14:44 GMT +318 Diciembre 2018
En directo
    Tumba de Immanuel Kant

    La cuestión de Kaliningrado: ¿arremete el enclave ruso en Europa contra el 'legado alemán'?

    © Sputnik / Igor Zarembo
    Rusia
    URL corto
    Denis Lukyanov
    10914

    Todo comenzó con una sencilla iniciativa: llamar a los aeropuertos nacionales con nombres de personalidades destacadas de la historia de Rusia. En una ciudad en concreto, la discusión se transformó en polémica. Se trata de Kaliningrado, un enclave ruso en Europa y la localidad natal del filósofo Immanuel Kant.

    El nombre del intelectual prusiano lo llevan varios lugares de la ciudad y la región de Kaliningrado. Podemos hablar de esto como una excepción, puesto que la toponimia actual en la región se remonta a 1946, cuando el nuevo propietario de estas tierras, la URSS, decidió alterar los nombres antiguos por razones obvias.

    Antes de 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, esta región se denominaba Prusia Oriental y era uno de los baluartes principales de la Alemania nazi. Cuando el territorio fue liberado del nazismo en el marco de la contraofensiva soviética, quedó bajo control de la URSS.

    Los aliados acordaron que una parte de Prusia Oriental pasaría a formar parte de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. En 1946, las autoridades soviéticas repatriaron a la población alemana de esta región y repoblaron la zona con sus propios ciudadanos.

    La incorporación de Kaliningrado al seno de la Unión Soviética fue una especie de trofeo que el país comunista obtuvo por todo lo que sufrió su pueblo durante la invasión nazi.

    Como consecuencia, la mayoría de las localidades recibieron nombres de origen eslavo o fueron rebautizadas en honor a los soldados del Ejército Rojo que participaron en la ofensiva contra Königsberg —el nombre alemán de Kaliningrado—.

    Kant, ¿un filósofo antirruso?

    Immanuel Kant vivió mucho antes de esta terrible época. Nació en Königsberg en 1724, pasó la mayor parte de su vida allí y murió en la misma ciudad en 1804. Los habitantes de Kaliningrado también custodian hoy la memoria del emblemático filósofo.

    Su cuerpo yace en un mausoleo contiguo a la restaurada catedral de Königsberg, mientras que la Universidad Federal del Báltico y la isla donde se ubica la propia iglesia con su tumba llevan el nombre de Immanuel Kant.

    El pensador tiene una historia peculiar de relaciones con los rusos. Se convirtió en súbdito del Imperio ruso durante la Guerra de los Siete Años —que transcurrió entre 1756 y 1763— cuando Königsberg estuvo bajo el control de las tropas rusas entre 1758 y 1762.

    "A Kant no le importaba su procedencia alemana porque, en aquella época, diferentes estados alemanes luchaban entre sí. De hecho, ni siquiera existía un concepto claro de la nación germana", declaró en una entrevista con Sputnik el doctor en Historia y profesor de la Universidad Federal del Báltico Andréi Yártsev.

    No te lo pierdas: Diputado lituano propone… arrebatar Kaliningrado a Rusia

    Kant fue maestro de los oficiales rusos y hasta escribió una carta a la emperatriz Isabel I de Rusia. Hay quienes dicen que el filósofo tenía una postura antirrusa, pero no existe ninguna evidencia que respalde esta teoría.

    "El nacionalismo empezó a prosperar solo en los siglos XIX y XX. En la época de Kant, el mundo todavía no se guiaba por las ideas nacionalistas. Hoy muchos tratan de atribuirle a Kant ideas antirrusas, pero en realidad nunca las tuvo. Kant en general era apolítico", dijo Yártsev.

    ¿Quién lo merece más?

    La candidatura de Immanuel Kant como nuevo nombre para el aeropuerto de Kaliningrado no agradó a todo el mundo. En la red se difundió un vídeo en el que el vicealmirante de la Flota del Báltico ruso, Ígor Mujametshin, criticó fuertemente a Kant y propuso nombrar el aeropuerto en honor al mariscal soviético Alexandr Vasilevski, quien encabezó la toma de Königsberg.

    Además, Mujametshin emplazó a todos los marineros y miembros de sus familias a no votar por Kant, sino por el mariscal soviético de la Segunda Guerra Mundial.

    Vasilevski realizó una operación brillante en Königsberg, señaló el entrevistado en referencia a las palabras del militar ruso, pero, al mismo tiempo, argumentó que el aeropuerto debería llevar el nombre de una persona que hubiera vivido en las tierras de Kaliningrado.

    Más: ¿Por qué los rusos distinguen la Gran Guerra Patria de la Segunda Guerra Mundial?

    "El aeropuerto que lleva el nombre de un militar debe tener instalaciones dedicadas a él. Entonces, ¿deberíamos poner tanques dentro del aeropuerto? Esto no tiene nada que ver con el atractivo turístico de la región. Yo adoro a Vasilevski, que fue un mariscal brillante, pero en este caso se trata de un aeropuerto civil", manifestó Yártsev.

    El nombre de Vasilevski está inscrito en la historia de la región de Kaliningrado a través de la toponimia: hay una plaza y una localidad que fueron bautizadas con su apellido.

    ¿Amor u odio?

    El vicealmirante Mujametshin no fue la única persona que desechó la idea de nombrar el aeropuerto de Kaliningrado en honor a Kant. Un grupo de vándalos fue aún más lejos y arrojó pintura contra varios lugares relacionados con el filósofo, incluida su tumba y una estatua. La policía sigue con las pesquisas para tratar de dar con los delincuentes.

    "La mayoría absoluta de la población de Kaliningrado se quedó indignada y rechazó con vehemencia esta acción. Kant es uno de los buques insignia de la región de Kaliningrado; es un claro exponente de la filosofía clásica, de ahí que muchos filósofos locales estudien las ideas que este intelectual inmortal nos legó", indicó Yártsev.

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, había declarado en 2013 que Immanuel Kant debe ser "el símbolo de la región de Kaliningrado". Este punto de vista lo comparten y apoyan muchos lugareños y lo han reiterado las autoridades de la región en numerosas ocasiones.

    Aun así, el nombre de Kant perdió la votación, si bien tampoco venció la candidatura de Vasilevski. El filósofo ostentó el tercer lugar, mientras que el mariscal soviético se aupó a la segunda plaza.

    Según los resultados de la votación, publicados el 4 de diciembre, el aeropuerto de Kaliningrado llevará el nombre de la emperatriz Isabel I de Rusia. Durante su reinado, Königsberg estuvo por primera vez en la historia bajo control del Gobierno ruso.

    Pese a la polémica, la localidad ya se está preparando para celebrar el 300 aniversario de nacimiento de Kant, que tendrá lugar en 2024. El propio Estado ya ha restaurado la casa del filósofo.

    No hay duda alguna de que la población local, en su mayoría, al igual que las autoridades, respeta y venera al legendario pensador, que pasó toda su vida en esa tierra.

    Te puede interesar: Kaliningrado, la piedra rusa en el zapato de la OTAN

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    legado, aeropuerto, Immanuel Kant, Kaliningrado, Rusia