Widgets Magazine
01:45 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    Reproducción de la obra de Aleksey Kivshenko 'Capitulación del ejercito sueco'

    Antes de Napoleón y Hitler: Carlos XII, el primero en perderlo todo por invadir Rusia

    © Wikipedia/ Aleksey Kivshenko, 1887
    Rusia
    URL corto
    121296
    Síguenos en

    Se suele recordar la caída de la Francia napoleónica y la Alemania nazi como los ejemplos clásicos de decisiones fatales de invadir Rusia. Pero ellos no fueron los primeros en cometer este 'error'. Antes cayó el Imperio sueco.

    El Imperio sueco del siglo XVII podría seguir siendo una de las grandes potencias europeas… si no fuera por su decisión de tratar de conquistar Rusia, recuerda National Interest.

    El autor Michael Peck, reflexiona en su artículo sobre el destino del Imperio sueco y escribe que hace cuatro siglos Suecia era una gran nación y una potencia militar europea.

    Genios de la organización bélica

    A principios del siglo XVII, el rey sueco Gustavo Adolfo, considerado como un genial comandante militar, modificó su Ejército convirtiéndolo en una entidad permanente y profesional.

    Mientras los ejércitos europeos de la época estaban formados por campesinos poco entrenados y malnutridos, así como de unidades por mercenarios sin disciplina alguna, las bien entrenadas tropas permanentes de Gustavo Adolfo podían realizar maniobras eficientes. Además, estaban dotadas de armas de fuego y contaban con artillería ligera, adaptada para el apoyo de las ofensivas de la infantería.

    Al salir victoriosos de de la Guerra de los Treinta Años de 1618-1648 en la que estaban a punto de conquistar hasta Praga y Viena, Suecia se convirtió en una potencia importante, con territorios que forman parte de las contemporáneas Alemania, Polonia y el Báltico, incluidas las tierras del actual noroeste de Rusia.

    'Reconquista' a lo escandinavo

    En 1697 Carlos XII, de 15 años, heredó el Imperio sueco. La juventud del monarca llevó a las naciones vecinas a tratar de reconquistar las tierras perdidas e impedir el auge del potente rival.

    Así, se formó la Alianza del Norte, integrada por el Reino de Dinamarca y Noruega, Sajonia, Polonia y Rusia. En 1700, se desató un conflicto que duraría 21 años y entraría en la historia como la Gran Guerra del Norte.

    El inicio de la guerra resultó exitoso para los suecos. Su Ejército, considerado uno de los mejores de Europa y conducido por Carlos XII, llamado el Alejandro del Norte, devenido en talentoso estratega, logró repeler los ataques de la Alianza e incluso derrotó a los rusos en la ciudad estonia de Narva en 1700, provocando importantes cambios en las tácticas y la estructura de las fuerzas armadas de Rusia, encabezadas por Pedro el Grande.

    Camino hacia el fin

    En 1708 el joven Carlos XII decidió invadir Rusia para acabar con el rival e imponerse como la única gran potencia en Europa. El resultado fue desastroso.

    La combinación del talento bélico de Pedro el Grande, los recientes avances militares, la táctica de la 'tierra quemada' y el omnipresente frío del invierno ruso, resultó capaz de contrapesar la disciplina y el genio táctico de los suecos.

    Tras algunas victorias iniciales, el Ejército sueco empezó a sufrir derrota tras derrota. Carlos XII abandonó la idea de conquistar Moscú y se retiró a las tierras de la actual Ucrania para pasar el invierno. Allí, bajo constantes ataques de las tropas rusas y sin un abastecimiento adecuado, su Ejército contaba sus días.

    La catastrófica derrota en la batalla de Poltava allanó el camino hacia el fin del poderío militar y político sueco. Una docena de años (entre 1709 y 1721) tardó en materializarse la puesta del sol del Imperio sueco y el fin de una época, que los propios escandinavos hasta ahora llaman 'el período del gran poder'.

    Regreso a casa del cuerpo del Rey Carlos XII de Suecia
    Regreso a casa del cuerpo del Rey Carlos XII de Suecia

    El título del Imperio lo 'heredó' Pedro el Grande para su país en 1721, tras el fin de la Gran Guerra del Norte, proclamando el Imperio ruso con capital en la recién construida ciudad de San-Petersburgo.

    Un siglo después, la invasión francesa de 1812 inició la caída del imperio napoleónico, abriendo paso a Rusia como potencia mundial. A mediados del siglo XX, otro imperio —el Tercer Reich de la Alemania nazi— se aventuraba a una nueva invasión al interior de la entonces Unión Soviética, en una guerra que concluyó con la toma de Berlín por el Ejército Rojo, convirtiendo a la URSS en una de las dos mayores superpotencias del mundo, además de EEUU.

    En este sentido, el fracaso de la invasión sueca coincide perfectamente con sus análogos históricos.

    "Carlos XII no pudo predecir el destino de Napoleón e Hítler. La cuestión es otra: ¿por qué estos dos no lo pensaron dos veces antes de intentar invadir Rusia?", concluye el autor su viaje en la historia.

    Además:

    La increíble historia de Boris I, el aventurero ruso que se proclamó rey de Andorra
    Las luchas medievales de la Rusia antigua en el siglo XXI
    Buceadores encuentran un barco de Pedro el Grande en Suecia
    El último baile de trajes de la Rusia imperial inspira a diseñadores de Star Wars
    Etiquetas:
    historia, invasión, Pedro el Grande, Carlos XII, Suecia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik