Widgets Magazine
En directo
    El diario de Tania Sávicheva de Leningrado

    Los horrores del bloqueo de Leningrado en el diario de la 'Ana Frank' rusa

    © Sputnik / Alexandr Demyanchuk
    Rusia
    URL corto
    72º aniversario de la victoria sobre el nazismo (112)
    260

    Entre 1941 y 1945, la Gran Guerra Patria se llevó más de 30 millones de vidas. Mujeres, ancianos, menores de edad: la tragedia tocó, sin exagerar, a cada familia soviética. Hasta el día de hoy se recogen fragmentos del dolor de un país entero a través de cientos de miles de historias personales.

    Así es el diario de una niña soviética, Tania Sávicheva, de Leningrado. Detrás de las líneas del cuaderno revelado de nueve páginas, se esconde no solo el drama de su familia sino el de millones de personas en la ciudad que experimentó un cruel bloqueo entre los años 1941 y 1944. Ella trascendió gracias a sus apuntes, convertidos a su vez en uno de los símbolos dolorosos de la guerra.

    La niña nació en 1930 en una familia numerosa. Tenía dos hermanas, Zhenia y Nina, y dos hermanos, Leka (Leonid) y Misha. Después de la muerte del padre, en 1936, la familia se trasladó a casa de la abuela. En verano de 1941 se proponían pasar las vacaciones en un pueblo, en casa de sus parientes. El hermano Misha se marchó primero. Y poco tiempo después, el 22 de junio, llegó la noticia del inicio de la guerra.

    Lea más: Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria, 1941-1945

    La familia decidió quedarse en Leningrado y ayudar al Ejército. Leonid no fue reclutado por ser miope y empezó a trabajar en una fábrica. Zhenia también trabajaba en una empresa y donaba sangre para los heridos. Nina cavaba trincheras. La madre cosía uniformes para los soldados. Y Tania, como tantos niños de Leningrado, ayudaba a recoger botellas de cristales que servían para hacer explosivos. Como no se conocía nada del destino de Misha, lo empezaron a considerar muerto.

    El asedio de Leningrado comenzó el 8 de septiembre de 1941 y con esto, llegó el frío y el hambre.

    Zhenia fue la primera en sucumbir en estas trágicas circunstancias, el 28 de diciembre. Aquel día Tania hizo el primer apunte en una agenda que había olvidado su otra hermana, Nina. Una parte del cuaderno estaba rellenado por Nina, mientras la otra, con las letras del alfabeto, quedaba intacta.

    Precisamente este apartado fue el destinado a convertirse en el famoso diario de guerra.

    "Zhenia murió el 28 de diciembre de 1941, a las 12:30 horas", escribió la niña.

    Y así, una tras otra, aparecían las notas cortas pero conmovedoras:

    La abuela murió el 25 de enero de 1942, a las 3:00 de la tarde.

    Leka murió el 17 de marzo de 1942, a las 5:00 de la madrugada.

    El tío Vasia murió el 13 de abril de 1942, 2 horas después de la medianoche.

    El tío Lesha el 10 de mayo de 1942 a las 4:00 de la tarde.

    La mamá el 13 de mayo de 1942 a las 7.30 de la mañana.

    La hermana Nina había desaparecido en febrero de 1942. Su búsqueda no dio resultados, pero Tania no hizo ningún apunte, esperaba que la hermana estuviera viva. No obstante, al final ya la daba por muerta.

    Los Sávichev murieron.

    Murieron todos.

    Solo quedó Tania.

    La niña fue adoptada por una pariente lejana que no estaba muy contenta con su presencia. Además, empezó a tener serios problemas de salud, la distrofia y la tuberculosis empezaban a hacer estragos en su pequeño cuerpo. En 1942, la mujer envió a Tania a un orfanato y de allí, dos años después, fue trasladada a un centro de personas discapacitadas.

    Tania falleció el 1 de julio de 1944, con solo 14 años. Se fue sin saber que no todos los Sávichev estaban muertos. El hermano Misha, que se había ido en verano de 1941 a casa de los parientes, colaboró con los guerrilleros en los años de guerra. Fue herido en una de las batallas y en 1944 fue a vivir y trabajar en una de las ciudades cerca de Leningrado. Nina se salvó también. Había sido evacuada del trabajo de improviso junto a otros colegas sin poder avisar a la familia.

    Tratando de averiguar algo sobre el destino de su familia, llegó a casa de aquella pariente que había adoptado a Tania. La mujer le entregó el cuaderno con los apuntes de la niña. Un amigo de Nina, un empleado del Museo del Hermitage, vio por casualidad el diario.

    El diario de Tania Sávicheva en el Museo de Historia de San Petersburgo
    © Sputnik / Vladímir Bogatyrióv
    El diario de Tania Sávicheva en el Museo de Historia de San Petersburgo

    Así, la historia de vida y muerte de una simple escolar formó parte en 1946 de una exposición dedicada al asedio de Leningrado. Hoy día, las 9 hojas se conservan en el Museo de Historia de San Petersburgo, mientras sus copias se difundieron por todo el mundo como memoria de una niña que solo en nueve frases había contado el horror de la guerra.

     

    Tema:
    72º aniversario de la victoria sobre el nazismo (112)

    Además:

    Galina Brok Beltsova, la legendaria piloto soviética que aterrorizaba a los fascistas
    "El olor de la sangre me perseguía aún años después": la Gran Guerra Patria a través de los ojos de personalidades
    Rusia publica imágenes inéditas de la Gran Guerra Patria (vídeos)
    Etiquetas:
    URSS, Historia de la Gran Guerra Patria, memoria, diario, Leningrado
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik