22:41 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Caza ruso de la generación 4++, Su-35

    El Su-35 cumple 10 años: ¿adónde llegó el 'depredador celestial' ruso? (vídeos)

    © Sputnik / Ramil Sitdikov
    Rusia
    URL corto
    Por
    11675
    Síguenos en

    Los Su-35S son los aviones de combate más potentes y avanzados en servicio activo de las Fuerzas Aeroespaciales rusas. A lo largo de la primera década desde su primer vuelo, el caza pesado ruso vivió varias mejoras para mantenerse vigente contra su principal 'rival' y objetivo, el F-22 estadounidense, escribe el portal de la cadena rusa Zvezda.

    El desarrollo del Su-35 empezó en 2005. Desde el inicio el avión tenía como objetivo contrarrestar a las aeronaves de quinta generación estadounidenses, en particular el F-22A Raptor, según Zvezda.

    A pesar de que desde el punto de vista formal los Su-35 pertenecen a la generación 4 (más precisamente, 4++), actualmente son el único sistema de armas probado e incorporado en un Ejército capaz de cumplir la misión de contener a los F-22A.

    Es posible gracias a los avances hechos después de la finalización del programa de los Raptor en EEUU: el Su-35 voló por primera vez cuando la mayoría de los F-22 ya han sido fabricados. En el marco de desarrollo y modificaciones, el caza ruso recibió equipos diseñados posteriormente a sus análogos en los Raptor, así que el más moderno Su-35S incorpora hoy sistemas más avanzados que su principal rival.

    Lea también: ¿Pesa ya la obsolescencia sobre el legendario F-22 Raptor de EEUU?

    El inmediato interés de China

    El concepto del Su-35 evocó interés no solo en la Defensa rusa, sino de la de China, afirma la publicación.

    Las Fuerzas Aéreas de Pekín estaban contemplando la compra del caza ruso ya desde la feria Airshow China 2008, atraídas por su idea como un 'cazador de los Raptores' y sus grandes reservas de combustible, aptos para largas misiones de patrullaje en alta mar en condiciones de fronteras marítimas muy vastas.

    Además, el Su-35 ofrece 'una mano larga', es decir, es capaz de lanzar misiles modernos de un alcance superior a 285 kilómetros, el alcance del misil ruso Kh-59MK, suministrado a China en los contratos anteriores.

    Eso permite a los pilotos atacar blancos marítimos sin entrar en la zona de defensa aérea de los buques enemigos. Para un país que está pensando en una posible guerra con una potencia marítima —EEUU—, esa capacidad es de suma importancia.

    El interés de China significaba un eventual contrato de exportación, haciendo todo el proyecto más rentable para la industria rusa. En 2015, Pekín acordó con Moscú la entrega de 24 aviones, volviendo a comprar aviones rusos tras una pausa de 12 años.

    Vídeo: China luce sus Su-35 por primera vez

    El radar 'omnividente'

    Los sistemas más importantes del Su-35 son sus radares. El radar principal, con un alcance de 400, es un radar pasivo de barrido electrónico (PESA) Irbis-E, considerado entre los más avanzados hoy en día que emplean esta tecnología.

    Dos Lockheed Martin Corp F-35 stealth fighter
    © REUTERS / Australian Defence Force
    En combinación con el sistema de locación óptica, el Su-35 es capaz de detectar una aeronave furtiva a una distancia de unos 90 kilómetros si el blanco está acercándose directamente, y mayor si el objetivo está maniobrando y así aumentando la superficie de reflexión de radioondas.

    Si bien los radares activos de este tipo (AESA) se consideran más potentes, también son más sofisticados en fabricación y más caros. La industria rusa diseñó los radares AESA para el caza de quinta generación Su-57 y el caza ligero MiG-35, que pueden ser instalados en el Su-35 también, aunque está desconocido si los aviones en servicio activo han recibido esta modificación.

    De hecho, la falta de un radar AESA y de las tecnologías 'stealth' en su construcción es el único que 'separa' al Su-35 de los aviones de quinta generación en términos de las características cuantificables.

    Las diferencias del diseño inicial

    Nunca ha sido un secreto que el Su-35 es una profunda modernización del diseño de los Su-27, incorporados en las Fuerzas Armadas de la URSS a inicios de los ochenta. No obstante, la cantidad de mejoras es muy importante, sostiene Zvezda:

    • Un radar varias veces más potente;
    • La capacidad de emplear múltiples tipos de armamento, incluidos los misiles de largo alcance guiados por el radar;
    • La capacidad de vuelo de supersónico sin usar la poscombustión y de vuelo supermaniobrable;
    • Un avanzado interfaz de la cabina;
    • El uso de los equipos de lucha radioelectrónica;
    • Nuevos sensores ópticos;
    • Diseño refinado del planeador y el sistema de mando;
    • Radio de alcance considerablemente aumentado;
    • Mayor eficacia del diseño, reflejada en una elevada durabilidad y menor coste de mantenimiento.

    Al fin y al cabo, el Su-35S se convirtió en la cima de proeza del diseño del Su-27 y el posible final de su evolución como un caza de cuarta generación.

    Su uso eficaz en las operaciones en Siria, así como el exitoso destino en las exportaciones a China y, más recientemente, a Indonesia, puede atraer otros clientes familiarizados con los aviones de combate de Sukhoi y preocupados por la posible llegada de los F-22 y F-35 en sus cielos.

    Le puede interesar: El Su-35 ruso "puede ser el mejor avión en la historia"

    Además:

    Adiós a las tecnologías 'stealth': un nuevo radar ruso puede 'ver' a los aviones furtivos
    Cara a cara con la quinta generación de cazas: testimonio de un piloto ruso
    Incidente planeado: el F-22 de EEUU impidió a los Su-25 rusos cumplir su tarea en Siria
    Su-25 vs. F-22: ¿Qué significa interceptar un avión ruso sobre el cielo de Siria?
    Un arma rusa hace frente a los cazas furtivos estadounidenses
    'Internet de los cazas': Rusia interconecta sus aviones en una red
    Etiquetas:
    modificaciones, combate aéreo, avión de caza, ataque aéreo, aviones, Su-35, F-22, Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, Sukhoi, Ministerio de Defensa de Rusia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik