En directo
    Rusia
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Nunca ninguna chica había atravesado la reserva de agua dulce más grande y más profunda del mundo: el lago Baikal, en Siberia. Y mucho menos sola. Hasta ahora. Se llama Gina Johansen, es sueca y lo atravesó en pleno invierno ruso. Las fotografías y los vídeos de su hazaña las publicó en su Instagram y en su cuenta de Twitter.

    En invierno el frío se apodera del lago y lo convierte en una colosal placa de hielo de tonalidades y texturas difíciles de imaginar si uno no viaja hasta la ciudad de Irkutsk, hasta donde se desplazó Gina para comenzar su viaje en febrero. La sueca explica que es una aficionada a los viajes y, a juzgar por las fotos de su cuenta, es también una verdadera aventurera.

    Desde su Instagram dice que su espíritu aventurero nace de la necesidad de poner a prueba sus límites y de viajar a los lugares más maravillosos del planeta. Por eso decidió embarcarse en un viaje siberiano durante el que soportó temperaturas de hasta 34 grados bajo cero. En sus 'stories' de Instagram colgó todo el equipamiento que se llevó hasta tierras rusas. ¡Hasta 50 kilos de equipaje! Una decena de guantes, varios pares de zapatos, otros tantos termos, jerséis, comida especialmente formulada para deportistas… Sin olvidar los arneses, clavos, clavijas, cuerdas, cintas y demás artilugios de montaña.

    Te puede interesar: Nos cuentan los secretos del mítico Transiberiano y el norte de Rusia: "Como en otro planeta" (fotos)

    "Salir a la aventura sola y por tu cuenta durante un largo periodo de tiempo te hace ver las cosas de la vida desde otra perspectiva", dice Gina.

    La cámara de Gina también pudo capturar un día de viento en el lago Baikal. "A veces se hacía imposible ver nada", dice Gina.

    Durante su periplo por el Baikal, la sueca pudo también capturar puestas de sol que quitan en aliento.

    ¿Dónde pasó las noches? Al menos tres de ellas las pasó en la ciudad de Irkutsk, explica. Otras tantas tuvo que pasarlas en su tienda de campaña y a ras del hielo. "Desde dentro se oían los 'cracks' del hielo y cómo se rompía", dice.
    La aventurera se desplazaba una media de 12 horas al día a un ritmo de entre 40 y 50 kilómetros. Solo paró para beber. "Como mientras camino", explica.

    El viaje duró 15 días.

    Etiquetas:
    viajes, lago, aventura, Baikal, Suecia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook