21:45 GMT +319 Septiembre 2018
En directo
    El viajero ruso Yuri Burlak con su barco

    De Sebastopol a Estambul nadando: unos aventureros rusos muestran al mundo entero que no hay nada imposible

    © Sputnik / ATAKAN ŞALCIOĞLU
    Rusia
    URL corto
    160

    El viajero ruso Yuri Burlak y su compañero Vladímir Lijachov, que se aventuraron en un viaje por mar desde Sebastopol a Antalya, le cuentan a Sputnik cómo surgió la idea de hacer ese viaje y sus peripecias durante la travesía a nado.

    Yuri Burlak y un compañero suyo, miembros de la Sociedad Geográfica Rusa, el 20 de julio se embarcaron en la aventura de ir nadando desde Sebastopol hasta Antalya bajo el lema 'No hay nada imposible'. A los veinte días llegaron a Estambul.

    El mapa con la ruta de los viajeros rusos Vladímir Lijachov y Yuri Burlak. Foto del archivo personal de Yuri Burlak
    © Sputnik / ATAKAN ŞALCIOĞLU
    El mapa con la ruta de los viajeros rusos Vladímir Lijachov y Yuri Burlak. Foto del archivo personal de Yuri Burlak

    Inicialmente, el viaje estaba planeado para unos 100 días y se desarrollaría en dos etapas: la primera sería la ruta Sebastopol-Estambul, la segunda, desde Estambul a Antalya. Sin embargo, sucedió algo inesperado. Como resultado, Burlak decidió completar el viaje no en Antalya, sino en Estambul. Durante esos 20 días, los viajeros superaron la distancia de 750 Km.

    Sputnik se reunió con los viajeros en un hotel del distrito de Sultanahmet, donde se alojaron durante su estancia en Estambul.

    Los viajeros rusos Vladímir Lijachov y Yuri Burlak hablan con la corresponsal de Sputnik. Foto del archivo personal de Yuri Burlak
    © Sputnik / ATAKAN ŞALCIOĞLU
    Los viajeros rusos Vladímir Lijachov y Yuri Burlak hablan con la corresponsal de Sputnik. Foto del archivo personal de Yuri Burlak

    Burlak, de 51 años, nos cuenta su historia: "Cuando era joven, era muy activo, me dedicaba al turismo, a la navegación y hacía deporte. Un día, practicando culturismo, me lesioné gravemente la espalda, me diagnosticaron una invalidez temporal y durante varios años no pude caminar. Luego me operé, y los médicos me aconsejaron practicar seriamente la natación para curar el dolor de espalda. Así que creé mi propio método de recuperación de espalda a través de la natación. Y logré recuperarme".

    Te puede interesar: Famoso aventurero ruso listo para nuevas conquistas: "¿Puedo morirme sin ver la fosa de las Marianas?"

    "Gracias a la natación, logré ponerme en pie de nuevo. Ahí es cuando surgió la idea de nadar con una balsa atada a la cintura, de esa manera, la resistencia que crea la balsa en el agua, fortalecía los músculos de la espalda y la columna vertebral. Así que mi tratamiento se convirtió en un verdadero 'hobby'. Quise mostrar mi método a todo el mundo, decirle a la gente que uno mismo puede recuperar la salud sin necesidad de estar sentado en casa o de tomar pastillas y recurrir a los médicos", dice.

    Tras cruzar un día una distancia de 27 Km, le vino la idea de cruzar el mar Negro. "En el 2011, probé por primera vez atravesar el mar Negro, pero los guardias marítimos turcos no me dejaron ir más allá de las aguas territoriales, ya que mi barco no cumplía con los requisitos necesarios.  En 2013 tuve un intento más exitoso: logré navegar 700 km desde la ciudad turca de Ordu en la costa del mar Negro hasta Sochi. Entonces me apoyó el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, y las autoridades turcas dieron permiso para este viaje. Y este año ya decidí ir de Sebastopol a Antalya. Advertimos de antemano sobre la travesía al Consulado en Novorosíisk y el 20 de julio nos pusimos en camino", explica.

    El viajero ruso Yuri Burlak con su barco. Foto del archivo personal de Yuri Burlak
    © Sputnik / ATAKAN ŞALCIOĞLU
    El viajero ruso Yuri Burlak con su barco. Foto del archivo personal de Yuri Burlak

    Hablando sobre el viaje, Burlak comentó: "El tiempo nos acompañó, tuvimos vientos favorables.  Volodia me ayudó en todo, cocinó y pescó. Contábamos con 200 litros de agua dulce y cilindros de gas para cocinar. Así, con un peso en la  balsa de 500 kg llegamos a Estambul".

    No te lo pierdas: Kóniujov, famoso viajero ruso, da la vuelta al mundo en globo a —20 grados

    Según el viajero, cuando planeaban entrar en el Bósforo, hubo una tormenta, por lo que la balsa se desvió 50 kilómetros al este de la entrada al estrecho.

    "Con el fin de no violar la frontera, llamamos por radio a la guardia costera turca para informar que estábamos ahí. Luego llegó un avión turco de la guardia costera. Pedimos que nos acompañaran hasta el control aduanero fronterizo. Les expliqué en inglés que no había ningún problema, que simplemente necesitamos que nos acompañaran al puesto de aduanas y fronteras para poder llegar oficialmente a Turquía. Al final, al parecer, debido a la barrera del idioma, nos proporcionaron un bote de rescate de Estambul", cuenta.

    Según Burlak, durante las maniobras la parte delantera de la balsa salvavidas se rompió, y el bote tuvo que ser remolcado a la bahía local. Como resultado, algunas de las cosas y productos de los viajeros se inundaron. Burlak enfatizó que, a pesar de este malentendido, estaban satisfechos con la recepción brindada por el lado turco, pero decidieron abandonar la continuación del itinerario y completar su viaje en Estambul.

    "Me sorprendió gratamente la actitud amistosa hacia nosotros de la Guardia Costera de Turquía. Podrían haber pensado que éramos delincuentes y que habíamos violado las fronteras. Pero en el proceso de aclarar las circunstancias, nos trataron muy bien, no hubo situaciones de conflicto con el lado turco en absoluto", señaló el viajero.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Plataformas que ayudan a los aventureros a viajar más barato
    "Los dioses del norte están de nuestro lado": un rompehielos ruso salva a un grupo de viajeros en el Ártico (fotos, vídeo)
    Etiquetas:
    viajero, Turquía, Rusia