extranjeros aportaron a Rosatom ingresos por más de $6.500 millones en 2018

    Tal y como dije, Rusia tiene el mayor número de reactores de investigación activos, por lo cual dentro del país simplemente no hay demanda de reactores de agua a presión que operan con combustible empobrecido.

    Otro problema que tenemos es que tras el colapso de la URSS abandonamos el mercado internacional y hoy en día solo tenemos referencias en temas de uranio empobrecido para reactores de 'diseño soviético' en el extranjero. 

    Por lo cual, necesitamos construir y poner en marcha los reactores que ofrecemos a los clientes internacionales en Rusia, para demostrar la tecnología y nuestra capacidad de controlar todos los aspectos del proyecto.

    Es un tema muy importante, puesto que los reactores de investigación abren el camino a nuevos pedidos, tales como centros de comando, servicios de puesta en marcha, formación de personal y mucho más.

    Así, con la ayuda de los reactores de investigación podremos irrumpir en el mercado internacional en el ámbito de la energía nuclear.  

    Más sobre el tema: Rusia y Argentina debaten ubicación de futura central nuclear de alta potencia

    Etiquetas:
    reactores de investigación, reactor nuclear, energía nuclear, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik