02:24 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    El lugar donde fue envenenado el exagente ruso Serguéi Skripal (archivo)

    Rusia rechaza rotundamente todas las acusaciones en su contra por el caso Skripal

    © Sputnik / Alexey Filippov
    Rusia
    URL corto
    130

    SAN PETERSBURGO (Sputnik) — Rusia no tiene nada que ver con el incidente en Salisbury, reiteró la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajárova, en una rueda de prensa.

    La diplomática reiteró "que la Federación de Rusia no tuvo y no tiene nada que ver con los eventos en Salisbury y no está implicada de ninguna manera en lo ocurrido".

    "Rechazamos rotundamente todas las declaraciones calumniosas del Reino Unido contra Rusia respecto al llamado caso Skripal", dijo Zajárova.

    La portavoz denunció que las discusiones acerca del tema en el Reino Unido están adquiriendo el "carácter raro con un matiz agresivo" en vez de un diálogo profesional y tranquilo.

    Agregó que Londres todavía no ha proporcionado a Rusia dato alguno al respecto, aún se desconocen el estado y el paradero de los Skripal "que de facto llevan ya más de seis meses forzosamente retenidos por las autoridades británicas".

    Además, María Zajárova, denunció que en todas las historias turbias que hay en el mundo tratarán de encontrar una "huella rusa", y comparó los casos ocurridos en Salisbury y Amesbury ya se asemejan a los rumores sobre el monstruo del lago Ness.

    Además: "La campaña de Skripal retrata a Rusia como un Estado canalla"

    "Siempre ha sido así, creo que es algo histórico, siempre han tratado de acusar a Rusia de cualquier historia turbia, y en este caso eso ha adquirido un carácter de paranoia", dijo la diplomática, agregando que "se trata de una historia que se asemeja al caso del monstruo del lago Ness".

    Según Zajárova, todos aseguran que lo vieron, que saben algo, pero en realidad se descubre que solo se trata de una falsificación, "y dentro de muchos años el monstruo del lago  Ness se convertirá en un memo histórico".

    Te puede interesar: Caso Skripal: más vivo que nunca

    A principios de marzo, Serguéi Skripal, exoficial de la inteligencia militar rusa, reclutado en los años 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija Yulia de 33 años, fueron encontrados inconscientes en la ciudad de Salisbury supuestamente envenenados con una sustancia neuroparalizante.

    Nada más abierta la investigación, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del suceso y afirmó que la toxina fue supuestamente desarrollada por Rusia.

    El pasado 5 de septiembre, la fiscalía británica imputó a los empresarios rusos Alexandr Petrov y Ruslán Boshírov por el incidente de Salisbury.

    La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, afirmó que los dos sospechosos en realidad eran oficiales del servicio de inteligencia militar ruso y que probablemente usaron identidades falsas.

    Audio: Reino Unido: ¿un cóctel de mentiras?

    La semana pasada en entrevista a RT y a Sputnik, Petrov y Boshírov rechazaron las acusaciones británicas y dijeron que su vida se había convertido en una pesadilla después de que las autoridades de Reino Unido publicaran sus fotos.

    Tras la entrevista el Gobierno británico volvió a modificar su versión del caso Skripal y ahora estaría buscando además a un médico y a un supuesto empleado de la embajada rusa, según lo informó el periódico The Mirror, citando a fuentes oficiales.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    rechazo, acusaciones, Serguéi Skripal, María Zajárova, Reino Unido, Rusia