Widgets Magazine
En directo
    Yergaki range in the West Sayany mountain range, southern Siberia. (File)

    Siberia, hogar de la hija de una neandertal y un homínido de Denísova

    © Sputnik / V. Griaznov
    Rusia
    URL corto
    190

    Investigadores del Instituto de Arqueología y Etnografía de la Academia Rusa de Ciencias y la Universidad Estatal de Novosibirsk, junto con colegas de Alemania, el Reino Unido y Canadá estudiaron el ADN de un hueso de una niña que vivió en Altái hace 90.000 años.

    Resultó que era descendiente de dos especies diferentes del género Homo: los neandertales (Homo neanderthalensis) y los homínidos de Denísova (Homo sapiens denisova). Estos parientes de los humanos modernos han desaparecido de la faz de la Tierra, pero varios genes neandertales todavía se conservan en el código de los caucásicos y los mongoloides, mientras que los genes de los Denísova se encuentran solo en los mongoloides. Todo esto atestigua los numerosos casos de cruce de diferentes especies humanas en la antigüedad. Un artículo sobre el inusual hallazgo fue publicado en la revista Nature.

    Los autores del artículo extrajeron el ADN de un hueso conocido como Denisovskaya-11. Pertenecía a una niña de 13 años. La secuencia de genes obtenida se comparó con los genomas de otros huesos de los neandertales y los homínidos de Denísova, hasta ahora los representantes de esta última especie se encontraron solo en Altái.

    El genoma de la niña según los alelos (diferentes formas del mismo gen ubicadas en sitios idénticos de cromosomas homólogos) coincidió en un 42,4% con el genoma del homínido de Denísova y en un 38,6% con el genoma neandertal.

    No te lo pierdas: Descubren en Siberia los restos de un titanosaurio de enormes dimensiones (foto)

    Curiosamente, los alelos neandertales en su genoma son mucho más similares a los alelos de los neandertales europeos —aquellos que vivieron en la cueva de Vindia (Croacia moderna) hace unos 40.000 años— que a los alelos de aquellos cuyos restos se encontraron anteriormente en el Altái. Esto indica la posibilidad de una migración relativamente rápida de los antepasados neandertales de la niña de Europa a Altái. En este caso, pertenecían al grupo de neandertales cuyas huellas en Altái aún no se han registrado.

    No menos sorprendente fue el hecho de que el padre de la niña, un homínido de Denísova, portaba genes neandertales. Pero en su género, la hibridación con esta especie ocurrió aproximadamente 300-600 generaciones antes de su nacimiento.

    Desafortunadamente, la duración de las generaciones para el Paleolítico no está del todo clara, pero tiene aproximadamente 25 años. Por lo tanto, 7.500-15.000 años antes de que los padres de la niña procrearan, se produjo un emparejamiento similar de individuos de dos especies.

    Este hecho apunta a episodios repetidos de convergencia de representantes de Homo neanderthalensis y Homo sapiens denisova. Por regla general, tales eventos van acompañados de contactos culturales, incluida la transferencia de tradiciones de fabricación de herramientas.

    No te lo pierdas: Así cazaban los neandertales

    Vale la pena señalar que solamente en Altái los neandertales producían herramientas de huesos en masa. Hasta hace poco, se creía que los neandertales no sabían cómo hacerlos en grandes cantidades.

    Además:

    Un brasileño logra crear un microcerebro con genes de Neandertal
    Científicos planean 'cultivar' el cerebro de un neandertal en los próximos meses
    Descubren un 'mensaje oculto' de los neandertales en una pieza encontrada en Crimea
    Etiquetas:
    descubrimiento, Siberia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik