En directo
    La Catedral de San Basilio en la Plaza Roja de Moscú, en el centro de la capital de Rusia

    Un polaco compara su pueblo con los rusos para adivinar 'el secreto de Moscú'

    © Sputnik / Ekaterina Chesnokova
    Rusia
    URL corto
    2150

    Los polacos y los rusos son muy parecidos en muchos aspectos, pero en una cosa difieren: "los rusos ganan y los polacos pierden", afirma el periodista Boguslaw Chrabota, al tratar de determinar las razones de una conclusión tan desagradable para Polonia.

    "Prácticamente no nos diferimos de los rusos: amamos beber y gritar, adoramos la historia, nos creemos un pueblo muy importante a escala mundial. Pero los rusos suelen ganar y los polacos, perder. ¿Qué pasa? ¿Cuáles son las razones?", se pregunta el autor en un artículo para el diario Rzeczpospolita.

    El periodista prosigue analizando las posibles causas de la 'vitalidad' de los rusos:

    Gran país – gran responsabilidad

    La Rusia imperial, la URSS y la Rusia moderna son enormes desde el punto de vista territorial. Pero no necesariamente es una ventaja indiscutible, advierte Chrabota.

    "Un gran territorio significa una gran variedad étnica, lingüística y religiosa. Asegurar una estabilidad para tal Estado requiere una gestión muy fina y una estructura impecable", explica el periodista.

    Siberia
    © Sputnik / Yuri Kaver
    La historia demuestra que gobernar un país extenso es un gran reto, pero Rusia logró hacerlo exitosamente durante siglos a pesar de todos los desafíos externos.

    Chrabota recuerda que hubo al menos tres crisis de envergadura catastrófica: la invasión de los mongoles (1237), los Tiempos Turbios (1598) y la Revolución bolchevique (1917).

    "La lógica básica dicta que Rusia debía disolverse cada una de las tres veces (…) Sin embargo, en todos los casos, el enorme organismo estatal logró restablecerse, y lo hizo por su propia cuenta", escribe.

    ¿Cómo lo consigue?

    El periodista propone ir más allá de las nociones de autoridad absoluta, el pensamiento imperial o la religión. Según él, el 'secreto' radica en un respeto profundo hacia el Estado.

    El desarrollo industrial fue marcado por una fuerte participación personal de los monarcas. Pedro el Grande y Catalina la Grande enviaron expediciones geológicas a los Urales y luego a Siberia para aprender a explotar sus riquezas y someterlos a los intereses del Estado, "sin recurrir al modelo capitalista", escribe.

    Otro ejemplo característico es el ejército. La continuidad en las tropas asciende a las reformas de Pedro el Grande, adoptadas a finales del siglo XVII, y se terminó —formalmente— solo en 1918 tras la llegada al poder de los bolcheviques.

    "Los regimientos Semiónovski y Preorazhenski lucharon centenares de batallas donde cada nueva generación de soldados iba a la guerra bajo los mismos estándares", explica Chrabota.

    Incluso la Rusia soviética no descartó por completo la experiencia zarista. Muchos de los generales y oficiales del naciente Ejército rojo eran exnobles que aceptaron la revolución, y la escuela de la ciencia y táctica militar transitaron entre las dos Rusias, asegurando un grado de herencia entre las dos.

    Más aquí: El Ejército Rojo de la URSS entra en el 'top 6' de los 'superejércitos'

    "La URSS surgió hace un siglo y cayó en 1991, pero nadie discute que la Rusia de Vladímir Putin sea su 'heredera'. Pero también es heredera del Imperio de los Románov", opina el periodista.

    Un Estado fuerte valora altamente la continuidad y busca apoyo en sus tradiciones. Es una lección que Polonia necesita, ya que sus políticos demasiado frecuentemente "cada vez tratan de construirlo todo desde cero sin entender que se están comportando como niños", concluye el autor.

    Lea también: De país 'vencido' en 1991 a potencia euroasiática en 2017

    Además:

    Cómo Rusia se hizo Soviética
    Fotos: las seis capitales rusas a lo largo de la historia
    La revolución de febrero de 1917: ¿buenas intenciones, resultado trágico?
    Jefa de la Casa Imperial rusa: los Románov son en parte culpables de la Revolución de 1917
    Etiquetas:
    comparación, desarrollo, ejército, periodistas, industria, Polonia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik