Widgets Magazine
En directo
    Zaporozhets

    Desde el pasado con amor: los automóviles olvidados de la URSS (fotos)

    © Wikipedia/ Igorevich
    Rusia
    URL corto
    2245

    Cuando los rusos escuchan historias sobre la industria automovilística de la URSS, los nombres que les vienen inmediatamente a la cabeza son Zhiguli —Lada—, KAMAZ, GAZ y UAZ. No obstante, el país soviético también producía muchas marcas menos conocidas.

    Viaja con Sputnik al pasado para contemplar las maravillas perdidas automovilísticas de la URSS.

    RAF-2203 Latvija

    El legendario 'Rafik' era el minibús más común en la URSS. Fue producido entre 1975 y 1998 por la Fábrica de Autobuses de Riga. Los modelos más populares eran el RAF-2203 y las ambulancias.

    El RAF-2203 fue diseñado sobre la base de los vehículos GAZ-21 Volga, pero más tarde los ingenieros empezaron a utilizar el motor y la transmisión del GAZ-24. Además, estas furgonetas hicieron historia como el transporte oficial de los Juegos Olímpicos de Moscú 1980.

    Según la versión oficial, la producción de este modelo se detuvo debido a la caída de suministros a los países de la CEI (Comunidad de Estados Independientes), donde otro vehículo ruso —la furgoneta GAZ— comenzó a ganar popularidad.

    En la actualidad, se puede comprar un RAF usado por un precio de entre 33.000 y 500.000 de rublos (520 y 7.880 dólares), dependiendo de su estado y el año de fabricación.

    ZAZ-968 (Zaporozhets)

    Este coche, producido en la URSS entre 1971 y 1994 por la fábrica Kommunar, tenía numerosos apodos —'Jorobado', 'Redondo', 'Cheburashka'—. No obstante, sus incondicionales lo comparaban con el Porsche debido a su potente motor, ubicado en la parte trasera, con una toma de aire muy parecida a una joroba.

    ZAZ-968 (Zaporozhets)
    ZAZ-968 (Zaporozhets)

    Además, los militares también mostraron un gran interés por el automóvil. Así, en 1992, el Ejército de Lituania compró varias unidades para utilizarlas como mensajeros. Más de tres millones de unidades en total salieron al mercado y, a día de hoy, un ZAZ-968 cuesta entre 5.000 y 500.000 rublos (78 y 7.880 dólares).

    Cólquida

    La producción comercial de este vehículo tractor empezó en 1967 en la fábrica de automóviles de Kutaisi.

    A pesar de que los conductores se quejaban de la mala calidad de la construcción, escasa punta de velocidad, baja potencia del motor y un elevado consumo de combustible, Cólquida se convirtió en el primer vehículo tractor soviético sin capó. Además, era considerado como un camión bastante moderno para su época, pues disponía de un lugar para dormir y un ventilador.

    Desde la disolución de la URSS, la factoría siguió fabricando este tipo de vehículos hasta 2001 en cantidades pequeñas y solo para uso interno.

    Volyn

    El LuAZ-969 Volyn fue el primer carro soviético con tracción total en las ruedas delanteras. La producción del Volyn empezó en 1966 y duró hasta 2001. Además, se convirtió en el primer todoterreno disponible en la URSS para uso personal, sobre todo en zonas rurales.

    Al principio, el Volyn venía con un carburador de 30 caballos de potencia, pero más tarde le añadieron 10 caballos más. Era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 85 km/h y su consumo de combustible promedio era de unos 10 litros por cada 100 kilómetros.

    LuAZ-969 Volyn
    LuAZ-969 Volyn

    Gozaba de cierta demanda en algunos países europeos, de ahí que se construyeran versiones para la playa, camiones volquete y remolcadores de aeronaves.

    Hoy en día, se puede adquirir un Volyn por un precio de entre 15.000 y 600.000 rublos (236 y 9.450 dólares).

    Además:

    Lada: El fiel compañero ruso que jamás dejó a los latinoamericanos a pie
    Niva: el auto ruso que despierta pasiones en todo el mundo
    El espíritu soviético de los legendarios automóviles ZIL
    Este no es un jeep soviético de abuelo: el nuevo UAZ Patriot compite con los todoterrenos de lujo
    Etiquetas:
    URSS, legado, vehículos, coches, industria, Volyn, Cólquida, RAF, ZAZ, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik