04:43 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    Lluvia en Moscú

    El frío no se quiere ir de Rusia y la economía lo está notando

    © Sputnik/ Nataliya Seliverstova
    Rusia
    URL corto
    0 60

    El mal tiempo que se ha adueñado del verano ruso este año está incidiendo negativamente en la economía del país.

    No se trata únicamente de lluvia y frío. Moscú ha sido escenario de violentas tormentas de nieve cuando no tocaba, e incluso de huracanes donde nunca antes habían tenido lugar. Las inexplicables condiciones meteorológicas en pleno verano —inexplicables incluso para los propios lugareños— han dejado un par de récords.

    Según el Centro Meteorológico ruso, mayo de 2017 se ha coronado como el mayo más frío en Rusia del siglo XXI; junio, como el segundo junio más frio. Y es que 14,5 grados en pleno sexto mes del año en el extremo occidental de Rusia no son normales en el país más grande del mundo. Algo que está pasando factura también a su economía, tal y como explican en Russia Beyond the Headlines (RBTH).

    Las cosechas atraviesan una mala racha

    Los agricultores rusos solo han podido plantar por ahora el 77% de las verduras que tocaba cosechar a estas alturas. En el caso de las patatas, un producto muy utilizado en la gastronomía rusa, ha sido del 82%.

    Aunque podría no parecer grave, a eso hay que añadir que productos como las cebollas, las zanahorias, los tomates o los pepinos están sintiendo que todavía no es hora de crecer, por lo que su cosecha se está retrasando unas tres o cuatro semanas, según los datos del Banco Central de Rusia.

    El principal problema radica en las consecuencias no para los consumidores, sino para los propios agricultores. Pável Sigal, vicepresidente de Opora Rossii, una organización pública que aglutina a pequeñas y medianas empresas, asegura a RBTH que los agricultores padecerán las consecuencias más que nadie.

    "La mayoría de las compañías de agricultura no están aseguradas, de manera que la mayor parte de las pérdidas tendrán que ser asumidas por ellas mismas, con la consiguiente subida de precios en la cesta de la compra de los rusos", explica Sigal, que añade que el Gobierno ruso podría pagar subsidios a esas empresas para limitar la inflación.

    Lee más: Frío extremo en Moscú

    Se prevé que las pérdidas sean de unos 43,8 millones de dólares, según los datos de la Unión Nacional de Aseguradoras de Agricultores.

    El Banco Central, al rescate

    Las pérdidas que está sufriendo el sector de la agricultura en Rusia y la consecuente subida de precios están llevando a una inflación que el Banco Central de Rusia está tratando de controlar  —para finales de junio el precio de los productos subió un 8,3%—. Expertos de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (Ranepa), del Instituto Gaidar y de la Academia Rusa de Comercio Exterior coinciden en que el Banco Central tendrá que ajustar los tipos —tasas— de interés para superar la tormenta de precios, además de contemplar otros posibles riesgos.

    Los paraguas están haciendo su agosto

    Este verano los rusos han pasado de comprar helados y refrescos a paraguas y estufas. Y eso no es todo: las ventas de aire acondicionado han bajado un 30%, la gente compra entre un 15% y un 20% menos de ropa veraniega y la carne típica para hacer barbacoas ha caído un 20%. La mitad de los helados sigue en los congeladores de las tiendas y los paraguas se están vendiendo un 135% más que de costumbre.

    Empleo pasado por agua

    Según el Ministerio de Desarrollo Económico, el mal tiempo en Rusia está azotando los empleos de aquellos sectores en los que las condiciones meteorológicas son importantes. Por si fuera poco, el paro ha subido de 3,9 millones en abril a 4,1 millones en mayo. La agricultura se lleva la palma, con un 15,4% de desempleados más que en el mismo periodo del 2016.

    Los sectores turístico local y de la restauración también han salido malparados. Los rusos prefieren quedarse en casa y el desempleo se ha incrementado en un 3,1%.

    Otros planes de vacaciones

    Los rusos también han pasado de ir de vacaciones a Sochi o Crimea a visitar zonas donde el verano sí se está haciendo notar, como Chipre. Los turoperadores nacionales están bajando los precios de los paquetes a 'resorts' rusos.

    Lee más: ¿Cómo es el verano en Moscú?

    No obstante, los expertos auguran que esta situación se resolverá pronto, cuando finalmente el verano haga acto de presencia. Por ahora, en Sochi ya hace 30 grados, algo que se puede considerar 'la norma'.

    Además:

    Moscú lleva cinco días con fuertes nevadas en el mayo más frío desde 1999
    Moscú se prepara para el más frío Día de la Victoria
    Etiquetas:
    frío, cambio climático, nieve, economía, Moscú, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik