Widgets Magazine
06:36 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    Un rompehielos ruso en el Ártico

    Financial Times: las sanciones no detuvieron el avance de Rusia en el Ártico

    © Sputnik / Valery Melnikov
    Rusia
    URL corto
    5400
    Síguenos en

    El 3 de abril el presidente ruso Vladímir Putin inició simbólicamente la perforación del primer pozo del yacimiento más norteño de Rusia, operado por la empresa Rosneft. Precisamente este era del tipo de proyectos que pretendían detener —en vano— las sanciones occidentales.

    El pozo petrolero, ubicado en el mar de Láptev, es "todo un logro de ingeniería", según afirma el periodista Henry Foy en su artículo para Financial Times.

    La expedición de Putin y Medvédev al Ártico
    © Sputnik / Alexei Druzhinin
    El proyecto está entre los más complicados en la historia de la industria rusa, no solo por las condiciones climáticas extremas sino también por el uso de las tecnologías avanzadas de la perforación horizontal.

    Al imponer las sanciones contra el sector petrolero ruso hace tres años, EEUU y la UE buscaban limitar las capacidades de Rusia de emprender proyectos de tal envergadura y así presionar al país hacia un cambio de su política. No obstante, las compañías rusas resistieron la presión y encontraron modos de realizarlos por su propia cuenta, escribe el autor.

    Lea más: Occidente busca expulsar a Rusia del Ártico

    La región en cuestión es sumamente importante para Rusia y tiene "una influencia clave en el futuro de la economía rusa" ya que se estima que para el año 2050, allí se extraerá hasta un 30% de todo el crudo en Rusia, según Foy.

    Además de Rosneft, otra empresa rusa, Gazpromneft, emplea tecnologías sofisticadas para extraer los vastos recursos del oeste de Siberia. Allí se ubica el mayor yacimiento del petróleo de esquisto del mundo, clasificado como 'difícil para la extracción'.

    "Cuanto más nos presionen, más fuertes nos hacemos. Para nuestros proyectos actuales las sanciones no nos afectan ni al mínimo", afirmó Serguéi Vakulenko, jefe del departamento de estrategia e innovaciones de Gazprom, el gigante del gas ruso y empresa matriz de Gazpromneft, citado por el autor.

    Además de las restricciones contra las empresas petroleras, las sanciones externas afectaron también al sector bancario, complicando la adquisición de créditos necesarios para la explotación. Pero este obstáculo también ha sido superado tras reorientarse a los bancos nacionales y optimizar la estructura de los gastos.

    Más: Economía de Rusia derrota a las sanciones

    Esta 'resistencia' llevó a que la comunidad petrolera internacional vea de manera más positiva la cooperación con Moscú, escribe el autor. Si bien tras la introducción de las restricciones una gran parte de las empresas se alejó de los proyectos conjuntos en Rusia "reaccionando de una manera más bien emocional" que justificada, ahora la situación cambia, y los proyectos petroleros con Rusia se hacen atractivos de nuevo, según el autor.

    El interés de Rusia en la cooperación internacional es evidente. Todavía existe una cierta 'grieta' en las tecnologías clave, y el país eslavo quisiera reanudar los intercambios tecnológicos congelados, escribe Foy.

    Pero ya no son indispensables para las empresas rusas: los ingenieros petroleros del país son capaces de "asegurar el desarrollo y garantizar la producción" y alcanzar, en el futuro, el nivel necesario para la extracción de los yacimientos más 'difíciles'.

    Así, la estrategia de Rusia en el desarrollo de sus regiones árticas continuará realizándose, con sanciones o sin ellas.

    Además:

    La expedición de Putin y Medvédev al Ártico
    Las tensiones entre Rusia y Occidente pueden originar una "progresiva militarización" del Ártico
    "La guerra de sanciones con Occidente beneficia a Rusia"
    Etiquetas:
    sanciones, Ártico, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik