En directo
    La estatua de la Justicia (imagen referencial)

    El fin de la mentira sobre la mafia rusa en España

    © Sputnik / Thierry Monasse
    Rusia
    URL corto
    1301

    Durante toda una década, la prensa de España escribió sobre la presunta mafia rusa de alto rango, bautizada como Operación Troika. Sin embargo, en 2018 naufragó. El abogado del principal acusado, un diputado de la Duma, explica todo, de la A a la Z.

    La investigación del llamado 'caso de la mafia rusa' duró casi 11 años. Se inició en 2008, luego, la Policía española realizó una operación para detener a varios ciudadanos rusos, presuntamente relacionados con el grupo criminal Tambovskaya. A fines de 2015, las autoridades españolas presentaron acusaciones contra 26 rusos, sospechados de pertenecer al grupo y de lavar dinero en España. Según la acusación, la mafia rusa 'blanqueaba' en España las ganancias del contrabando de drogas, armas, asesinatos, etc.

    Además, los medios de comunicación españoles acusaron a los detenidos de colaborar con la élite rusa. Así, los periódicos ABC y El Mundo afirmaron que la acusación también salpicaba a altos funcionarios rusos, incluidos el jefe del Comité de Investigación de Rusia, Alexander Bastrykin; su ex adjunto, Igor Sobolevsky; el vice primer ministro, Dmitri Kozak; el exministro de Defensa, Anatoli Serdiukov; el ex primer ministro, Víctor Zubkov; y el ex director adjunto del Servicio Federal para el Control del Tráfico de Drogas, Nikolai Aulov.

    Sin embargo, el único funcionario ruso citado por los tribunales españoles fue Vladislav Reznik, uno de los diputados más activos de la Duma de Rusia: es autor de 259 proyectos de ley.

    Te puede interesar: The New York Times: Serguéi Skripal ha estado cooperando con la inteligencia española

    En sus argumentos, la investigación española se basó en el hecho de que Reznik utilizó el mismo avión y el mismo puerto de atraque para yates que Gennadi Petrov, integrante de Tambovskaya.

    Cómo explicó al medio ruso Novyie Izvestia el abogado de Reznik, Alexandr Gofshtein, los tribunales españoles recocieron que "los materiales presentados durante la investigación de ninguna manera confirman la acusación. Carece de fundamento".

    "No ha habido pruebas sólidas de la culpabilidad de Vladislav Reznik", subraya Gofshtein.

    El defensor reconoció que, hace mucho tiempo, la familia de Reznik adquirió inmuebles en España, acudiendo a Petrov, a quien la investigación española acusaba de estar involucrado en actividades delictivas.

    "Por el hecho de comprar una casa, se concluyó que el diputado Reznik también pertenecía a la comunidad criminal", explicó el abogado.

    "Pero todo esto no tiene nada que ver con una actividad criminal. Sin embargo, estas relaciones cotidianas fueron interpretadas por la investigación española como una manifestación de un grupo criminal", sostuvo Gofshtein.

    A continuación, los investigadores españoles consideraron que la adquisición de una casa en España por un ruso era "lavado de dinero", aunque la parte rusa insistió en que todos los ingresos de Reznik y su esposa Diana Gindin estaban justificados. Sus abogados proporcionaron a la investigación española todas las declaraciones de impuestos del diputado y su esposa.

    "La parte española tardó 10 años en admitirlo. Nuestros ciudadanos no 'lavaron' nada, sino que administraron los fondos personales que obtuvieron legalmente", subraya Gofshtein.

    El testimonio de otros acusados también jugó un papel crucial. La mayoría de ellos afirmó que nunca se habían encontrado con Gindin ni Reznik.

    Las evidencias se recogieron a lo largo de nueve años. Por ejemplo, cuando a Reznik se le acreditó una conversación telefónica con Petrov, se presentó el registro de una compañía telefónica que indicaba que la conversación con Petrov no se había realizado desde el número de teléfono de Reznik. Sin embargo, los oficiales de la ley españoles simplemente no tuvieron esto en cuenta durante mucho tiempo.

    A pesar de que la prensa española acusaba en las páginas de sus periódicos tanto a la élite rusa, como a la propia Rusia, los encargados de la Operación Troika evitaron cualquier contacto con Moscú. Según Gofshtein, la Audiencia Nacional de España no envió ninguna solicitud a la Federación de Rusia.

    Audio relacionado: ¿Rusofobia enfermiza?

    En octubre pasado, la Audiencia Nacional comunicó la absolución de los 17 acusados, entre ellos Reznik, por el delito de blanqueo de capitales.

    Después del veredicto de absolución, se eliminará la confiscación de los bienes de los acusados. Además, todos los absueltos tienen derecho a presentar reclamos por enjuiciamiento penal ilegal.

    "Perdieron 10 años de su vida y vivieron con el estigma de ser acusados", concluye Gofshtein.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    mentira, blanqueo de dinero, acusaciones, mafia, investigación, España, Rusia