05:07 GMT +320 Octubre 2018
En directo
    La bioimpresora 3D rusa, FABION

    Made in Russia: bioimpresora prepara el camino a los órganos impresos (foto, vídeo)

    © Foto: 3D Bioprinting Solutions
    Rusia
    URL corto
    6210

    El uso de impresoras 3D en la medicina es la punta de lanza de la industria. Conoce la empresa rusa que ha hecho increíbles adelantos en esta materia.

    La falta de órganos para trasplantes pone en riesgo la vida de miles de personas cada año, por lo que la industria médica busca activamente métodos alternativos para conseguir el 'material' para las operaciones de este tipo.

    Más aquí: La amarga verdad detrás del tráfico de órganos de migrantes en Egipto

    Mientras la ciencia todavía no es capaz de producir órganos artificiales comparables con los naturales, los médicos apuestan por los logros de la biología, en particular, en el proceso llamado biompresión —la impresión con células vivas en vez de tinta—.

    Con el auge de las impresoras en tres dimensiones se abrió el camino para la creación de órganos enteros a base de las células del mismo paciente, lo que elimina tanto el riesgo de rechazo del órgano trasplantado como la espera de un donante.

    La empresa rusa 3D Bioprinting Solutions, ubicada en el parque de innovaciones Skólkovo en Moscú y creadora de una novedosa biompresora 3D, se propuso conquistar la máxima meta: imprimir un riñón humano para el año 2030.

    La bioimpresora 3D rusa, FABION
    La bioimpresora 3D rusa, FABION

    ¿Cómo funciona la biompresión 3D?

    En términos básicos, se trata de la impresión de un órgano con el uso de células madre sacadas del organismo humano. Con la capacidad de transformarse en cualquier tejido, esas células son el material idóneo para servir de 'tinta' para la impresión.

    Las agrupaciones de las células madre se mezclan con el gel biológico —biogel— para crear el 'esqueleto' de un órgano. Luego la base se pone en el bioreactor con las sustancias alimenticias donde crece el futuro órgano mientras el biogel gradualmente se ve desplazado del 'esqueleto'.

    Estas bases pueden madurar en órganos reales o ser utilizado para pruebas farmacológicas. En este sentido, se puede cultivar no solo tejidos sanos sino también patológicos, con el fin de elaborar, entre otras cosas, fármacos especializados carentes de efectos colaterales negativos.

    La solución rusa

    "Nuestra impresora es capaz de utilizar por separado tanto células como agrupaciones de células y biogel, combinando los tres según las necesidades. La mayoría total de las impresoras existentes solo usan el biogel mezclado con las células, lo que disminuye la densidad del resultado final. De hecho, nuestra biompresora actualmente ofrece la mayor densidad de impresión, y sus resultados son casi iguales a los tejidos naturales", destaca Yusef Jesuani, socio y gerente de 3D Bioprinting Solutions.

    Además de ofrecer ventajas tecnológicas, el precio del producto ruso resultó ser de unos 210.000 dólares por unidad. Para ponerlo en contexto, las soluciones existentes varían entre 200.000 dólares y 1 millón de dólares.

    El dispositivo, llamado FABION, ha generado interés tanto en Rusia como en el extranjero. De hecho, las famosas universidades estadounidenses de Stanford y Harvard ya han hecho pedidos de las bioimpresoras rusas para equipar sus laboratorios científicos.

    Planes para el futuro

    La empresa rusa no tarda en empujar sus habilidades más allá de los logros vigentes.

    Actualmente los especialistas están finalizando el prototipo del FABION 2.0, la variante modernizada de la primera bioimpresora.

    También llevan a cabo el proyecto conjunto con las empresas espaciales para adaptar una impresora 3D para el espacio y estudiar las ventajas de la bioimpresión en estado de ingravidez.

    Otro proyecto es el llamado 'biopen', o sea, una bioimpresora portable dedicada para uso de emergencia, por ejemplo, para imprimir rápidamente tejido en caso de quemaduras.

    Y, finalmente, el reto más importante a largo plazo no sale de sus miras: esperan la impresión de un riñón humano listo para trasplante en menos de dos décadas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La ONU aprueba resolución contra el tráfico de órganos
    Los inventos e innovaciones que pronto cambiarán el mundo
    Vídeo: el restaurante donde una impresora-3D prepara tu comida
    Los 'makers' preparan una revolución digital en el mundo de la industria
    Rusia muestra su primer dron creado con impresora 3D
    Farmacias en EEUU ponen a la venta medicamento elaborado con impresora 3D
    Etiquetas:
    bioimpresión, impresora 3D, trasplante, tecnología, órganos, 3D Bioprinting Solutions, Skolkovo, Rusia