02:06 GMT +326 Septiembre 2018
En directo
    El caza Yak-38

    Rusia, con ganas de resucitar el 'legado vertical' de la URSS

    © Sputnik / Vladimir Rodionov
    Rusia
    URL corto
    13780

    Uno de los 'juguetes' más caros del Pentágono, el cazabombardero F-35B, participó esta semana en las maniobras entre EEUU y Japón. A pesar de que el concepto de un avión de despegue y aterrizaje vertical (VTOL, por sus siglas en inglés) ha sido objeto de críticas, Rusia empieza a barajar de nuevo la posibilidad de producción de su propio modelo.

    En particular, los planes de construcción de aviones VTOL recientemente han sido mencionados por el viceministro de Defensa de Rusia, Yuri Borísov. El columnista Vadim Saranov reflexiona sobre la posibilidad de un VTOL ruso en su artículo para Sputnik.

    El legado soviético

    La Unión Soviética creó varios modelos de sus propios VTOL. El más producido fue el Yak-38, que entró en servicio en agosto de 1977. Este aparato se hizo con una reputación bastante controvertida entre los aviadores: de 231 aeronaves construidas, 49 se perdieron en diferentes incidentes.

    El operador principal de este avión fue la Armada de la URSS. Los Yak-38 estaban desplegados en los portaviones del proyecto 1143: Kiev, Minsk, Novorossiysk y Baku. Los veteranos de la aviación naval recuerdan que el alto número de incidente con los Yak-38 hizo que el mando decidiera reducir significativamente la frecuencia de sus vuelos de prueba. Como resultado, los pilotos del Yak-38 tenían menos de 40 horas de vuelo al año, una cifra relativamente pequeña.

    Vea más: Los amos del cielo: aeronaves civiles legendarias fabricadas en la URSS

    Las características del avión tampoco pueden ser consideradas sobresalientes. La falta de un radar a bordo limitaba las capacidades del caza. El uso del Yak-38 como solo un avión de ataque parecía poco efectivo, porque el alcance del avión se cifraba solo en 195 kilómetros o incluso menos en condiciones de un clima cálido.

    El 'niño problemático' iba a ser reemplazado con un VTOL soviético más moderno, el Yak-141; sin embargo, con la caída de la URSS este aparato quedó en el olvido. La experiencia de la creación y el uso de los VTOL no pueden ser considerados exitosos, pero el interés por este tipo de aeronave ha ido en crecimiento. 

    El caza Yak-141
    © Sputnik / Serguéi Subbotin
    El caza Yak-141

    El sueño naval

    "Este aparato —un VTOL— es necesario no solo para la Armada, sino también para las Fuerzas Aéreas", declaró a Sputnik el capitán Konstantín Sivkov.

    El mayor problema de la aviación moderna radica en el hecho de que un caza de propulsión a chorro necesita una pista de despegue y aterrizaje. Hay pocos aeródromos de este tipo y es fácil destruirlos con solo un ataque, señaló el militar.

    El uso de los VTOL con base en tierra no es apoyado por todos los expertos. Uno de los problemas principales es el consumo excesivo de combustible durante el despegue, lo que reduce considerablemente su alcance. 

    "Rusia es un país grande por eso su aviación también debe tener un gran alcance", indicó el columnista.

    Rusia tiene planes de construir una 'flota de portaviones', por eso el país puede utilizar los VTOL exclusivamente para esto. 

    Sivkov, en sus declaraciones a Sputnik, explicó que Moscú podría empezar a trabajar en su nuevo VTOL antes de que aparezcan sus nuevos portaviones.

    Una respuesta decente

    La creación de un avión de despegue y aterrizaje vertical requeriría de una cantidad grande de dinero y otros recursos. El precio del desarrollo del F-35B estadounidense y sus versiones de despegue horizontal ya alcanzó los 1,3 billones de dólares. 

    Según los expertos, la producción del aparato que podría ser comparado en sus características con F-35B requeriría la solución de varias cuestiones importantes: en particular, la miniaturización de la aviónica, la creación de una nueva generación de sistema a bordo y el diseño de una estructura de aeronave con características especiales. 

    La industria aérea rusa cuenta con capacidad suficiente para crear una aeronave de este tipo, especialmente, teniendo en cuenta que se puede unir muchos sistemas de un avión de quinta generación Su-57 con el futuro VTOL, enfatizó el columnista.

    No obstante, puede que haya problemas con el motor de la aeronave, pronosticó el experto.

    "Si bien es probable que los documentos acerca de [la tecnología de] la tobera móvil todavía existen, ya no hay personas experimentados en la creación de nudos y partes necesarias [para su producción]", declaró Oleg Panteléev, director gerente de la agencia Aviaport.

    El entrevistado puso de relieve que una vez que el Ministerio de Defensa ruso tome la decisión acerca del futuro de la flota de portaviones y su componente aéreo, Rusia será capaz de "dar una respuesta digna" a sus competidores.

    Moscú tiene planes respecto a la construcción de nuevos portaviones a corto plazo. Según los planes del Ministerio de Defensa ruso, el portaviones del proyecto 23000 Shtorm será puesto en quilla entre 2025 y 2030.

    Le podría interesar: Desde las profundidades hasta los cielos: resucitan un Il-2 hundido en 1943 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Aviones de la serie Yak, leyenda de la aviación rusa
    Guerreros fantasmas: las operaciones más importantes de la inteligencia militar soviética y rusa
    Cómo Ucrania vende su legado soviético
    Etiquetas:
    Yak-38, URSS, Rusia