18:43 GMT +324 Septiembre 2018
En directo
    Nicolás II, Alexandra Fiódorovna y su hija Olga junto a sus mascotas

    Los increíbles destinos de las mascotas del último zar de Rusia

    © Sputnik /
    Rusia
    URL corto
    2017, el centenario de la Revolución rusa (117)
    130

    El 17 de julio de 1918, el último zar de Rusia, Nicolás II, fue fusilado en Ekaterimburgo. El mismo destino les tocó a toda su familia, su médico y cuatro criados. Pero ¿qué pasó con las mascotas del zar, la zarina, las cuatro princesas y el príncipe?

    Los miembros de la familia real tenían muchos amigos de cuatro patas, algunos de los cuales permanecieron junto con sus amos hasta sus últimos días. Al exiliarse en los Urales, la familia se llevó el bulldog francés de la princesa Tatiana, Ortipo, un pequeño perro de la princesa Anastasia, Jimmy, y el cocker spaniel del príncipe Alexéi, Joy, escribe el periódico MK.

    Tatiana vio a Ortipo por primera vez en el otoño de 1914 gracias a uno de los oficiales que se estaba recuperando en la enfermería que la princesa visitaba para ayudar a los heridos.

    Además: Las riquezas del último emperador de Rusia

    En lo que corresponde al heredero al trono, Alexéi, tenía sus propios favoritos: el gato Kotka y el perro Joy. Estos dos siempre permanecían a su lado. Joy era descendiente de un cocker spaniel traído del Reino Unido, mientras que Kotka era un regalo del comandante del palacio, el general Voyéikov.

    Al parecer, Kotka no tenía uñas, ya que el príncipe sufría de hemofilia y no podía tener una mascota capaz de arañar. No obstante, en 1917, Alexéi tuvo que despedirse de su amigo peludo: lo dejaron en el palacio. Más tarde se conoció que alguien salvó al gato.

    Durante la estadía de los Románov en Tobolsk, Siberia, y luego en Ekaterimburgo, en los Urales, los perros que los acompañaban disfrutaron de una libertad sin precedentes. Así, Joy comía desechos y engordaba cada día más.

    Al momento del asesinato de Nicolás II y su familia, Joy estaba en la calle, lo que le salvó la vida. Jimmy se encontraba en el sótano junto con los Románov y murió junto con ellos. Sobre Ortipo, no se sabe nada con seguridad, pero lo más probable es que haya escapado aquella noche sangrienta.

    Le puede interesar: Se continúa el estudio de los restos de los Románov

    Según algunas versiones, Ortipo aullaba y ladraba, lo que atraía la atención de testigos innecesarios, por lo que pronto fue también eliminado. Joy guardaba silencio y por lo tanto escapó de la muerte y llegó a las manos de uno de los verdugos de la familia real, quien lo llevó a su casa.

    Después de que la ciudad de Ekaterimburgo fuera ocupada por los blancos, el oficial Pável Rodzianko, que conocía bien a la familia real, vio a Joy en la calle. Rodzianko se llevó al perro como recuerdo de su dueño, asesinado dos semanas antes de cumplir los 14 años.

    Al comenzar la retirada de las tropas blancas, el coronel Rodzianko llegó a Vladivostok. Desde allí emigró al Reino Unido, donde fue recibido por el rey Jorge V. A Joy le dejaron vivir en el palacio real y después de su muerte fue enterrado en el cementerio de los perros reales en el castillo de Windsor.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    2017, el centenario de la Revolución rusa (117)

    Además:

    La última integrante de la Casa Románov que murió en Uruguay
    Jefa de la Casa Imperial rusa: los Románov son en parte culpables de la Revolución de 1917
    10 datos del asesinato de los Románov que seguro que no conocías
    Un siglo de la caída del Imperio ruso y la dinastía de los Románov
    Etiquetas:
    Imperio Ruso, zarismo, curiosidad, mascota, animales, Alexandra Fiódorovna, Nicolás II, Rusia