En directo
    Rusia
    URL corto
    0 81
    Síguenos en

    "Tengo 65 años y soy de Moscú. Te voy a enseñar cómo vivir", asegura la descripción de la cuenta de Instagram de Borís Bork, pensionista de 65 años que despertó la envidia incluso de los jóvenes ricos. El abuelo millonario obtuvo una gran fama y su historia alberga un misterio sorprendente.

    "He notado que mi nieto pasa mucho tiempo en Instagram y he decidido compartir con ustedes mi humilde vida de abuelito", expresó Borís Bork en su primer mensaje en la red social.

    Lo que siguió fue una ola de imágenes de una vida carente de problemas y plagada de lujo, mujeres con curvas y ambiciosos proyectos empresariales.

    Tras una treintena de fotos, la cuenta ya contaba con más de 16.000 seguidores, entusiasmados por la seguridad en sí mismo y el sentido de humor del millonario de la tercera edad.

    En los comentarios, otros usuarios elogiaban a Bork, se inspiraron de él y hasta preguntaron si había empleo en alguna de sus empresas.

    Una vez alcanzada la cima de su fama, el secreto de Boris Bork fue desvelado.

    De hecho, no existen ni el abuelo millonario ni su vida lujosa. Lo único real es el propio Bork, habitante de un suburbio de Moscú. Lo demás fue obra de un tal Román Zarípov, un ruso de 23 años especialista en 'marketing' digital.

    ¿Qué fue lo que sucedió?

    En marzo de 2016, Zarípov halló un artículo que describía cómo crear una estrella en las redes sociales. La 'triste' conclusión del texto era que el proceso "requería un montón de dinero".

    "¡Desafío aceptado! Quería hacer algo excepcional y 'cool' para divertirme y sin gastar mucho dinero. Además, fue una oportunidad para estudiar nuevos canales de promoción", afirmó el experto en una entrevista a Sputnik.

    Junto con un amigo, Román inventó la imagen de una persona de la tercera edad que "practica deporte, ama a las chicas jóvenes y tiene una lengua afilada".

    Секрет счастья в моем возрасте прост: чем больше объём, тем шире улыбка!

    Фото опубликовано Boris Bork (@borisbork) Май 24 2016 в 8:51 PDT

    La segunda etapa del proyecto fue encontrar a la persona idónea para personificar esta imagen. Aquí es cuando entra en escena Borís Bork, un jubilado de 65 años del suburbio moscovita de Khimki que vivía de su pensión, practicaba deporte y que "ocultaba en su interior a un pequeño 'tipo duro'", recuerda Zarípov.

    El pensionista apoyó la idea y aceptó hacer 'sesiones de fotos' con los dos amigos. Aparecieron en las instantáneas de Instagram los coches lujosos, los rascacielos empresariales de Moscú, los restaurantes de clase alta y las mujeres jóvenes y exuberantes.

    El éxito

    Tras acumular 8.000 seguidores, Borís recibió su primera invitación para acudir a un 'show' de televisión. Hasta este momento, el proyecto contaba con más de 300 ofertas de colaboraciones, puso de relieve Zarípov. Así, recientemente, el abuelo pensionista apareció en el vídeo de la popular banda musical rusa Therr Maitz.

    "¿Qué conclusiones podemos extraer de la situación? Con toda franqueza, ninguna. Me sigue sorprendiendo que con menos de 1.000 dólares gastados a lo largo de dos meses haya resultado posible convencer a más de 10.000 adultos de la existencia de una persona completamente ficticia", concluyó Zarípov.

    Además:

    Empresario moscovita crea un polémico helado 'solo para hombres'
    Vídeo: Artista rusa pinta un retrato de Kadírov con sus propios pechos
    Etiquetas:
    abuelos, millonarios, redes sociales, lujo, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook