Widgets Magazine
03:00 GMT +315 Octubre 2019
En directo
    Sistemas de defensa antiaérea rusos S-400

    La cartera de pedidos extranjeros de armas rusas asciende a $54.500 millones

    © Sputnik / Igor Zarembo
    Rusia
    URL corto
    2140
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La cartera de pedidos extranjeros de equipos militares rusos se mantiene en un alto nivel pese a las sanciones y en estos momentos alcanza los 54.500 millones de dólares, informó el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev.

    "A pesar de las sanciones, que claramente obedecen en gran medida a cuestiones de la competencia, la cartera de pedidos extranjeros del material militar ruso se mantiene en un nivel muy alto y actualmente se estima en 54.500 millones de dólares", indicó al presentar ante la Cámara baja rusa el informe anual sobre la gestión del Gobierno.

    Y es que, destacó, "la calidad y la fiabilidad del armamento ruso son bien conocidas en todo el mundo", de ahí que la industria militar de Rusia "cuente entre sus clientes con más de 100 países".

    Según Rosoboronexport que canaliza más del 85% de las ventas de armas rusas al exterior, el año pasado se sellaron más de 1.100 contratos por cerca de 19.000 millones de dólares, una cifra récord para la empresa.

    Las exportaciones militares a través de Rosoboronexport rebasan ya los 150.000 millones de dólares desde la fundación de la compañía en 2000.

    También: La compra de S-400 rusos por parte de Turquía, ¿un pretexto de su salida de la OTAN?

    Deuda externa

    Rusia disminuyó su deuda pública externa en más de 60.000 millones de dólares, comunicó Medvédev.

    "Por la primera vez en varios años, precisamente desde 2011, alcanzamos un superávit presupuestario que al término del año pasado ascendió a más de 2,5%. Incrementamos las reservas internacionales, casi en 30.000 millones [de dólares] y a la vez reducimos la deuda externa en más de 60.000 millones de dólares", dijo.

    Medvédev destacó que durante 2018 Rusia logró "consolidar tendencias positivas en la economía".

    "Aprendimos a avanzar en un contexto externo que está lejos de ser favorable: me refiero a la inestabilidad de los precios de petróleo, las guerras comerciales que no solo no terminan, sino al revés, se agravan, la ralentización de la economía global y, por su puesto, las sanciones", afirmó.

    El 11 de abril pasado el Banco Central ruso informó que para el 1 de abril la deuda externa de Rusia ascendió a 467.801 millones de dólares, al aumentar durante este año en más de 13.700 millones de dólares.

    Para el 1 de enero pasado la deuda externa fue de 454.040 millones de dólares, al disminuir en más de 64.000 millones de dólares frente al año pasado, cuando se estimó en 518.103 millones de dólares.

    Sobrevivir en circunstancias adversas

    Rusia ha aprendido a sobrevivir en circunstancias adversas, incluidas la inestabilidad de los precios del petróleo, las guerras comerciales, las sanciones y el lento crecimiento económico global, declaró Medvédev.

    El político aseguró que el pasado año Rusia no solo logró mantener las tendencias positivas en su economía, sino además pudo reforzarlas.

    "Hemos aprendido a avanzar en circunstancias totalmente adversas, (…) me refiero a la inestabilidad de los precios del petróleo, las guerras comerciales (…), el freno del desarrollo económico global, y, por supuesto, las sanciones, que también últimamente no hacen más que aumentar", dijo el jefe del gabinete ruso.

    Medvédev precisó que un número considerable de países aprueba restricciones nuevas e ilegales en contra de Rusia "bajo pretextos inventados y con frecuencia absurdos".

    "Los Estados que aseguran promover la prioridad del derecho internacional y los principios democráticos, de hecho están actuando sobre la base de la 'culpabilidad absoluta' de nuestro país", denunció el primer ministro.

    Injerencia rusa

    Medvédev calificó de primitiva la tendencia de atribuir a la injerencia rusa el desarrollo de la situación en varios puntos del planeta, en contra de la voluntad de algunas fuerzas.

    "Si en algún punto del globo la situación no se desarrolla como lo quisieran algunos, se dice que es resultado de la intromisión de Moscú, lo que es una lógica primitiva pero muy cómoda", dijo.

    También señaló que es obvia la renuencia de ver en Rusia a un país fuerte, en particular en el plano económico.

    Etiquetas:
    industria armamentista, defensa, Rosoboronexport, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik