En directo
    La tienda de campaña del grupo de jóvenes excursionistas en el paso Diátlov (archivo)

    Expediente X soviético: el espeluznante final de los excursionistas en el paso Diátlov

    © Foto: Public Domain
    Rusia
    URL corto
    7480

    Hace más de medio siglo se produjo un incidente lleno de misterio, cuyos interrogantes continúan todavía abiertos. La muerte en extrañísimas circunstancias de todo un grupo de jóvenes excursionistas en los Urales pasó a la historia como el accidente del paso Diátlov, y es todavía hoy uno de los expedientes X soviéticos por excelencia.

    En el año 2016, un puñado de periodistas y personas interesadas en el tema siguen intentando averiguar qué es lo que pasó realmente con aquellos nueve jóvenes, qué provocó las inexplicables lesiones que presentaban sus cuerpos y por qué se comportaron de una forma tan extraña antes de morir.

    ¿Qué se sabe?

    El 23 de enero de 1959, diez jóvenes estudiantes y esquiadores del Club de Turismo UPI —de la Universidad Politécnica de los Urales— partieron de la ciudad de Sverdlovsk a las montañas de la parte norte de los Urales. Ígor Diátlov era el excursionista más experimentado y líder del equipo.

    Los jóvenes tenían que superar 350 kilómetros esquiando y subir a la montaña de Otorten, de 1.182 metros de altitud. Una vez coronada la cima, el grupo tenía previsto regresar al pueblo de Vijay y enviar un telegrama, el 14 de febrero, en el que notificarían a sus parientes que estaban bien.

    Los primeros días de travesía fueron fáciles y divertidos, según se desprende de los diarios de los turistas. Sin embargo, el grupo tuvo que hacer frente a un serio problema cuando Yuri Yudin, uno de los miembros de la expedición, sintió un fuerte dolor en las articulaciones y tuvo que volver a casa. Aunque el propio Yuri no lo supiera, aquella mala suerte acabaría salvándole la vida, ya que el resto del equipo, que continuó adelante sin él, acabaría pereciendo poco después.

    Юрий Юдин, единственный оставшийся в живых, обнимается на прощание с Людмилой Дубининой. Сзади — Игорь Дятлов. 28 января 1959, пос. 2-го Северного рудника

    Posted by Тайна Перевала Дятлова on miércoles, 30 de enero de 2013

    El tiempo transcurría pero no había telegramas ni noticias de los nueve jóvenes del grupo de Diatlóv. Las autoridades organizaron un operativo de búsqueda del grupo de excursionistas y el 26 de febrero, en la montaña de Kholat Syakhl, los equipos de rescate descubrieron una tienda de campaña con cortes desde dentro y las huellas de pies descalzos sobre la nieve que bajaban hacia un bosque cercano. Más tarde, a una distancia de 1,5 km, descubrieron cinco cuerpos congelados. Los cadáveres del resto de los integrantes del grupo fueron hallados solo unos meses después —en mayo— cuando se derritió la nieve de la zona.

    Вот фото тела Слободина. Левая рука откинута в сторону и выпрямлена

    Posted by Тайна Перевала Дятлова on miércoles, 30 de enero de 2013

    Casi todos los estudiantes estaban descalzos y semidesnudos. Aquellos que iban más abrigados fueron los que sufrieron las lesiones más graves, las costillas rotas y fuertes traumatismos craneoencefálicos. Los otros murieron de frío a pesar de haber encendido una hoguera bastante grande en la zona donde decidieron acampar. Los expertos forenses no lograron encontrar una explicación a la causa de las fortísimas lesiones, que algunos han definido como las propias de un accidente de tráfico. Para añadir aún más datos inquietantes a sus muertes, el cuerpo de una de las chicas que componía la expedición no tenía lengua y la ropa de otros jóvenes tenía elevados niveles de radioactividad.

    Los investigadores no encontraron manchas de sangre, ni signos de violencia en la tienda de campaña ni en los alrededores. Todos los objetos de valor y el dinero de los turistas se quedaron dentro de la tienda, así como los platos a medio comer.

    Y seguramente el dato más inquietante: la tienda de campaña fue rasgada desde el interior, es decir, durante la cena, de repente, pasó algo que hizo a los turistas rasgar la tienda —ni siquiera trataron de abrir la puerta— y salir de allí corriendo atropelladamente sin ir correctamente abrigados para las duras condiciones del invierno en la zona. Por lo tanto parece evidente que algo les asustó, pero los investigadores no pudieron esclarecer qué fue lo que provocó aquella huida.

    Ante la imposibilidad de dar una explicación racional a las nueve muertes del caso Diátlov, las autoridades determinaron que "la muerte de los estudiantes fue provocada por una fuerza elemental, la cual no fueron capaces de superar". En cuanto al cadáver sin lengua, los investigadores consideraron que la única explicación posible era que algún pequeño roedor, en el tiempo en el que los cadáveres estuvieron a la intemperie, hubiera podido comerla. Otro de los interrogantes del incidente, la presencia de radioactividad en las ropas de algunos de los cadáveres, fue explicado por el hecho de que algunos de los integrantes de la expedición eran estudiantes universitarios que trabajan con elementos radioactivos.

    El caso, cerrado sin resolver muchas de las dudas que planteaba, se transmitió de boca en boca, con versiones terribles sobre el destino de los excursionistas encabezados por Diátlov.

    Versión 1: Los indígenas mansi fueron los asesinos

    En 1959, los mansi —un pequeño pueblo indígena del norte de los Urales— fueron los primeros sospechosos del asesinato de los turistas. Los cazadores mansi, según los investigadores, por alguna razón, incluso por causas religiosas, podrían haber matado a los jóvenes.

    Los indígenas mansi, foto de archivo
    © Sputnik / Mochalov
    Los indígenas mansi, foto de archivo

    Sin embargo, los expertos aseguraron que la tienda de campaña fue rasgada desde dentro —y no desde fuera— y no es un patrón de comportamiento normal en caso de ataque, por lo que la policía concluyó que los mansi no tenían nada que ver con la muerte de los estudiantes.

    Versión 2: Una avalancha

    Según esta versión, el grupo Diátlov podría haber muerto a causa de una pequeña avalancha. Al instalar una tienda de campaña en la pendiente de la montaña, los chicos podrían haber cortado una capa de nieve y por lo tanto provocaron una avalancha de nieve. Como la avalancha fue pequeña, cubrió solo una parte de la tienda e hirió a varios de los integrantes de la expedición. Los otros se asustaron, cortaron la tela de la tienda, retiraron a los heridos y huyeron al bosque por miedo a otra avalancha.

    Geólogos en los Urales del Norte (archivo, noviembre de 1973)
    © Sputnik / Petruhin
    Geólogos en los Urales del Norte (archivo, noviembre de 1973)

    Sin embargo, esta versión cojea en algunos aspectos. Si, en su huida tras la avalancha, tuvieron la sangre fría de sacar a sus compañeros heridos del lugar, ¿por qué no llevaron consigo ropa de abrigo o calzado? Además, incluso los turistas sin experiencia saben que para escapar de una avalancha hay que huir hacia un lado de la pendiente y no hacia adelante, que es precisamente la dirección que tomaron los miembros del grupo en su huida.

    Versión 3: Una historia de espías

    Esta era una de las versiones más populares en la URSS, según la cual uno de los estudiantes era un espía que se puso en contacto con los servicios secretos estadounidenses para desinformarlos. Con el fin de demostrarles que estaba trabajando en la industria radioactiva, iba a entregarles algunas prendas de ropa con un nivel de radioactividad elevado.

    Группа ставит палатку на склоне Холат-Сяхыл. Среди обнародованных фотографий эта считается одной из последних, сделанных 1 февраля 1959 года. По мнению следствия она была сделана около пяти часов дня.

    Posted by Тайна Перевала Дятлова on miércoles, 30 de enero de 2013

    Se supone que, para garantizar la discreción del encuentro, los estadounidenses decidieron encontrarse con él en las montañas, lejos de las miradas indiscretas de la ciudad. Pero cuando se encontraron cara a cara con los espías estadounidenses algo salió mal y se dieron cuenta de que trataban de engañarlos. Entonces los supuestos agentes secretos decidieron matar a todo el grupo de la forma más brutal posible tras una breve lucha —lo que explicaría algunas de las lesiones—.

    No obstante, los expertos aseguran que esta versión es absurda, a pesar de que los estadounidenses, en plena Guerra Fría, estaban muy interesados en la industria de los Urales. Según los especialistas, el KGB —Comité para la Seguridad Estatal— nunca hubiera optado por una operación tan inútil y condenada al fracaso, y además con ropa radioactiva siendo transportada por un grupo de turistas aficionados.

    Versión 4: Pruebas de un cohete

    Hay información oficialmente no confirmada de que en la década de los 50 del siglo pasado, partes de los cohetes soviéticos con los que se ensaya en aquella época descendían a la superficie terrestre en la zona norte de los Urales, donde entraban en combustión al atravesar la atmósfera de la Tierra. Según esta teoría, los restos de la nube tóxica de combustible creada por la combustión de uno de estos elementos espaciales podrían haber bajado por la pendiente donde acamparon los turistas y entonces estos habrían tratado de escapar del gas tóxico. Más tarde, simplemente, se congelaron.

    Тургруппа ставит палатку. Еще день

    Posted by Тайна Перевала Дятлова on miércoles, 30 de enero de 2013

    Los expertos, sin embargo, opinan que la nube no habría podido 'perseguir' al grupo de jóvenes hasta el bosque. Además, según los partes meteorológicos, aquella noche hacía mucho viento, por lo que el efecto de una nube tóxica debió haber sido muy corto. Por último, tampoco se encontraron restos de cohetes en la zona de la tragedia.

    Versión 5: Dopaje

    En aquellos tiempos se estaban realizando algunas investigaciones para producir drogas psicotrópicas y es posible que algún miembro del grupo de Diátlov hubiera tenido acceso a este tipo de sustancias. El problema es que, en altas dosis, este tipo de fármacos, todavía experimentales, podían tener efectos indeseados.

    Además, si es que tomaron alguna sustancia, al encontrarse agotados después de una dura jornada de marcha, el fármaco pudo tener efectos no esperados como alterar la conciencia de los miembros del grupo o hacer que se comportasen de forma extraña. Sin embargo, nadie sabe cómo estos jóvenes excursionistas pudieron tener acceso a estas drogas.

    En aquella época, los atletas experimentaban con nuevas sustancias químicas para mejorar su rendimiento físico ya que no se conocía todo su potencial destructivo. En Occidente, por ejemplo, el LSD era utilizado como una droga estimulante.

    A pesar de todas las hipótesis y del tiempo desinteresado que algunas personas a título individual han dedicado a intentar dar una respuesta al accidente del paso Diatlóv, lo cierto es que las muertes de Zinaida Komogórova, Liudmila Dubínina, Yuri Krivonischenko, Rustem Slobodin, Yuri Doroshenko, Nicolás Thibeaux-Brignolles, Alexandr Zolotarev, Alexandr Kolevátov e Ígor Diátlov, siguen sin tener una explicación.

    Yuri Yudin, el único superviviente de la expedición, murió en el año 2013 sin saber qué provocó que aquella noche de febrero, sus compañeros tuvieran un final tan espeluznante.

    Etiquetas:
    montañas, paso Diátlov, muerte, misterios, esquíes, investigación, turistas, Urales, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik